Google Pixel XL, análisis y opinión

Lo mejor

  • Lo último de Android (7.1.1 Nougat)
  • La espectacular calidad de imagen de la pantalla
  • El modo HDR+ de la cámara
  • El rendimiento no admite quejas

Lo peor

  • Google Assistant todavía no está disponible en español
  • Ni Radio FM ni microSD
  • El "halo" de luz en las fotos de noche
  • ¿Cuándo llegan los Pixel a España?
Google Pixel XL

Pixel XL Google

Nota de análisis

89
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 7.1
    Tamaño 5.5 pulgadas
    Resolución 2560x1440
    Cámaras 12.3/8 mpx
    Capacidad 3450 mAh
    Memoria Interna 32 GB, 64 GB, 128 GB
Análisis en vídeo del Google Pixel XL

El móvil de Google ha venido para quedarse

Es cierto que el Google Pixel XL ha sido fabricado por HTC, pero la presencia de la compañía taiwanesa en este móvil es anecdótica: no hay ni rastro de sus logotipos en la carcasa. Estamos ante el teléfono de Google, el primer teléfono que los de Mountain View se atreven a lanzar bajo el paraguas de su imponente marca.

Pero lanzar un dispositivo presumiendo de que es "el de Google" pone el listón de exigencia muy alto. O, quizás, lo que pone tan alto el listón es el hecho de lanzarlo por 899 euros, una cifra que está en la línea del precio de salida de teléfonos de la talla del iPhone 7 Plus o Samsung Galaxy S7 Edge.

El Pixel XL ha sido mi móvil durante la última semana. En este análisis os voy a contar mi experiencia con este phablet de 5,5 pulgadas, empezando por su discutible diseño y adentrándome a fondo en el rendimiento de su Snapdragon 821, en su más reciente versión de Android 7.1.1 Nougat y, atentos a este último, en su cámara.

Que empiece el análisis del Google Pixel XL.

Diseño: a primera vista decepciona

Google Pixel XL, análisis y opiniones

Desconozco si es cosa del extraño color del Google Pixel XL que nos ha llegado para el análisis (blanco combinado con plateado), o si es cuestión de gustos muy especiales, pero la primera sensación que tuve al sacar el teléfono de la caja no fue precisamente la de un amor a primera vista.

El Pixel XL que hemos estado probando trae una carcasa metálica de color plateado, y la parte trasera alberga una enorme franja de cristal que contiene en su interior la cámara principal, el Doble-Flash LED y el lector de huellas. Por delante, todo el frontal del teléfono es de color blanco.

El Google Pixel XL visto desde la parte frontal

Y ya que estamos metidos de lleno en el diseño, decir también que Google ha tomado la sabia decisión de mantener la salida minijack en su Pixel. Este puerto de audio está ubicado en la parte superior del teléfono, mientras que en la parte inferior se encuentra el puerto USB de Tipo-C. Decir también que el Pixel XL tan solamente tiene un único altavoz, y está ubicado a la izquierda del puerto de carga (lo que se ve en el otro lado es el micrófono).

Comparativa: Google Pixel XL vs iPhone 7 Plus vs Samsung Galaxy S7 Edge vs Note7 vs LG V20

En el lateral derecho están los botones de encendido y volumen, el primero de ellos con un tacto rugoso que ayuda a diferenciarlo si queremos pulsar alguno de los botones de noche.

En el otro lado, en el lateral izquierdo, encontramos la bandeja de la tarjeta nanoSIM. Tal y como venía siendo costumbre en los Nexus, no hay ranura para la tarjeta microSD.

Galería de fotosFotografías del Google Pixel XLver las 14 fotos

La extraña sensación inicial de la que he hablado en los primeros párrafos fue desapareciendo poco a poco a medida que avanzaba en la prueba del Pixel XL. Tras pocos días de uso terminé por empezar a mirar el móvil con otros ojos, y acabé por encontrar hasta cierto atractivo en esa parte de cristal que trae la carcasa trasera.

Estoy seguro de que mi reacción inicial hubiera sido mucho más positiva si hubiera podido probar la variante de color negro o, puestos a pedir, la de color azul.

Eso sí: que me haya acostumbrado a él no quiere decir en absoluto que recomendaría la versión de color blanco, porque las otras dos (azul o negro) me siguen pareciendo mucho más atractivas.

El Pixel XL se siente cómodo en la mano

A la pregunta de qué tal se siente en la mano un dispositivo de estas dimensiones, probablemente no os descubra nada nuevo diciendo que el Google Pixel XL es un terminal que requiere un proceso de adaptación si se viene de un móvil de cinco o menos pulgadas.

El dilema de las pulgadas: Cómo elegir el mejor tamaño de pantalla en un móvil

Es cierto que con sus medidas de 154,7 x 75,7 x 8,5 milímetros es más pequeño que el iPhone 7 Plus (158,2 x 77,9 x 7,3), pero al mismo tiempo también es más grande que el S7 Edge (150,9 x 72,6 x 7,7). De estos tres móviles -todos ellos de 5,5"-, salta a la vista que el de Google es el que mayor grosor tiene. Pesa 168 gramos, y dice Google que trae resistencia al polvo y las salpicaduras del agua.

Pero, pese a lo que puede parecer por su diseño, no es en absoluto un dispositivo resbaladizo. Pasada esa primera barrera de "¿Se me resbalará de la mano cuando lo saque del bolsillo?", el Pixel XL se puede utilizar como cualquier otro móvil con cuerpo de metal.

Pantalla: excelente trabajo, Google

Pixel XL, análisis de la pantalla

El Google Pixel XL tiene una pantalla de 5,5 pulgadas con resolución Quad HD (2.560 x 1.440 píxeles), lo que le permite alcanzar la nada despreciable densidad -sobre todo de cara a Google Daydream- de 534 píxeles por pulgada. El panel es AMOLED, y está protegido frente a golpes y arañazos con una capa de Corning Gorilla Glass 4.

La pantalla sorprende desde el primer minuto. Google ha utilizado la inteligente jugada de incorporar de serie unos fondos de pantalla muy coloridos con efecto difuminado, y eso ayuda a resaltar de entrada el excelente trabajo que hay que admitir que han logrado en los colores del panel.

Dicha sensación no se limita solamente a estos fondos, y os podemos adelantar que la pantalla no decepciona a la hora de elevar el listón de exigencia en el uso multimedia.

Pantalla del Google Pixel XL en exteriores

Hablemos primero de los colores. La pantalla del Pixel XL tiene unos colores muy logrados, y es todo una delicia disfrutar de contenidos multimedia en este panel. Tanto los vídeos como los juegos se ven vivos y coloridos, y la resolución Quad HD ayuda a que la nitidez de la imagen no admita ninguna queja.

Lo único que hemos echado en falta ha sido algún nivel adicional de brillo, ya que en exteriores la pantalla no se veía todo lo bien que nos hubiéramos esperado. Se puede utilizar a plena luz del sol, pero se hace algo incómodo sin ese extra de brillo.

La interfaz del Pixel XL en la pantalla

Ángulos de visión, brillo en interiores, nitidez de la imagen... la habitual lista de las características que siempre ponemos a prueba en un móvil y que, en este caso, no merece la pena siquiera detallar porque el Pixel XL cumple con nota en todo lo relacionado con el visionado de la pantalla en interiores. Es así de simple.

IPS, LCD TFT o Super AMOLED: ¿Cuál es la mejor tecnología de pantalla?

Merece más la pena hablar de las cosas que hacen especiales a este móvil. Por ejemplo, es muy probable que más de uno se esté preguntando si no es exagerado incorporar una resolución Quad HD en un terminal que tiene una batería de 3.450 mAh (sí, el S7 Edge también tiene resolución Quad HD... ¡pero su batería es de 3.600 mAh!). Esperad a verlo en el apartado de Batería, porque ahí sacaremos las cifras a la luz.

Lo que no cumple tan bien el Pixel XL es el funcionamiento del gesto de la pinza a la hora de hacer zoom en una fotografía. A la hora de intentar hacer zoom en una imagen, muchas veces nos hemos encontrado con la situación de que el móvil simplemente no reconocía el gesto (especialmente al utilizar los dedos pulgares de las dos manos).

Es un problema extraño, especialmente teniendo en cuenta que utilizando el dedo índice junto con el dedo pulgar de la misma mano sí se puede hacer perfectamente zoom en una fotografía. El problema está en el momento en que se intenta utilizar las dos manos para hacer el gesto de la pinza. Curioso cuando menos.

En el análisis del Pixel XL hablamos de la pantalla

Pese a que es un móvil Android stock, también tenemos diferentes opciones para personalizar el funcionamiento de la pantalla. Está, por ejemplo, la del Salvapantallas, que es una opción que nos permite mostrar un reloj cuando el móvil se está cargando, o la del Pantalla ambiente, que nos muestra un aviso sobre un fondo de color negro (para ahorrar batería) si recibimos una notificación.

Pero la joya de la corona es el Modo Noche del Google Pixel XL. Es un modo que tiñe la pantalla de una tonalidad amarilla, y está pensado para que podamos utilizar el teléfono de noche sin sufrir fatiga en la vista. Se puede activar tanto manualmente como de forma automática a partir de cierta hora de la noche.

Modo Noche en el Google Pixel XL

Y un detalle del que no se habla mucho es que el Google Pixel XL también tiene LED de notificaciones. Está ubicado a la izquierda del altavoz de las llamadas, pero por algún motivo viene desactivado de serie.

LED de notificaciones en el móvil Pixel

Este LED muestra una variedad de colores, no es personalizable -al menos de serie; nos tenemos que contentar con los colores y la frecuencia de encendido que Google ha elegido- y lo podemos activar desde la aplicación de Ajustes.

He de destacar también un detalle que hacía tiempo que no experimentaba en la prueba de un móvil. La pantalla del Google Pixel XL se siente extremadamente suave al tacto, y tengo la sensación de que eso está influido por la buena capa oleofóbica (resistencia a las huellas de los dedos) que incorpora el panel. Al estar la pantalla casi-siempre limpia, los dedos se mueven con mucha suavidad por el panel.

¿Qué es Gorilla Glass?

La decisión de poner o no un protector de pantalla en este móvil queda en manos del usuario, pero estoy seguro de que hasta el mejor protector de vidrio templado no igualará la sensación al tacto que transmite la pantalla al descubierto. La "mala" noticia es que el panel está protegido con Gorilla Glass 4, y no el nuevo Corning Gorilla Glass 5.

Cámara: si era tan simple, ¿por qué no lo han hecho todos los fabricantes?

Pixel XL, análisis de la cámara

Google hace que lo difícil parezca fácil (y también viceversa, pero eso es otro menester). Ha cogido el sensor Sony Exmor RS IMX378 -lo incorporan también teléfonos como el Xiaomi Mi 5s-, ha simplificado al máximo la aplicación de cámara y le ha dado una lección a todos los fabricantes acerca de cómo se exprime la cámara de un móvil.

¿Qué es lo que cualquier persona espera a la hora de tomar una fotografía con un teléfono? Que la imagen se vea bien. Dicho y hecho, habrá pensado Google, porque esa es precisamente la filosofía que resume la cámara del Google Pixel XL.

Es un móvil que te garantiza que la foto que vayas a tomar se verá lo mejor que permita la escena en ese momento, sin que te tengas que parar un solo segundo a pensar si deberías cambiar el enfoque, modificar la exposición o trastear en los ajustes profesionales. El famoso Apuntar y disparar que tan célebre ha hecho la cámara del iPhone, pero llevado a una apuesta todavía más arriesgada.

Apuntar y disparar, así se resume el funcionamiento de la cámara del Pixel XL

Por supuesto, esta afirmación tiene una explicación. El Pixel XL trae activado por defecto el Modo HDR Automático en la cámara (por defecto significa que da igual que lo cambies, porque cuando vuelvas a abrir la aplicación estará de nuevo el modo de "HDR automático"), y cualquiera que tenga algunas nociones en fotografía sabrá muy bien lo que eso significa. Las fotos se ven bien, pero esa impresión a primera vista tiene un precio.

¿Qué es HDR?

El HDR, para aquellos que no lo conozcan, es el llamado High Dynamic Range. Lo que hace este modo es tomar varias fotografías a la vez en muy poco tiempo, jugando con la exposición; después, junta todas esas fotografías en una misma imagen y ofrece el que, en teoría, es el resultado más parecido al que ve el ojo humano.

Pulsa sobre la imagen para ver cómo queda con el modo HDR

Por si fuera poco, lo que incorpora la cámara del Pixel XL es en realidad el llamado HDR+. Ese "+" entra en juego principalmente para las fotografías tomadas de noche, y consigue evitar el ruido del modo HDR tradicional a base de reducir el tiempo de exposición.

El primer precio a pagar de esta arriesgada apuesta -la de dejar este modo automático activado siempre por defecto- es que Google nos obliga a confiar en que el teléfono será lo suficientemente inteligente como para acertar siempre en la elección de si debe o no utilizar el modo HDR.

En la mayoría de los casos el Pixel XL, efectivamente, es lo suficientemente inteligente como para saber si utilizar o no el HDR. Google se ha jugado un all-in que podía haber desembocado en el mayor batacazo del año, pero la jugada le ha salido a la perfección.

Fotografía de día de la cámara del Google Pixel XL

Pero el precio de este modo de imagen también se paga con tiempo. Cuando disparamos una foto en HDR, al entrar en la galería para ver el resultado tenemos que esperar algunos segundos a que se termine de procesar la imagen. En cambio, si la foto se dispara sin el HDR el resultado se puede comprobar al instante.

En nuestro análisis del Google Pixel XL hemos decidido confiar en esta decisión de Google, y la galería que adjuntamos a continuación combina fotografías con HDR con fotografías sin HDR. En todos los casos ha sido el móvil el que ha decidido qué modo debía utilizar.

Galería de fotosCámara del Google Pixel XLver las 27 fotos

Las fotografías hablan por sí mismas. Nada tiene que envidiar esta cámara a las de los dispositivos TOP del mercado, y en exteriores es simplemente espectacular el resultado que es capaz de ofrecer. Pese a estar hechas muchas de estas fotografías con el HDR encendido, las imágenes se ven nítidas, no tienen ruido y el contraste de los colores es indiscutiblemente equilibrado.

Fotografía de noche hecha con el Pixel XL

De noche, la cámara no decepciona. El HDR+ consigue sacar luz a escenas que están completamente a oscuras, y lo hace -para sorpresa nuestra- sin pecar demasiado del ruido. De hecho, por la noche quedan mucho mejor las fotos que tienen HDR+ que las que se hacen sin este modo activado.

El único "pero" que hemos encontrado en las fotografías nocturnas es un pequeño rastro del "efecto halo". En algunas de estas fotografías se puede ver un pequeño puntito que corresponde a un reflejo de la luz sobre la lente de la cámara. No es algo desastroso, pero más le vale a Google darse prisa por solucionarlo.

Modos de cámara del Google Pixel XL

Dado que ya sabemos que es el móvil el que se encarga del trabajo sucio a la hora de tomar fotografías, no sorprenderá a nadie el hecho de que la aplicación de cámara del Pixel XL sea bastante "austera". No tiene un modo profesional como tal, y los únicos "modos" de cámara propiamente dichos que encontramos son los de Cámara lenta, Panorámica, Photo Sphere y Efecto de enfoque.

Galería de fotosAplicación de cámara del Pixel XLver las 10 fotos

El modo de "Efecto de enfoque" encaja bastante en la locura por las cámaras duales que ha llegado en la recta final de este año. Es un modo que permite tomar fotografías con Efecto Bokeh, con la opción de modificar después el punto -y la intensidad- del enfoque. Está lejos de ser perfecto, pero ofrece unos resultados curiosos.

Así funciona el Modo Retrato en el iPhone 7 Plus

En cuanto a la grabación de vídeo, podemos inmortalizar vídeos con resolución de hasta 4K, así como también podemos elegir las resoluciones de 1.080 o 720 píxeles. Todas las resoluciones de vídeo tienen la opción del estabilizador (EIS, es decir, estabilizador de imagen electrónico), y hay que admitir que esta tecnología cumple muy bien su papel.

En el modo de cámara lenta, los vídeos se pueden grabar a 240 o 120 FPS.

Rendimiento: ninguna sorpresa con el Snapdragon 821

También ponemos a prueba el rendimiento del Pixel XL

El Google Pixel XL incorpora un procesador Snapdragon 821 acompañado de 4 GB de RAM, un procesador gráfico Adreno 530 y 32 GB de memoria interna (hay otra versión con 128 GB). La memoria interna, recordemos, no es ampliable -y de esos 32 GB, los que realmente quedan libres al encender el móvil por primera vez son unos 29 GB-.

Ninguna sorpresa presenta el apartado del rendimiento del Pixel XL. Por sus características se sitúa a la cabeza del mercado en lo que a potencia se refiere, y el hecho de que tenga una interfaz cien por cien stock no hace más que ayudar a que la fluidez en segundo plano sea absoluta.

Snapdragon 821 vs Snapdragon 820, ¿cuál es mejor?

El juego Asphalt Extreme

Pero sobre el lector de huellas hay que decir alguna cosa no tan positiva. Funciona bien, pero el desbloqueo de la pantalla no es tan instantáneo como sí lo puede ser en cualquiera de los últimos móviles de Huawei (el Huawei P9 o el Mate 9, por ejemplo). Es cierto que estos dos modelos han dejado el listón muy alto con sus respectivos lectores, pero qué menos que exigir el mismo tiempo de respuesta en un teléfono que incluso es algo más caro.

Este lector de huellas, por cierto, funciona a modo de superficie táctil: basta con apoyar el dedo sobre el sensor para que el teléfono reconozca nuestra huella.

Interfaz: lo último de Android 7.1.1 Nougat

Interfaz del Google Pixel XL

El Google Pixel XL viene de fábrica con la versión de Android 7.1 Nougat, pero mientras estábamos haciendo la prueba Google lanzó la actualización de Android 7.1.1 Nougat en este teléfono. Por lo tanto, la versión que hemos estado utilizando es la de Android 7.1.1.

Por supuesto, la interfaz es stock, lo que quiere decir que no tiene ni rastro de personalización alguna del fabricante. Pero eso tampoco quiere decir que esta capa de personalización "neutral" no esconda algunos secretos.

Galería de fotosInterfaz del Google Pixel XLver las 10 fotos

Además del Modo Noche que hemos mencionado en el apartado de Pantalla, esta interfaz también presenta la peculiaridad de que no hay un cajón de aplicaciones -al menos no lo hay tal y como lo conocíamos hasta ahora-. Las aplicaciones se despliegan deslizando el dedo hacia arriba sobre cualquier parte de la pantalla, y en el menú que se nos muestra también hay un buscador que facilita la tarea de encontrar un acceso directo.

Google Assistant, el rival de Siri y Cortana

¿Y qué más peculiaridades tiene esta interfaz? Está el gesto para desplegar el centro de notificaciones deslizando el dedo sobre el lector de huellas, el soporte técnico las 24 horas del día (en España no parece funcionar, así que de poco sirve) o el Asistente de Google en la aplicación de Allo (el cual tampoco está disponible en español, así que de menos todavía nos sirve).

De hecho, Google se merece un buen tirón de orejas por no poner a disposición de los usuarios de España funciones tan interesantes de la interfaz como el Asistente o el soporte técnico. Queremos pensar, eso sí, que es algo que en el lanzamiento de los Pixel XL en España ya vendrá solucionado.

Descubre todas las novedades de Android 7.1.1 Nougat

Batería, conectividad y audio

Nuestra opinión sobre la batería de 3.450 mAh del Pixel XL

El mayor temor que teníamos respecto a la autonomía del Google Pixel XL era la desproporcionada resolución de la pantalla (Quad HD) frente a la capacidad de la batería (3.450 mAh). Pero, si lo comparamos con móviles como el LG G5 o el HTC 10, veremos que el Pixel no está tan alejado de la media del mercado.

Lo importante es la autonomía real, y en eso podemos confirmar que el Pixel XL tampoco decepciona. Ha sido fácil superar las cuatro horas de pantalla en nuestras pruebas, y la impecable gestión de la autonomía que hace Android Nougat ayuda a que llegar al final del día con batería de sobra sea pan comido.

Galería de fotosBatería del Pixel XLver las 9 fotos

La batería del Google Pixel XL se carga a través de un puerto USB Tipo-C, y cuenta con tecnología de carga rápida. Para que os hagáis una idea del tiempo que requiere la carga completa, os diremos que en una de las pruebas la batería pasó del 15 al 100% en aproximadamente una hora y 30 minutos.

La gestión inteligente de la batería, una de las novedades que trajo consigo Android 7.0 Nougat

En lo que a conectividades se refiere, a este móvil no le falta de nada: tiene Bluetooth 4.2, NFC, WiFi 802.11 a/b/g/n/ac (con WiFi Direct), 4G LTE y GPS (con A-GPS y GLONASS). Lo único que se echa de menos son la bandeja para las tarjetas microSD y la Radio FM.

Pese a que el teléfono solamente trae un único altavoz, cabe decir que la calidad del sonido no admite ninguna queja. Es un altavoz que emite sonido nítido a un volumen máximo bastante elevado.

Conclusiones: Google ha dado un golpe sobre la mesa

Pixel XL, opiniones tras la experiencia de uso

Es hora de ir cerrando este análisis del Google Pixel XL, y qué mejor forma de hacerlo que ir directamente a nuestra opinión más personal sobre este teléfono.

Si consideramos el Pixel XL como la primera apuesta cien por cien "made by Google", la conclusión no puede ser otra que la de que Google ha dado un ejemplo de cómo debería ser una apuesta de alta gama en el mercado de los móviles. Es un móvil excelente en todos los sentidos, y las únicas pegas que se le pueden encontrar son precisamente las que cualquiera exigiría en un móvil que cuesta más de 800 euros.

Galería de fotosLos mejores móviles de 2016ver las 18 fotos

Estamos ante un teléfono que destaca en todas y cada una de sus características, pero si hay aspectos que merecen una crítica aparte esos desde luego son la no-disponibilidad de algunas funciones en español y el efecto halo en las fotos nocturnas. Puestos a exigir, un nivel más de brillo tampoco sería mal recibido.

El problema es que el Google Pixel XL tendrá un precio de salida que probablemente superará los 899 euros, y eso significa que cuando llegue a España -suponiendo que lo vaya a hacer en un futuro cercano- estará 200 o 300 euros por encima del Samsung Galaxy S7 Edge (alrededor de los 600 euros), del LG G5 (unos 500 euros) o del HTC 10 (sobre los 600 euros). Y eso no le va a poner las cosas nada fáciles a Google.

Los de Mountain View han sabido llevar a HTC por el buen camino en la fabricación de este móvil, pero serán los usuarios los que decidirán si Google tiene derecho a unirse a una franja de precio que lleva años dominada por unos pocos fabricantes.

La opinión sobre el Google Pixel XL tras finalizar la review

Fecha de lanzamiento y precio de salida del Pixel XL en España

Nuestra valoración

  • Diseño88/10
  • Pantalla99/10
  • Hardware99/10
  • Software1010/10
  • Cámara99/10
  • Batería99/10
  • Conectividad88/10
  • Calidad/precio88/10