iPhone 6 en nuestro análisis: grande en todos los sentidos

Apple iPhone 6

Lo mejor

  • Diseño
  • Construcción y ergonomía
  • Rendimiento general
  • Nivel de brillo y ángulo de visión 
  • Comportamiento de la pantalla en exteriores 
  • WiFi ac y nuevas bandas LTE 4G

Lo peor

  • Precio
  • Resolución de la pantalla mejorable
  • Memoria no ampliable
  • Calidad de sonido
  • NFC sólo para pagos
 iPhone 6

iPhone 6 Apple

Amazondesde 829,00VER OFERTAS

Nota de análisis

90
  • Especificaciones

    Sistema operativo IOS 8
    Tamaño 4.7 pulgadas
    Resolución 1334 x 750
    Cámaras 8/1.2 mpx
    Capacidad 1810 mAh
    Memoria Interna 16 GB, 64 GB, 128 GB
Análisis en vídeo

Por fin el iPhone se hace mayor

Nadie es poseedor de la verdad absoluta, lo que hace que, en ocasiones, incluso los más fuertes tengan que dar su brazo a torcer. Dicho esto, lo mejor es no perder mucho tiempo sobre las motivaciones de Apple para aumentar el tamaño de la pantalla de sus iPhone y congratularnos de que los de Cupertino, al fin, hayan dado su brazo a torcer.

Y es que el salto en el tamaño de la pantalla le ha sentado realmente bien al nuevo iPhone 6. Entiendo que a muchos usuarios de terminales Android o Windows Phone, puede que todavía les resulte escaso y muy poco relevante el cambio a las 4,7 pulgadas, pero para aquellos fieles acostumbrados a manejarse durante años con pantallas de 3,5 y 4 pulgadas supondrá un auténtico paso de gigante.

Diseño

Sobre la mano el iPhone 6 se siente mucho más sólido y resistente de lo que en un principio podría parecer en imágenes. Fabricando en aluminio anodizado y cristal curvado, ambos materiales se fusionan a la perfección dando como resultado un bloque tremendamente sólido y equilibrado, en el que las aristas han desaparecido por completo dando paso a un diseño basado en las formas curvas.

Realmente el nuevo diseño parece más la evolución del iPod Touch de 5ª generación y, si tuviéramos que buscar un parecido dentro de la familia iPhone, tendríamos que remontarnos a los primeros modelos.

Uno de los aspectos más atractivos de su diseño es la ligera curvatura en todo el contorno del cristal que protege la pantalla, que hace que al pasar el dedo prácticamente no ser perciba el punto de unión con la carcasa de aluminio.

Este tipo de diseño no es ni mucho menos novedoso, ya que recuerda mucho al acabado de algunos modelos de la gama Lumia de Nokia, aunque no por falto de originalidad deja de ser atractivo y elegante. Aquí podéis verlo en 3D en vista de 360º en todo su esplendor.

 

 

El iPhone 6 está disponible en tres colores: plata y dorado con frontal blanco, y gris espacial con frontal en color negro, en versiones de 16, 64 y 128 GB de capacidad (699, 799 y 899 euros respectivamente). Su pulcro diseño se ve alterado en la parte trasera por unas líneas gruesas de goma que delimitan una ligera franja en la parte superior e inferior de la carcasa, que se corresponden con el contorno de las antenas.

 

Un recurso de diseño obligado para separar las antenas del aluminio de la carcasa y no poner en riesgo la cobertura (ahora es compatible con hasta 20 bandas LTE 4G). Personalmente no me disgustan, sobre todo para versión en color gris espacial, y me convencen más que la ruptura de color y materiales propuesta en el iPhone 5 que, por cierto, se rayaba con gran facilidad. Cuestión de gustos.

En la parte trasera encontramos uno de los elementos que más controversia han generado. Por primera vez la cámara principal sobresale ligeramente de la planta del terminal, curiosamente este ‘ancho extra” se corresponde con el ancho exacto del iPhone 5S. ¿Coincidencia? No lo creo.

Pese a todo, Apple defiende que se trata un recurso de diseño y no de una necesidad para dar cabida a los 5 elementos que conforman su conjunto de lentes, como todos suponemos.

Sea como fuere, el ligero saliente de la cámara la deja más expuesta, por ejemplo, al dejar el iPhone 6 sobre la mesa; lo que ha obligado a Apple a utilizar el tan comentado cristal de zafiro para protegerla. Sin duda, será una buena ocasión para ver cómo se comporta realmente este material, y si de verdad ofrece tanta resistencia como dicen.

Otro de los ‘daños colaterales’ del nuevo diseño de la cámara es el ligero balanceo que se produce al interactuar sobre ciertas zonas de la pantalla cuando tenemos el iPhone 6 apoyado sobre una superficie plana. En ocasiones, como al utilizar el teclado en modo apaisado con dos manos, puede resultar algo molesto el ligero 'golpeteo', pero poco más.

Junto a la cámara encontramos el flash True Tone, que cambia la forma alargada por la circular, y entre ambos se encuentra un pequeño micrófono para el sistema de cancelación de ruido en llamadas.

En cuanto a los controles y conexiones, se producen algunos cambios de consideración frente a anteriores versiones. Sin duda el más relevante corresponde a la nueva ubicación del botón de encendido, que abandona la parte superior para pasar al lateral derecho.

Una ubicación lógica, junto a la ranura para tarjetas Nano SIM, que facilita la interacción con el dedo pulgar o índice sin necesidad de tener que alterar la posición natural de la mano.

En un principio resultará extraño, sobre todo para los fieles de la marca, pero es un cambio tan lógico y natural que terminas asimilándolo rápidamente. También sufren cambios físicos, que no de posición, lo controles de volumen que ahora son alargados, al estilo de lo que ya vimos en el iPhone 5C. Junto a ellos, no nos abandona la práctica pestaña para activar y desactivar el sonido.

La disposición de elementos en el lateral inferior es similar, curiosamente, a la del iPhone 5C, con una única fila de 6 pequeños agujeros en la zona del altavoz externo. Un altavoz que es ligeramente más potente, pero que sigue arrojando un sonido mono pobre en matices, muy alejado de lo que debería ofrecer un smartphone premium como este iPhone 6, por detrás de la mayoría de terminales Android y Windows Phone de gama alta, y a años luz de los que ofrecen algunos modelos de HTC. 

Además, al disponer de un único foco de sonido es prácticamente imposible no taparlo con las manos cuando lo utilizas el modo apaisado, un pequeño handicap ya que la pantalla de mayor tamaño del iPhone 6 incita a un consumo más frecuente de contenidos multimedia y juegos. Un fallo recurrente de diseño que Apple no se preocupa en solucionar.

En la parte frontal, siguiendo la misma línea que sus predecesores, y pese al aumento de tamaño de la pantalla, Apple sigue apostando por una total simetría en el diseño en sus nuevos iPhone, lo que provoca que la presencia del botón de inicio ‘obliga’ a mantener unos enormes biseles alrededor de la pantalla, sobre todo en la zona superior e inferior.

Una ruptura de la simetría podría haber abierto la posibilidad de una mayor pantalla –o un menor volumen al estilo Moto X–, aunque no creo que Jonathan Ive esté por la labor.

Con respecto al iPhone 5S, el iPhone 6 es un 13% más pesado –130 gramos frente a 112 gramos– un aumento apreciable sobre la mano, pero no es ni mucho menos crítico. Incluso me parece el iPhone con el mejor equilibrio ent​re tamaño y peso de los vistos hasta la fecha.

La ergonomía es excelente, cae perfectamente en la mano y resulta extremadamente cómodo de manejar. Se pueden escribir textos con una sola mano sin problemas, aunque resulta más sencillo con las dos, y pese a lo que se podría pensar, durante este análisis del iPhone 6 no nos ha dado ni mucho menos la sensación de ser resbaladizo o frágil.

Galería de fotosApple iPhone 6ver las 39 fotos
Pantalla

Como ya he indicado la nueva Pantalla Retina HD del iPhone 6 crece hasta las 4,7 pulgadas –un 38% más de área de visión que los anteriores modelos– y ve aumentada la resolución hasta los 1.334x750 píxeles, aunque mantiene la misma densidad de 326 ppp de la Pantalla Retina de los iPhone 5, 5S y 5C. Por lo que si el aumento en tamaño no te ha impresionado, mucho menos lo habrá hecho su resolución.

Apple sigue su idea del límite de percepción de resolución del ojo humano, aunque tal vez se le escapan conceptos como la ampliación de imágenes de alta resolución –como las que se consiguen con la propia cámara del iPhone 6–, una operación común en pantallas de pequeño formato en las que una mayor densidad de píxeles sí resulta relevante.

Personalmente creo que la resolución Full HD hubiera sido la opción más acertada y hubiera igualado al iPhone 6 con su competencia (dejo al margen las pantallas QHD que simplemente malgastan energía y considero innecesarias para estos tamaños), lo que no evita que la pantalla del iPhone 6 tenga una definición más que notable.

Al margen de los debates sobre su resolución, la pantalla del iPhone 6 es sobresaliente en términos de brillo. Sin duda el mejor que ha pasado por nuestras manos en este aspecto, nada menos que 420 cd/m2. En la siguiente tabla puedes ver los resultados frente a su competencia:

ModeloBrillo (cd/m2)
Apple iPhone 6422
Samsung Galaxy S5306
HTC One M8349
Sony Xperia Z3348
LG G3260
Xiaomi Mi4371

En las mediciones de contraste no llega al nivel de una pantalla AMOLED, eso está claro, pero mejora ampliamente a sus predecesores y se postula, en mi opinión, como la mejor pantalla LCD IPS móvil del momento en lo que a brillo, contraste y gamut color se refiere.

Y es que una de las cosas que me ha sorprendido más gratamente es su fidelidad de color de pantalla. El amplio y preciso gamut de la pantalla (98% del espectro sRGB según nuestras pruebas) muestra una gama de colores que acostumbrado a los colores brillantes y saturados de la mayoría de pantallas móviles, resultan en un primer momento incluso ligeramente apagados, cuando la realidad es que muestra un tono mucho más realista y cercano al mundo real.

Otro aspecto que se ha mejorado de forma sustancia es el ángulo de visión. Para ello Apple utiliza en su nueva pantalla lo que ha denominado como 'Dual Domain Pixels' o ‘Píxeles de doble dominio’ –consiste en organizar los píxeles en forma de 'V' y no es un invento propio de Apple–, junto a un nuevo polarizador y al acercamiento de la pantalla al cristal superior que parece flotar. 

El resultado es un ángulo de visión sin pérdida casi completo desde cualquier posición, y una mejora de la visualización en exteriores. Incluso a plena luz es posible seguir manejando el iPhone 6 sin mayores problemas, en muchos casos sin necesidad de subir el nivel de brillo al máximo. También se percibe una mejora de la capa antibrillos, un aspecto en los que los anteriores iPhone dejaban bastante que desear.

Según los responsables de Apple la pantalla está protegida por el cristal más resistente fabricado para iPhone hasta la fecha, aunque no dan más datos al respecto –se habla de Gorilla Glass 3–.

Durante la semana que lo he llevado en el bolsillo, haciendo un uso rutinario del mismo; no se aprecia ningún tipo de arañazo –ni en la pantalla y en la carcasa–. Aunque necesitaría un mayor tiempo de testeo para poder ‘mojarme’, de primeras parece que sí notaremos mejoras en ese aspecto.

Pese a ello, en un iPhone siempre ha sido conveniente tirar de carcasa o funda si quieres mantenerlo inmaculado.

El aumento de tamaño de la pantalla hasta las 4,7 pulgadas posibilita que ahora iOS 8 pueda mostrar una fila más de iconos en pantalla, hasta llegar a los 28, aunque mantiene la opción de seguir mostrando la los 24 iconos tradicionales repartidos en 5 filas mediante la opción ‘Vista Zoom’ que agranda el tamaño de los iconos.

El resultado me parece muy desacertado –incluso en ocasiones se aprecian errores en la visualización de las notificaciones–aunque puede resultar útil para personas con problemas visuales.

Además, para facilitar el acceso sin necesidad de forzar el pulgar o mover la mano se ha habilitado una nueva función denominada ‘Reachability’ a la que se accede tocando –que no pulsando–, dos veces seguidas el botón de inicio, y que no hace otra cosa que bajar las cuatro filas de iconos superiores ocultando las dos de la zona inferior.

¿Útil? Sí. ¿Lo utilizaremos de forma habitual? Apostaría a que no.

Un efecto colateral del cambio de resolución en las pantallas de los nuevos iPhone, es el periodo de adaptación en las aplicaciones que se irá produciendo de forma paulatina durante las próximas semanas. No es algo nuevo, ya pasamos por el mismo proceso cuando el iPhone 5 salió al mercado.

De momento aquellas aplicaciones que todavía no se han adaptado se pueden seguir utilizando aunque o bien muestras bandas negras, o se ven muy grandes y distorsionadas. También son frecuentes los cortes de imagen y los parpadeos en las app que todavía no se han actualizado a los nuevos formatos.

Yo no tengo muchas apps instaladas en mi iPhone (actualmente unas 70), y en menos de una semana se han actualizado ya la gran mayoría. El mayor problema se produce en las aplicaciones de uso muy frecuente como WhatsApp, en las que todo se ve gigante y falto de definición, lo que resulta muy molesto.

Hardware y rendimiento

Si en lo referente a la pantalla Apple ha decidido, al menos para este iPhone 6, seguir siendo fiel a su filosofía, manteniéndose al margen de las tendencias del mercado, no podía ser menos en lo que a hardware se refiere.

En el corazón del iPhone 6 encontramos la nueva generación de procesadores Apple A8 de doble núcleo Apple Cyclone mejorados a 1.4 GHz con arquitectura ARMv8-A de 64 bits, GPU PowerVR GX6450 de cuatro núcleos y 1 GB de memoria RAM LPDDR3.

Para su fabricación Apple ha trabajado con procesos de 20 nanómetros –frente a los 28 Nm del anterior A7– lo que supone que en su interior encontramos hasta 2.000 millones de transistores, casi el doble que en la generación previa. Todo en un SoC más pequeño, lo que deja margen a Apple para poder evolucionar hacia un posible A8x.

Junto a él se encuentra la nueva versión del coprocesador de movimiento M8, encargado de recopilar los datos acelerómetro, brújula, giroscopio y ahora además, como novedad, también un barómetro encargado de registrar los datos de altitud. De esta forma libera de trabajo al procesador principal para que pueda dedicar todos sus esfuerzos a otras tareas.

Sobre el papel, y a grandes rasgos, estos datos no resultan nada sorprendentes y quedan empequeñecidos frente a las especificaciones de los grandes colosos Android, que se manejan desde hace tiempo con procesador de cuatro y ocho núcleos, velocidades altas de reloj y una cantidad de memoria RAM que en raros casos baja de los 2 GB.

Pese a su aparente debilidad sobre el papel, el rendimiento general de este iPhone 6 en las pruebas de campo ha sido excelente con un binomio entre hardware y software que funciona a la perfección. 

El iPhone 6 se mueve con una fluidez pasmosa, tanto por sus menús como a la hora de manejarse por las aplicaciones y juegos de última generación más exigentes, o navegar por la red. También se ha mejorado la respuesta de Touch ID, más rápido y preciso que en el iPhone 5S.

La gestión de la multitarea de iOS sigue siendo sobresaliente lo que hace que, a día de hoy, no se perciba como necesario un aumento en la memoria RAM. Aunque esto no quiere decir que la decisión de Apple de mantener el giga de memoria no me parezca arriesgada pensando en un futuro.

Por ahora, el único momento en el que la RAM se percibe como insuficiente siguen siendo a la hora de abrir varias pestañas en Safari, que tienen que recargarse de nuevo al volver a abrirse.

Estas sensaciones se ven además corroboradas por los benchmarks de rendimiento, tanto en los basados en Javascript ­–­que miden el rendimiento de la CPU–, como en aquellos que evalúan además el desempeño del procesador gráfico o GPU.

En la siguiente tabla puedes conocer las puntuaciones obtenidas por el Apple iPhone 6 en las diferentes pruebas realizadas durante su análisis.

Benchmark/CaracterísticaApple iPhone 6
Octane 2.07.711
Kraken4.514
Sunspider338
3D Mark Ice Storm Unlimited17.238
GFXbench 3 T-Rex2.864
Basemark OS II1.363
Geekbench 31.633 / 2.928

Si tienes alguna duda, aquí tienes un pequeño resumen de lo que mide cada benchmark:

  • Kraken, Octane y Sunspider: basados en Javascrip, resultan ideales para medir el rendimiento simple de la CPU.
  • 3D Mark Ice Storm Unlimited: rendimiento gráfico
  • Geekbench 3: velocidad del procesador
  • Basemark OS II: parecido a Antutu o Geekbench, pero multiplataforma.
  • GFXbench: rendimiento gráfico
Galería de fotosBenchmarks iPhone 6ver las 8 fotos

Entre todos los resultados resultan muy significativos los datos arrojados por Geekbench 3. Este benchmark se encarga de medir el rendimiento del procesador utilizando uno o todos sus núcleos (Single Core / Multi Core).

En el iPhone 6 el resultado en multicore casi dobla el resultado obtenido con un solo núcleo (1.633/2.928), algo lógico ya que dispone de dos. Sin embargo, los dispositivos Android no cumplen nunca con esta premisa. Lo puedes corroborar en la siguiente tabla comparativa:

ModeloGeekbench 3
Apple iPhone 61.633 / 2.928
Samsung Galaxy S5898 / 2.749
HTC One M8979 / 2.858
Sony Xperia Z3940 / 2.509
LG G3951/ 2.453
Xiaomi Mi41.011 / 2.814

La conclusión es que el procesador A8 de Apple consigue un rendimiento igual o superior al de los modelos Android de gama alta con procesadores multinúcleo y una velocidad de reloj más elevada (de hecho los expertos indican que la velocidad más alta sólo se puede utilizar durante periodos muy cortos, siendo los 1,3 GHz la frecuencia más óptima para un mejor rendimiento sin sobrecalentar el sistema).

Un dato significativo que pone en entredicho las críticas recibidas por Apple ridiculizando su ‘limitado’ hardware, catalogándolo de desfasado y anticuado antes incluso de su lanzamiento.

Software

El iPhone 6 incorpora, como no podía ser de otra forma, iOS8 como sistema operativo. Mucho se ha hablado ya de todas sus novedades, por lo que a mi me gustaría tan sólo indicar aquellas mejoras que más han llamado mi atención estos días durante el análisis del iPhone 6.

Tal vez las más destacadas sean las asociadas al teclado, además de la posibilidad de poder instalar teclados de terceros –con unos permisos de usuario más que discutibles, por cierto– hay que destacar el buen hacer de la función de texto predictivo y el botón de acceso directo a los emoticonos, aunque que sólo está disponible en el modo apaisado.

Apreciables también son las muchas mejoras en gestión general de la aplicación de correo, como la posibilidad de guardar un contacto directamente desde el mail o la opción de activar una notificación específica para la repuesta de un mensaje de correo concreto.

Por primera vez hacen aparición en iOS lo que sería el equivalente Apple de los widgets de Android. Se ubican la parte inferior de la zona del área de notificaciones por lo que son accesibles incluso con la pantalla bloqueada.

De momento no son muchas las aplicaciones de terceros con esta opción. Entre las más destacadas están Dropbox, Evernote o LinkedIn, además de las aplicaciones nativas de iOS del estado del tráfico, el calendario, los recordatorios, la bolsa y el resumen del día siguiente.

También se ha mejorado la gestión de las notificaciones, que ahora son más interactivas, lo que permite contestar directamente un mensaje de texto, marcar un correo como leído o posponer una cita del calendario o recordatorio, entre otras opciones.

Destacables también, la búsqueda global de Spotlight, o las mejoras de la organización de las fotos con la desaparición del confuso carrete por una carpeta de imágenes recientes, dejando para consulta global de imágenes los álbumes. Además, ahora se pueden ocultar parcialmente las imágenes, y las fotos eliminadas pueden recuperarse hasta 30 días después de ser borradas.

Cámara

Ya dijimos que en los últimos siete años, cada avance en la tecnología de la cámara del teléfono de Apple ha presentado grandes mejoras en la calidad de imagen, y el nuevo iPhone 6 y iPhone 6 Plus no alteran esta regla. Nuestro compañero Miguel Martínez ya realizó la semana pasada una completa comparativa entre los modelos de iPhone más recientes, así que no nos vamos a extender mucho más en este apartado.

Galería de fotosimágenes realizadas con iPhone 6ver las 48 fotos

Los nuevos smartphones de Apple son más rápidos en cuestión de enfoque (sobre todo el phablet de la marca, gracias a su estabilizador de imagen óptico). Las fotografías tomadas con la cámara del 6 muestran un mayor detalle y presentan menos ruido al trabajar en situaciones lumínicas adversas.

En la prueba de cámara del iPhone 6 y iPhone 6 Plus puedes ver una relación de imágenes con ejemplos de fotografías realizadas con los modelos de Apple desde el iPhone 4S, en situaciones de lo más variadas: luz día, contraluz, noche, interior, etc...

Si una conclusión puede extraerse de la comparativa es una mejora más que evidente del nivel de detalle de las imágenes obtenidas, sobre todo en condiciones de poca luz y una mayor luminosidad en las imágenes capturadas por el 6 Plus.

VER AQUÍ LA COMPARATIVA DE CÁMARA COMPLETA

Batería

La batería del iPhone siempre ha sido el punto más débil, y para solventarlo Apple ha dotado los nuevos modelos de una batería de mayor capacidad. En nuestro caso el salto no ha sido excesivo, ya que ha pasado de los 1.570 mAh de la batería del iPhone 5S, hasta los 1.810 mAh que tiene el nuevo iPhone 6.

En las pruebas de uso he percibido una ligera mejora en el rendimiento de la batería, aunque menos de los deseable. Con un uso intensivo, como el que he realizado durante los primeros días, a duras penas he conseguido aguantar el día completo, mientras que con un uso más normal –tengo que decir que juego bastante poco con el smartphone– he conseguido llegar a casa con un 30% de batería para afrontar el final de día y el primer tramo de la mañana siguiente. 

21 Trucos para ahorrar batería en tu iPhone 6 con iOS 8

La conclusión es que el pequeño aumento de la batería, junto a una mejor eficiencia energética del nuevo hardware, ha servido para ‘dar de comer’ a una pantalla de mayor tamaño y poco más. La autonomía con respecto al iPhone 5S ha mejorado, pero mucho menos de lo que se podría esperar y desear.

El tiempo de carga completo, partiendo de una batería totalmente agotada, es de unas 2 horas y 15 minutos. Los intervalos de carga resultan curiosos: en media hora se consigue llegar al 29% de carga, y en 90 minutos hasta el 87%, quedando los 45 minutos restantes para alcanzar sólo el 13% de batería restante. 

Conclusiones

Pantalla más grande, fabricación inmaculada con materiales de calidad y un nuevo y elegante diseño. Cómodo de manejar, y unas prestaciones hardware aparentemente inferiores con las que sin embargo consiguen plantar cara a los más fuertes de la clase. Todo ello, sin perder la esencia de un miembro de la familia iPhone. Eso es, a grandes rasgos, el nuevo iPhone 6.

Pese a todo, echo de menos ese elemento sorpresivo y diferenciador, ese detalle que otros no tienen y que siempre solían ‘regalarnos’ desde Cupertino con cada nueva generación de iPhone. Y es que creo que a Apple se le ha ido un poco la mano guardando cosas para lo que será el próximo iPhone 6S. Un modelo que mentalmente ya se puede atisbar en el horizonte sin demasiados esfuerzos: pantalla Full HD, 2 GB de RAM, cámara de mayor resolución etc.

En definitiva, el iPhone 6 es un smartphone por y para los seguidores de la manzana, con el que Apple no creo que consiga llamar la atención de muchos nuevos clientes, pero sí fidelizar aún más a todos los que ya tiene, que no son pocos…

Nuestra valoración

  • Diseño99/10
  • Pantalla88/10
  • Hardware99/10
  • Software99/10
  • Cámara88/10
  • Batería66/10
  • Conectividad1010/10
  • Calidad/precio77/10