Honor 8: análisis y opinión

Lo mejor

  • Un diseño realmente bonito
  • El lector de huellas también es botón
  • La cámara dual
  • Rendimiento del procesador y la RAM

Lo peor

  • La carga rápida no es tan rápida
  • Demasiado bloatware preinstalado
  • Superficie ligeramente resbaladiza
Imagen frontal deHonor8

8Honor

Amazondesde 352,00VER OFERTAS

Nota de análisis

83
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 6.0
    Tamaño 5.2 pulgadas
    Resolución 1920x1080
    Cámaras 12/8 mpx
    Capacidad 3000 mAh
    Memoria Interna 32 GB, 64 GB
Un móvil para los más jóvenes

La palabra clave en la presentación del Honor 8 fue "millennials". La compañía china quiere diferenciarse de su matriz, Huawei, enfocándose en un público más joven. La gente de entre 16 y 34 años son los que consideran como potenciales compradores de este móvil. Para comprobar si merece la pena la inversión, de 400€, procedemos con nuestro análisis y opinión del Honor 8.

Sin duda, con este smartphone Honor tiene muy claro lo que quiere: un terminal bonito, vistoso, con buenos acabados y que haga buenas fotos. En definitiva: un móvil del que puedas presumir ante tus amigos. Que el objetivo sea cautivar a los más jóvenes seguro que tiene algo que ver con las líneas sobre las que se ha trabajado en el diseño del Honor 8.

Por especificaciones, el Honor 8 no tiene nada que envidiarle a algunos terminales de gama alta. Sus características son espectaculares, y es que además de ser un móvil con cámara dual, el Honor 8 viene con USB Tipo C y carga rápida, dos añadidos cada vez más demandados por el público.

De los móviles que no son demasiado caros, el Honor 8 es probablemente uno de los mejores. Con un precio de 400€ se puede comprar en tiendas físicas y online en España. No se le puede calificar de móvil económico en términos absolutos, aunque sí teniendo en cuenta todo lo que ofrece.

Definitivamente, es el móvil con el que Honor quiere entrar definitivamente en el mercado español y europeo, de la misma forma que Huawei triunfó con el P8 Lite. Veremos si lo consiguen, aunque por el momento podemos afirmar tras la review del Honor 8 que nuestra opinión es muy positiva.

Cuerpo de cristal para un diseño espectacular

Como hemos dicho, antes de proceder a la prueba completa del Honor 8, su diseño ya nos había cautivado. Más allá de su rendimiento, si lo que buscas es un smartphone bonito, esta sería una buena elección. Con 15 capas de cristal en la parte trasera, su cuerpo unibody es completamente espectacular.

Está disponible en tres colores: azul, negro y blanco, siendo los tres del mismo estilo, con un acabado ligeramente curvado en los bordes de la zona trasera y delantera. Al tacto, al ser de vidrio tallado con diamante, se hace un poco resbaladizo. Por dimensiones cabe perfectamente en una mano y es cómodo llevarlo en el bolsillo.

Galería de fotosGalería de imágenes del Honor 8ver las 17 fotos

Además, al tener el jack para los auriculares en la zona inferior, junto al USB y el altavoz, puedes llevarlo en el bolsillo escuchando música, sacarlo y cambiar de pista directamente sin tener que girar el terminal. Si el objetivo es proporcionar comodidad a los millennials, lo han conseguido en este aspecto.

El Honor 8 es un buen móvil para presumir, ya que estéticamente puede tratarse de uno de los mejores smartphones del mercado. Además ninguna de las dos cámaras sobresale del chasis, una característica nada despreciable.

Sus dimensiones son 145,5 x 71 x  7,5 mm con un peso de 153g. Como podéis comprobar, no hace falta probar este móvil para ver que es un dispositivo verdaderamente fino y relativamente ligero.

Hay que tener en cuenta que por especificaciones, el Honor 8 es un terminal de gama alta, así que Huawei ha tenido que trabajar mucho para hacerlo lo más compacto posible. Es habitual ver otros móviles de gama media y baja con peores características pesar más de 180g. No es el caso.

Honor: "Vamos a centrarnos en los más jóvenes"

El Honor 8 sólo tiene cuatro botones: los dos de volumen, el de apagado y encendido y por último el mejor de todos, el sensor de huellas dactilares. Éste, localizado en la parte trasera del móvil, está tan bien ensamblado como los otros tres. Transmite una sensación de solidez que no es nada fácil de conseguir y es muy rápido. Se pueden ejecutar acciones con una pulsación, dos o con una prolongada.

No hay botón home en la parte delantera, donde sólo se encuentra la cámara frontal, el altavoz y el logo de Honor en color gris. En la trasera volvemos a ver el logo de la compañía junto con el flash y las dos cámaras, además del mencionado sensor de huellas dactilares.

Por último, al ser unibody y tener dual SIM, en la bandeja extraíble del Honor 8 se pueden introducir dos tarjetas. Una de ellas puede ser una MicroSD para ampliar la capacidad de almacenamiento del teléfono.

Pantalla con buena visibilidad en cualquier sitio

La pantalla del Honor 8 nos merece una opinión bastante positiva, aunque no tanto como su diseño. Simplemente es una pantalla buena, con resolución Full HD 1080p y 423 píxeles por pulgadas, dos datos de gama media acomodada. Sin embargo, no es la característica en la que más se ha exprimido Huawei.

En comparación con el análisis y otros móviles, lo que sí se puede decir del Honor 8 es que su pantalla apenas tiene marco negro alrededor. Es antiestético y es ineficiente, así que es de agradecer que en un móvil de casi 400€ no esté presente este atentado contra el buen gusto estético.

Los colores se aprecian bien y no se ven en absoluto los píxeles, dos características que se le deben exigir -y no pedir- a cualquier móvil por encima de los 200€. Además, una buena visibilidad en exteriores es importante, y el Honor 8 la tiene, lo que le otorga bastantes puntos de cara a una opinión global y más definitiva.

No tenemos en nuestras manos un móvil modelo Edge, pero sí con una pantalla ligeramente curvada. Es el cristal 2.5D, presente cada vez en más smartphones. En este caso, viene a redondear un poco más el aspecto del Honor, haciéndolo más simétrico con respecto a su parte trasera.

Honor 5X: análisis y opinión

La respuesta táctil es inmejorable, sin demorarse en detectar la pulsación y ejecutar la acción correspondiente. Por su parte, los reflejos son los habituales cuando se sitúa bajo un foco de luz, aunque como hemos dicho antes, la visibilidad en exteriores no se resiente. La pega que se le puede poner es que no tiene protección Corning Gorilla Glass.

Software con características muy originales

El firmware de los móviles Huawei ha sido duramente criticado en los últimos meses y años. Es EMUI, la capa de personalización de este fabricante chino de móviles. Sin embargo, aunque algunas críticas en cuanto a la estabilidad podían estar justificadas, hay que decir que ha mejorado muchísimo últimamente. La última versión es EMUI 4.1, la que equipa el Honor, basada en Android 6.0.1 Marshmallow.

A la hora de hacer una prueba del rendimiento un móvil, no todo son especificaciones. Las del Honor 8, no obstante, son buenas. El sistema operativo utilizado y el software influyen tanto o más que el procesador o la memoria RAM. He ahí la importancia de saber si EMUI 4.1 funciona bien en él o no.

Para este análisis hemos utilizado el dispositivo durante el suficiente tiempo como para valorar certeramente la estabilidad y la fluidez del sistema, además de las opciones de personalización que ofrece. La opinión es bastante buena, especialmente en lo que concierne a fluidez.

El Honor 8 va como un tiro y jamás sufre cuelgues de aplicaciones, lag o ralentización de tipo alguno. La fluidez al navegar entre distintas aplicaciones es máxima, consiguiendo también optimizar el uso de batería de forma bastante eficiente.

El Huawei P9 Lite, a prueba

Entre todas las opciones que ofrece EMUI 4.1, destacan varias. Una de ellas es la alerta ante aplicaciones con alto impacto para la batería, la de configurar acciones utilizando el sensor de huellas, el modo una mano y sobre todo: la posibilidad de cambiar la resolución de 1080p a 720p.

Esta última es especialmente útil si quieres aumentar la autonomía de la batería del Honor 8, y aunque disminuye la calidad de la visualización, no es un cambio que vayas a notar de forma radical.

Otro punto positivo es que se puede activar la pantalla con sólo desbloquear el móvil con la huella dactilar. En otros móviles de gama alta, aunque lo desbloquees, estará inactiva hasta que pulses sobre el botón Home.

Para los que estén habituados a Huawei, serán muchas opciones las que les sonarán. Por ejemplo medir y controlar el tráfico de datos desde los Ajustes o cambiar el estilo de la pantalla principal. Los temas permiten personalizar la interfaz, aunque no sabemos si es lo mejor que tiene que ofrecer este móvil, ya que la que viene de serie está bastante bien trabajada.

En cualquier caso, si la interfaz del escritorio no te gusta, puedes cambiarla. Desde ajustes se puede transformar el dock principal en algo simple y parecido al de Windows 10. Para muchos usuarios este tema Metro es más agradable que el de EMUI o del propio de Android, por lo que Huawei ofrece la opción de modificarlo. También hay temas disponible en la app dedicada especialmente para ello.

El porqué de esta posibilidad de cambiar el estilo del launcher es el ahorro de batería. Al ser mucho más simple, consume menos, y también hay que decir que es mucho más fácil de usar para usuarios inexpertos.

Otra característica de EMUI en el Honor 8 es el botón flotante. Aparece de semiemergente en la zona izquierda y al pulsar sobre él se despliegan varios botones de acceso directo. Se agradece la intención, aunque es dudoso que la mayor parte de los usuarios quieran sobrecargar la pantalla con un nuevo toggle.

Como no podía ser de otra forma, el control gestual dibujando letras en la pantalla y el modo una mano también están habilitados en este terminal, al igual que en el resto de los Huawei anunciados recientemente. Con los nudillos se pueden tomar capturas y ejecutar otras acciones, en teoría, aunque debido a la sensibilidad de la pantalla hemos detectado problemas para hacerlo. La mayor parte de las veces sólo consigues desplazarte entre escritorios o abrir apps.

Por señalar algo negativo, hay que decir que el Honor 8 viene con gran cantidad de bloatware instalado. Varios juegos y aplicaciones de dudosa utilidad que pueden hacer que el móvil no funcione como debería. No funciona lento porque sus especificaciones son buenas y el software está optimizado, pero Huawei debería pensar en eliminar estas apps tan molestas.

Cámara dual con buen hardware y mejor software

La cámara dual del Honor 8 es sin duda la joya de la corona. Huawei ha querido llevar esta característica más allá de los P9 “prestándosela” a su compañía filial. Eso sí, ni rastro del acuerdo con Leica en este caso. Lo que sí sabemos es que el sensor de la cámara del Honor es de Sony y que la cámara trasera cuenta con 12 megapíxeles por 8 de la delantera.

La gran pregunta siempre que se presenta un móvil con cámara dual es ¿cómo funciona? En el caso de la del Honor 8, su funcionamiento es idéntico a la de los P9. Una cámara toma información en modo monocromático mientras que la otra lo hace en RGB, ambas componen la imagen que da lugar a la fotografía final. El enfoque, al igual que en los Huawei, es láser.

Galería de fotosGalería de fotografías tomadas con el Honor 8ver las 21 fotos

Así es el hardware de la cámara dual del Honor 8, aunque en este caso también es muy interesante el software incorporado para tomar y editar fotografías. Huawei se ha copiado a sí misma varios de los modos de sus teléfonos tope de gama, y ha añadido algunos más. El Modo Buena comida llega al Honor, mientras que incorpora el Modo Foto Profesional y Modo Vídeo Profesional, con los que podrás editar los parámetros.

Son muchos y muy variados, y los hemos probado todos para este análisis del Honor 8. Si procedemos con las ventajas y desventajas de su cámara, tenemos que decir que el enfoque láser es rápido y bastante bueno, al igual que el procesado de las fotos. El modo monocromático del Huawei P9 está incluido entre los que vienen con la app de la cámara. Es uno de los más alabados de las cámara duales.

Una de ellas te permite manipular la profundidad de campo para tomar fotos con el fondo difuminado tras un objeto seleccionado en primer plano. Esto se puede hacer antes de tomar la foto y después, una novedad bastante interesante incorporada al software de la cámara del Honor 8.

Eso sí, el peso de las fotos realizadas en Modo Profesional o manipulando la profundidad de campo es del doble, quedándose en torno a los 7 MB de media, a diferencia de las convencionales, de en torno a 3 para una resolución de 3968x2976.

Aunque es interesante esta opción, hay que decir que no hace magia. Es un efecto creado de forma digital. Nada que ver como lo que puede ofrecer una cámara profesional. Incluso si te sitúas demasiado cerca del objeto en cuestión, tendrás algunos problemas ya que también se desenfoca parte del mismo. Aun así, es interesante si sabes sacarle partido.

No obstante, la foto se puede modificar posteriormente desde la galería, seleccionando el punto que quieres utilizar como referencia para modificar la profundidad de campo. El resto de modos del teléfono se pueden aplicar de forma más o menos radical. Basta con desplazar la barra que aparece al pulsar sobre el icono.

Tanto el color como la textura son captados a la perfección por la cámara dual. Los resultados son bastante buenos, aunque no llegan a ofrecer la calidad de las fotos hechas con el Huawei P9. Sin embargo, probablemente hablamos de una de las mejores cámaras de móvil del mercado, sólo por debajo de la de los móviles tope de gama de compañías como la propia Huawei, Samsung y Apple.

Como ventaja, aunque las condiciones no sean óptimas para la fotografía, se pueden captar buenas instantáneas gracias al ajuste profesional. El ISO o el tiempo de exposición se pueden modificar, aunque pasa sacarle todo el partido a la cámara del Honor 8 es recomendable tener un trípode. Por ejemplo, la toma nocturna no será nítida si no mantienes el teléfono totalmente estable, al igual que el Modo Pintura con Luz.

Pasa el ratón por encima de la imagen para ver las diferencias

Una de las cosas que se ha trabajado especialmente en este móvil es la cámara frontal para selfies. Pensando una vez más en los millennials, la calidad de la misma es bastante buena. No tiene flash incorporado, aunque en condiciones aceptables de luz responde a la perfección. Todos los filtros de la cámara están disponibles cuando se usa la frontal.

Análisis del P9, el primer móvil con cámara dual de Huawei

La cámara de vídeo es otro punto a tener en cuenta. Su principal característica no viene por la parte del hardware, sino por el software. Pensando en los millennials, Honor ha incorporado el modo belleza a la cámara de vídeo. Sabe que el aspecto preocupa mucho a los más jóvenes, que no quieren salir mal en sus vídeos. Era un paso lógico teniendo en cuenta el éxito de esta opción para los selfies.

En condiciones de poca luz, la cámara del Honor 8 se comporta sorprendentemente bien. De hecho, a no ser que estés completamente a oscuras, es desaconsejable usar el flash. Eso sí, tendrás que esperar a que el software la procese y la ponga bonita. El resultado es bueno y bastante nítido porque apenas tiene grano, aunque algo hay.

Pasa el ratón por encima de la imagen para ver las diferencias

 

Rendimiento sin fisuras

Sobre el hardware poco se puede decir que no haya sido mencionado a lo largo de esta review del Honor 8. Al margen de la cámara dual, es un móvil con unas especificaciones que no tienen nada que envidiarle a las del resto de terminales de su segmento.

Por ejemplo, cuenta con USB Tipo C. Debería ser una de las joyas de la corona, aunque tropieza a la hora de poner en práctica la carga rápida, como veremos más adelante en el apartado de batería. Se trata de un USB Tipo C 1.0 con Smart Power 4.0, quizá un paso por detrás de lo que ya tienen otros móviles. Es reversible, pero su capacidad es limitada, aunque superior al USB 2.0 convencional.

El USB se localiza en la parte inferior, junto al jack de auriculares y el altavoz. Todas las conexiones se encuentran en la misma zona, mientras que el resto de botones físicos se localizan en la parte derecha del móvil, a excepción del sensor de huellas, situado en la parte trasera. El sensor sirve como botón también, y se pueden configurar acciones.

Es tremendamente cómodo poder desbloquear el móvil y abrir WhatsApp a la vez con sólo presionar este botón, o lanzar la cámara con una pulsación prolongada. Probablemente es una de las cosas que gustará a todos los que decidan comprar el Honor 8 a partir de este análisis, y es que aunque puede parecer un detalle menor, es de esas cosas que mejoran la experiencia de usuario de forma notable.

Hace unos meses, sin ir más lejos, parecía que la ranura para ampliar la memoria mediante una microSD pasaría a mejor vida. Sin embargo, los últimos móviles presentados la tienen, uno de ellos este Honor. Aunque hay dos modelos, uno de 32 GB y otro de 64 GB, no es una cuestión demasiado importante ya que ambos se pueden ampliar con una tarjeta SD.

OnePlus 3: características, análisis y opinión

Hemos probado el Honor 8 de 32 GB, y podemos decir que su espacio de almacenamiento no se queda corto. Incluso puedes prescindir de la tarjeta si así lo deseas. También tiene giroscopio, acelerómetro y sensor de proximidad, por lo que podrás jugar con él a Pokémon GO y otros juegos sin ninguna limitación.

Y ahora vamos con lo más importante: el rendimiento del Honor 8. Sabemos que cuenta con Kirin 950 de ocho núcleos a 2,3 GHz, 4 GB de memoria RAM y GPU Mali T-880, pero ¿cómo de bien funciona? La respuesta es: excelente.

La fluidez, lo primero que se nota al usar un nuevo teléfono, es prácticamente inmejorable. Al cambiar de aplicaciones, abrir nuevas o utilizar el modo multitarea, el Honor 8 responde a la perfección. No hay lag en absoluto, un problema que ha quedado casi erradicado en todos los terminales de gama media y alta.

Además la ralentización del sistema no existe ni siquiera ejecutando aplicaciones que consumen de forma intensiva memoria RAM y capacidad del procesador, como los juegos.

En rendimiento, Honor comparó su buque insignia con el Samsung Galaxy S7 durante la presentación oficial en Europa. Son palabras mayores, sobre todo porque implica poner Kirin 950 a la altura de Snapdragon 820, el procesador que equipa la mayoría de móviles premium. ¿Qué hay de verdad en esto? Para comprobarlo, nada mejor que pasarle AnTuTu y Geekbench 4, dos apps especializadas en cuantificar y comparar el rendimiento de los mejores móviles del mercado.

El resultado del Honor 8 en esta prueba de rendimiento es bueno, muy bueno, pero no alcanza al de terminales como el Xiaomi Mi 5, ZTE Axon 7 o Meizu Pro 6, no digamos ya del mencionado Galaxy S7 o algunas sorpresas de 2016 como el vivo Xplay5.

Si entramos en detalles, AnTuTu detecta ciertos problemas con el motor gráfico en 3D. Sin embargo, otorga la mejor puntuación en cuanto a multitarea. Tenemos que poner una pega a este resultado, y es que durante el análisis no hemos encontrado ningún tipo de problema para jugar a juegos como Asphalt 8 con los gráficos al máximo.

No hay ralentización y, por supuesto, tampoco incompatibilidad. El Honor puede con todos los juegos para móviles que están disponibles ahora mismo en Google Play. También hemos jugado al Assasin’s Creed Pirates, uno de los juegos más exigentes gráficamente de 2016.

Una característica destacable del Honor 8 es que se refrigera muy bien. Jugando, como es lógica, la temperatura sube, pero a diferencia de otros terminales no lo hace con un uso normal del móvil, de aplicaciones de mensajería y redes sociales. Esto es especialmente destacable debido al cuerpo de cristal del teléfono, material que en teoría debería tener algunos problemas para disipar el calor.

Autonomía suficiente aunque optimizable

La batería es probablemente lo más importante a la hora de comprar un móvil. Ya sea porque quieres salir de casa sin necesidad de llevar el cargador o una batería externa encima o porque esperas jugar durante horas a Pokémon GO. Da igual: la demanda de smartphones con más autonomía es un hecho.

El Honor 8 cuenta con una especificaciones buenas en este sentido: 3.000 mAh de capacidad y carga rápida gracias al USB Tipo C. No debería haber problemas de autonomía, y no los hay.

Hemos probado los distintos perfiles que se pueden seleccionar a través de su software, así como el modo ROG con resolución de pantalla reducida. También hemos realizado para la review varios usos del móvil: nivel usuario, música en streaming y reproducción de vídeo y audio. Si la batería es tan importante, no hemos querido dejar de poner a prueba la del Honor 8.

Estimación del software del teléfono acerca de la carga rápida

La respuesta tiene luces y sombras. Por una parte, la autonomía de batería es la esperada: un día de forma holgada en la mayoría de los casos, incluso algo más cuando se prescinde de la resolución 1080p o de un perfil centrado en el alto rendimiento. Sin embargo, el Honor 8 flaquea en cuanto a carga rápida.

Aproximadamente una hora es lo que tarda este móvil en cargar su batería desde el 50% al 100%, dos horas para una carga completa. Es una carga más lenta que la señalada por el fabricante, aunque sigue siendo mejor que la que se realiza a través de USB 2.0

En cuanto al uso de la batería, para probar cómo funciona realmente hay un test que casi todo el mundo entenderá: ejecutar Pokémon GO en primer plano y ver cuánto tiempo aguanta.

Al ser un juego que usa la cámara, el giroscopio, Internet, el procesador y la pantalla, el gasto de batería también es altísimo. El resultado de este test en el Honor 8 es el siguiente: casi cuatro horas de batería jugando a Pokémon, cifra que no está nada mal.

Más allá de Pokémon, reduciendo la resolución a 720p la vida útil de la batería se alarga. Para afinar más en el ahorro hemos seleccionado también el modo economizador dentro de los perfiles que se ofrecen. De esta forma, la autonomía es de más de un día. Incluso reproduciendo música en streaming durante horas y horas el Honor 8 aguanta casi 24 horas sin desfallecer.

Uso de batería en Modo ROG

Es legítimo preguntarse, ¿quién se compra un móvil de este calibre para andar limitándolo a 1080p? Estáis en lo cierto: nadie. Así que para ofrecer una opinión más realista sobre la batería del Honor 8, nos hemos dispuesto a usarlo todo y a usarlo durante muchas horas. Es el uso que harán los compradores finales, con la pantalla encendida y usando redes sociales de forma intensiva. El resultado es el siguiente.

Internet de alta velocidad y WiFi inteligente

Al igual que la mayoría de los móviles chinos, el Honor 8 tiene SIM dual, aunque una de las dos ranuras también sirve para insertar la MicroSD. Es una opción interesante si quieres tener una tarjeta prepago o si viajas al extranjero habitualmente. Como curiosidad, al igual que sucede con el P9, este smartphone permite insertar a la vez una MicroSIM en una ranura y una NanoSIM en la otra.

En cuanto a conectividad, es un móvil irreprochable también. El 4G+ LTE de Categoría 6, de forma que la máxima velocidad de conexión mediante la red móvil está garantizada. Además, el WiFi Dual Band también hace que en casa o en el trabajo se disponga de una conexión de primera bastante estable. Nada que objetar al respecto.

Xiaomi Mi 5, el análisis

Una opción interesante que ofrece el Honor 8, y que hemos usado para esta review, es el WiFi inteligente. Consiste básicamente en usar el GPS integrado en el móvil para detectar cuándo te acercas a una red WiFi habitual. En ese momento se activa la conexión inalámbrica. Mientras tanto, está desactivada para ahorrar batería.

Otras características de conectividad adicionales con el Bluetooth 4.2, Radio FM, Infrarrojos y NFC. Los pagos móviles son compatibles con este terminal, algo que cobra fuerza en los últimos meses y empieza a ser tendencia en el sector.

El Bluetooth 4.2, en concreto, permite un gasto de batería menor a la hora de conectarte con otro dispositivo. Mayormente, su utilidad consiste hoy día en enviar audio a un altavoz Bluetooth, algo que hemos probado con buenos resultados, sin pérdida de señal.

El sonido es bueno, pero no tanto como el de móviles de gama alta como el Galaxy S7 Edge. Hemos comparado el audio con auriculares y se escucha ligeramente más bajo, además de reproducir con menos calidad los altos y los bajos. En definitiva, el Honor 8 suena bastante bien pero no es el móvil perfecto para escuchar música.

Precio y disponibilidad del Honor 8

Huawei quiere que el Honor 8 sea un éxito en Europa, y para ello han decidido hacer una excepción con la política de ventas de su submarca. Habitualmente, ésta sólo se distribuye de forma online. En el caso del Honor 8, también se podrá comprar en tiendas físicas a un precio de 399€ y de 499€ para las versiones de 32 y 64 GB respectivamente.

Si hacemos una comparativa entre el precio del Honor 8 y el de otros móviles de parecidas características, podemos afirmar que la relación calidad precio es buena. Por ejemplo, el Xiaomi Mi 5 está en torno a los 300€, con un diseño menos bonito y sin cámara dual. Por su parte, el OnePlus 3 sí se vende prácticamente al mismo precio, por lo que la comparación entre estos tres terminales es más que legítima.

Galería de fotosLos móviles con mejor relación calidad precio de 2016ver las 15 fotos

Nuestra valoración

  • Diseño99/10
  • Pantalla88/10
  • Hardware88/10
  • Software88/10
  • Cámara88/10
  • Batería88/10
  • Conectividad99/10
  • Calidad/precio99/10