Fitstar: análisis y opinión de la app fitness de Fitbit

Lo mejor

  • Gran repertorio de ejercicios personalizables
  • Compatible con Apple TV y Chromecast
  • Videotutoriales de cada ejercicio

Lo peor

  • Alto consumo de datos y batería
  • Poco personalizable
  • Precio demasiado alto

Nota de análisis

75

Características y Ficha Técnica

Marca:
Fitbit
Modelo:
Fitstar
Precio de lanzamiento:
€ 39.99
Fitbit quiere ser tu entrenador personal

El fitness está de moda, tanto en centros especializados para ello como en plena calle y, por supuesto, también en casa. Para mantenerte en forma basta con unos cuantos minutos de ejercicio al día, aunque no siempre es tan fácil, sobre todo si no lo has hecho antes. Para ayudar a los usuarios más inexpertos hay muchas apps. Una de las más destacadas es Fitstar de Fitbit.

Para valorar la utilidad de la aplicación para hacer ejercicios en casa de Fitbit, la hemos sometido a un análisis pormenorizado. Está disponible en Google Play y iTunes, y es compatible con cualquier dispositivo de la compañía, los cuales puedes encontrar a distintos precios en su web oficial y en Amazon España.

La review de Fitstar de Fitbit nos ha servido para formarnos una opinión y saber si merece la pena, si es la mejor app de fitness y si su precio es justo. Se trata de un servicio premium que cuesta 39,99€ anuales, aunque puedes probarlo gratis durante tres meses.

Hay que aclarar que es una aplicación totalmente independiente de la que sincroniza los datos desde los wearables deportivos de la firma por Bluetooth y también de Fitstar Yoga. Este servicio se puede usar desde cualquier soporte, tanto móviles como tablets, PC o televisor a través de Chromecast y Apple TV.

  • Precio: 39,99€
  • Tres meses de prueba premium gratis
  • Enlazable con dispositivos de Fitbit
  • Disponible para Android e iOS

Probamos el smartwacth Blaze, el wearable de gama alta de la compañía líder

Entrenamientos caseros: variedad e intensidad

Una de las primeras impresiones que genera la aplicación es positiva. Se debe a la variedad de actividades y entrenamientos que están disponibles al alcance de uno de tus dedos, aunque como veremos más adelante esto no tiene por qué ser necesariamente bueno.

Puedes empezar directamente con cualquiera de ellos o hacer una prueba de nivel, consistente en una serie de movimientos que tendrás que calificar como fáciles, medianamente difíciles o difíciles. Según tus puntuaciones, la app te asignará entrenamientos más o menos duros y acordes a tu capacidad. También debes elegir entre un entrenador y entrenadora.

Al acceder a uno de los ejercicios para hacer en casa de Fitstar verás qué actividades contiene, cuánto dura y cuántas calorías vas a quemar. Para activarlo basta con pulsar sobre el icono de Play que aparece en la parte superior. Su funcionamiento es sencillo, aunque al principio puede costar hacerse a la mecánica.

Ten en cuenta que si en los ajustes de la aplicación has activado Facebook, Twitter, Google Fit, Fitbit o alguna de las otras aplicaciones sociales compatibles, Fitstar enviará automáticamente todos los datos. En el caso de Twitter y FB se publicará una actualización con cada entrenamiento completado e insignia conseguida.

Estos son los monitores de actividad más vendidos en Amazon España

Todas las sesiones contienen vídeo explicativo en español, una característica interesante pero que a la larga se hace muy pesada. Al principio está bien si no sabes cómo se hace cada uno de ellos, pero cuando los dominas, no es en absoluto necesario tener que ver la explicación correspondiente una y otra vez.

La variedad de sesiones es muy amplia y se adapta a tu objetivo. Puedes elegir entre cardio o explosividad, distintos grupos musculares o pérdida de peso. Es una de las ventajas que hemos encontrado en el análisis de la app fitness de Fitbit. 

Cada entrenamiento completado quedará guardado en tu historial, que siempre puedes consultar para ver cuántas calorías has quemado y horas entrenado, así como las estrellas con las que valoraste la sesión. Con cada logro vas desbloqueando insignias, que también se almacenan en tu perfil.

Cómo funciona Fitstar: interfaz

Como hemos mencionado, esta aplicación deportiva está íntegramente en español. No obstante, las voces son dobladas, algo que notarás al instante pero que no supone un gran inconveniente. Los menús y explicaciones textuales son completos y bastante descriptivos.

Al principio de esta explicación de qué es y cómo funciona Fitstar hemos mencionado la variedad de entrenamientos de los que dispone. Es una ventaja y un inconveniente, sobre todo porque la interfaz no es tan intuitiva como cabría desear. Cuenta con un menú lateral desde el que accedes a las sesiones Freestyle -ideales para trabajar un grupo muscular en concreto- o programas preconfigurados por la app. También a los ajustes y a tu perfil.

Fitbit Charge 2, una smartband con pantalla de lo más competitiva

Es poco intuitiva porque no deja demasiado claro en qué momento de tu preparación física te encuentras, si debes hacer una sesión freestyle o ir directamente a una ya preparada, así como la completa ausencia de diferenciación entre ellas.

Para usuarios inexpertos, puede llegar a ser un auténtico lío. Al final acabas haciendo una sesión al azar, tirando por la borda los esfuerzos de Fitbit para recomendarte ejercicios personalizados.

Al margen de este problema, la opinión sobre la fluidez de Fitstar no puede ser mejor. Puedes navegar entre los distintos apartados de forma rápida con unos toques y sin que se ralentice el funcionamiento.

Según la compañía, su aplicación fitness es completamente compatible con tu música. No nos queda más remedio que poner esta afirmación en duda. Es cierto que puedes abrir la app mientras utilizas Spotify, Google Play Music o cualquier otro reproductor. El problema con el que nos hemos encontrado en el análisis de Fitstar comienza a la hora de abrir una sesión o ejercicio en concreto.

Estos son los mejores wearables que puedes comprar a día de hoy

Al hacerlo, se reproduce el vídeo explicativo. El sonido del mismo se superpone a tu música, que se sigue reproduciendo en segundo plano aunque no la oigas. La gran cantidad de vídeos y tutoriales de ejercicios de esta aplicación hacen que al final no merezca la pena tener abierta una segunda aplicación con música. Aunque las explicaciones audibles se pueden desactivar.

El funcionamiento de la app Fistar, como hemos mencionado, no es demasiado intuitivo. Viene configurada por defecto para reproducir sus propias pistas musicales de tecno, electrónica y otros temas habituales en los gimnasios. Si quieres utilizar tu música, tienes que pulsar sobre el botón correspondiente dentro de un entrenamiento y elegir "Fuente alternativa".

Sin embargo, aunque configures la app para oír tus propias canciones y hagas no audible las explicaciones, al abrir un entrenamiento éstas seguiran superponiéndose a tu música.

Una nota positiva es la compatibilidad con Apple TV y Chromecast, que sirve para enviar la señal de la app a tu televisor u ordenador para ver allí los vídeos explicativos. Hay varias opciones destacables:

  • Interfaz muy visual con fotos y vídeos
  • Música propia de la aplicación
  • Integración con redes sociales
  • No es necesario un dispositivo Fitbit

Alto consumo de batería y datos

Aunque Fitbit se ha esforzado a la hora de desarrollar su propia aplicación para ejercicios en casa, tropieza estrepitosamente a la hora de sacarla de las paredes de tu hogar o de la red WiFi doméstica. Esta app no tiene modo offline, y requiere estar permanentemente conectado a Internet.

De acuerdo, hay que tener en cuenta a la hora compartir nuestra opinión sobre Fitstar que está pensada para ser utilizada en casa. Sin embargo esto no justifica el altísimo consumo de batería y datos que tiene la aplicación.

Estas son las smartband fitness que puedes encontrar por menos de 50€

Ten en cuenta que cada sesión viene con vídeo explicativo en HD y que es imprescindible reproducirlas en streaming o descargarlos a la memoria del dispositivo. ¿De cuánto estamos hablando? De al menos 120 MB por cada sesión de entrenamiento. Tal y como lo lees, así que mucho cuidado con habilitar la descarga mediante datos móviles si no quieres tener una sorpresa en tu próxima factura.

El consumo batería es acorde al de datos. Fitbit ha priorizado el rendimiento de la aplicación sobre la optimización de los recursos, convirtiéndola en una auténtica máquina de devorar los miliamperios de tu teléfono móvil.

Una aplicación fitness útil para principiantes

Pese a todas las desventajas señaladas a lo largo de este análisis, hay que valorar cómo funciona Fitstar por lo que es: una app fitness de ejercicios básicos para gente que empieza en esto. Si eres un usuario avanzado, sus entrenamientos te pueden saber a poco, aunque hagas la prueba de nivel a máximo rendimiento.

La variedad nunca aburre y los entrenamientos se renuevan, aunque una vez que controles un buen repertorio de ellos no necesitarás consultar más la app. Es un problema similar al de otras aplicaciones para el gimnasio, y es que terminan aburriendo a sus usuarios.

 

A Fitstar, en nuestra opinión, le falta explotar aún más el aspecto social de la app base de Fitbit, así como elaborar rankings para fomentar la competitividad entre usuarios.

Es una aplicación para principiantes que quieren hacer los ejercicios en su salón o gimnasio casero y que tiene un enchufe cerca. Además tiene que ser una persona dispuesta a desembolsar el precio su alto precio, de 39,99€ anuales. Compite contra los gimnasios físicos, cada vez más baratos.

Si Fitbit consigue pulir algunas de sus características y mejorar la optimización en cuanto a consumo de datos y batería, hablaremos de una app interesante. Por el momento, es cara y limitada a un público objetivo muy muy concreto.