Meizu M5, análisis y opinión

Lo mejor

  • WiFi AC
  • Lector de huellas rápido
  • Buena fluidez del sistema

Lo peor

  • Autonomía de batería en multitarea
  • No viene con Google Play preinstalado
  • Sin NFC
Imagen frontal de Meizu M5

M5 Meizu

Nota de análisis

71
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 6.0
    Tamaño 5.2 pulgadas
    Resolución 1280x720
    Cámaras 13/5 mpx
    Capacidad 3000 mAh
    Memoria Interna 16 GB, 32 GB
Meizu, con todo a por la gama de entrada

Las opciones a la hora de comprar un nuevo teléfono son muchas, más que nunca anteriormente. Por debajo de los 200€ se pueden encontrar ya terminales auténticamente competitivos, con características que hasta hace poco pertenecían a la gama alta. Uno de ellos es el Meizu M5, cuyo análisis hemos elaborado para ver cómo de bueno es con respecto a la competencia.

Por unos 149€, dependiendo de la tienda en la que lo compres, este móvil Android chino tiene unas prestaciones que a priori deberían ser suficientes para la mayor parte de los usuarios. De regalo incluye algunas que pueden considerarse premium, como por ejemplo el WiFi AC, mucho más rápido que el convencional.

Las características del Meizu M5 hacen que esta review se centre en valorar su relación calidad - precio, con todos los pros y contras que hemos encontrado en el proceso. Siempre sin perder de vista el precio, muy asequible para las especificaciones con las que cuenta.

Consigue el Meizu M5 en la página web oficial de la compañía

Procedemos a desglosar apartado por apartado nuestra opinión sobre el M5, ¿merece la pena comprarlo o hay que mirar otras opciones? Lo valoramos.

Diseño simple pero sólido

A primera vista, nada más echar manos a este dispositivo se nota que estamos ante un móvil asequible, con acabados en plástico, de ahí que su peso sea relativamente poco. No es un móvil grande ni aparatoso, ya que con sus 5,2 pulgadas de pantalla y tamaño de 147,3 x 72,8 x 8,2mm sólo se va a los 138g de peso. Es agradable llevarlo en la mano, especialmente si estás acostumbrados a otros más pesados. A medida que se hace más común ver smartphones con cuerpo metálico, también lo es que estos aumenten de peso.

Sin embargo, que sea plástico no significa que los acabados sean malos, al contrario. Al tacto no resbala y su diseño es simple pero elegante en todos los colores en los que está disponible. El cuerpo, eso sí, es unibody, así que acostúmbrate a usar el pincho que viene con su caja para extraer la MicroSD y NanoSIM.

Este móvil cuenta con los botones tradicionales, de volumen, apagado y encendido y Home. No tiene botones físicos de retroceso y menú, o al menos no a la vista. Sí que están integrados en el panel táctil a la derecha del botón de Home.

Galería de fotosFotografías del Meizu M5ver las 13 fotos

El botón Home destaca por hacer su función de siempre cuando se presiona y de Retroceso cuando sólo se pulsa en él. Es novedoso, pero no se entiende entonces que haya espacios a derecha e izquierda del mismo, totalmente desaprovechados sin la presencia de otros botones. Además, este botón físico también hace las veces de sensor de huellas dactilares.

Todas las conexiones están en la zona inferior, tanto el USB como el jack de auriculares de 3.5mm. Se agradece que se haya situado aquí la conexión para el audio, pues es mucho más cómodo a la hora de meter y sacar el móvil del bolsillo cuando se escucha música. 

Esto es todo lo que debes tener en cuenta a la hora de comprar un nuevo teléfono

En el aspecto meramente práctico, en esta review hemos comprobado sostener el Meizu M5 en la mano es cómodo, aunque por la textura de su tapa trasera no extraíble hay un inconveniente no poco habitual: las huellas. A poco que haga un poco de calor, a las huellas dactilares se le une el sudor, estropeando y mucho el aspecto de este smartphone que no es nada feo.

Su diseño es muy parecido a toda la gama M de la marca. No hay que confundir este dispositivo con el M5 Note. Meizu siempre saca una versión estándar y otra mayor, la Note. Ambos comparten especificaciones y diseño, incluido los materiales y la distribución de las conexiones.

La pantalla más habitual en este segmento

En la gama de entrada es habitual ver ya pantallas de calidad, IPS LCD, aunque pocas por encima del HD 720p. Incorporar un panel Full HD es caro, por lo que no se puede achacar a Meizu que no lo haya hecho en este terminal

Suficiente es que la nitidez de la pantalla sea bastante buena, al igual que la luminosidad. Cierto es que se ven algunos píxeles si te acercas mucho, aunque por otra parte la respuesta táctil es excelente. Especialmente destacable es la calidad de los colores, algo en lo que suelen patinar muchos fabricantes de móviles chinos.

El panel se ve bien, con algunos peros pero sin llegar a aguar la calidad que se puede esperar cuando pagas menos de 149€ por un móvil. Incluso los ángulos de visión son aceptables, sin dar imagen “en negativo” cuando miras desde un lateral.

Una pega que se puede poner en este análisis del Meizu M5 es que, pese a que la pantalla es bastante luminosa, utilizarlo en exteriores no es todo lo recomendable que cabría desear. Los reflejos son muchos y muy marcados, haciendo complicado disfrutar de la experiencia en entornos soleados o incluso con luz artificial fuerte.

Un interesante añadido, cada vez más habitual en cualquier segmento, es la posibilidad de regular la temperatura del color y el tamaño de los objetos en pantalla. Tanto para leer en la oscuridad como para personas con dificultades visuales puede resultar de utilidad, aunque la mayoría de los usuarios jamás utilicen este extra.

IPS, Amoled, TFT...¿cuál es el mejor tipo de pantalla para tu móvil?

Como siempre que hablamos de smartphones venidos de China, nos vemos obligados a señalar la presencia de un molesto marco negro en torno a la pantalla. La tendencia en 2017 parece que serán los móviles sin biseles, aunque en este caso sus 5,2 pulgadas de pantalla se ven un poco desaprovechados por esta seña de identidad de los móviles chinos. Al menos no se hace tan presente en el M5 de color negro, el que hemos utilizado para esta prueba.

Un Android poco habitual pero igualmente eficiente

Antes de proceder con nuestra opinión sobre la estabilidad o fluidez del sistema, hay que hacer un inciso sobre la capa de personalización de Meizu. Es Flyme y está basada en Android 6.0 Marshmallow.

En este sentido se debería exigir más al fabricante. A estas alturas Android Nougat es ya una realidad, por lo que no estaría de más que al menos tuvieran planes de actualización a corto plazo para sus teléfonos.

Su interfaz no está completamente traducida al español. Sí en su mayoría, pero no descartes encontrar algunos menús o notificaciones que aún están en chino. Nada que pueda impedirte el uso y disfrute del teléfono, pero ahí están y hay que mencionarlo.

Otro inconveniente no menos importante es la forma de instalar las aplicaciones de Android. Por algún motivo, Flyme no viene con Google Play como tienda de aplicaciones, sino una propia de Meizu llamada Hot Apps. Desde allí puedes instalar algunas apps, aunque lo más recomendable es que instalar Google Play Servicios, un pack que incluye todo lo fundamental para que el M5 sea un móvil Android de verdad.

Apenas se tarda un minuto en configurar el móvil para que todo vaya con normalidad, aunque si no vas avisado de antemano puedes volverte loco intentándolo. Durante los primeros minutos es un poco chocante porque pese a ser un dispositivo Android no tienes la sensación de estar usando Android, sino algo parecido.

Al igual que otros fabricantes del país asiático, Meizu da prioridad a la tematización del software. Viene con tienda de temas preinstalada y la opción de registrarte con una cuenta Flyme. No es imprescindible, aunque no hacerlo impide la instalación de temas, iconos y otros añadidos.

Entre el software modificado está el teclado, uno propio de Meizu, que tiene quizás tantas opciones que se puede considerar spam. No tiene sentido que el teclado virtual incluya atajos que te llevan a la tienda de aplicaciones y que puedes pulsar sin querer, haciendo que la experiencia se convierte en un auténtico incordio.

También hay una opción a la que no le hemos encontrado demasiada utilidad. Se llama Smart Touch y permite ejecutar acciones como retroceder al menú anterior moviendo una especie de joystick virtual en pantalla. No la hemos utilizado demasiado porque realmente no aporta una funcionalidad clara.

La interfaz de Flyme es agradable, con iconos redondeados y Material Design. Viene sin cajón de aplicaciones, algo a lo que ya nos hemos terminado de acostumbrar. Es intuitivo y no tiene nada que envidiar en cuanto a estabilidad a cualquier otra versión de Android que esté hoy por hoy en el mercado. De hecho, no hemos sufrido ningún error o bug en lo que hemos tardado en elaborar este análisis del Meizu M5, lo que nos hace formarnos una opinión bastante buena al respecto.

Como conclusión, hay que decir que si se obvia el pequeño inconveniente mencionado con los servicios de Google Play, el software es bastante competente y fácil de usar.

Especificaciones por encima de la competencia directa

De entrada, las especificaciones del M5 no son impresionantes. 2GB de RAM y un procesador Mediatek MT6750 de ocho núcleos son suficientes para hacer que un smartphone funcione bien, sin alardes. Así es, como hemos comprobado. La ralentización sólo aparece cuando se utilizan todos sus recursos de forma intensiva, como a la hora de actualizar varias aplicaciones o cuando se ejecutan varias aplicaciones a la vez.

También tiene una versión con 3GB de RAM y 32GB de almacenamiento interno, a diferencia de la que hemos podido probar, que sólo cuenta con 16. En ambos casos se puede ampliar su capacidad hasta los 256GB con una MicroSD, espacio suficiente para almacenar juegos, fotos y otros contenidos multimedia.

El problema que presentan los móviles con sólo 16GB de almacenamiento es que el SO ya ocupa buena parte de esa cantidad, lo que significa que con pocas aplicaciones ya tendrás problemas de espacio.

Con los números en la mano, no queda más que comprar este dispositivo con su competencia más directa: los Redmi de Xiaomi, especialmente los 3 y 4 en sus modelos normales y Note.

CaracterísticaMeizu M5Xiaomi Redmi 4aSamsung Galaxy J3 2016
ProcesadorMediatek MT6750Snapdragon 425Spreadtrum SC9830
Memoria RAM2GB2GB1,5GB
Pantalla5,2 "IPS LCD 720p (282 ppi)5" IPS LCD 720p (296 ppi)5" Super AMOLED 720p
Batería3070 mAh3120 mAh2600 mAh
Almacenamiento Interno16GB16GB8GB
Precio154€100€ (China)120€

No es un móvil que esté a la altura de un gama media o alta, pero funciona bien y sin lag en la mayoría de las ocasiones. Ahora que los 2GB de RAM comienzan a quedarse atrás en favor de los 3 e incluso 4GB, hay que exprimir mucho el hardware para que la fluidez haga acto de presencia, y en este caso lo han conseguido.

Además, el lector de huellas es rápido y preciso a la hora de desbloquear el móvil, y eso se agradece bastante. Ningún problema para detectar varias de las huellas registradas.

Los videojuegos más exigentes funcionan, aunque no de forma fluida si los ejecutas con los gráficos al máximo. La GPU gráfica del Meizu M5, Mali T860MP2, da para lo que da, sin exigencias. Puedes jugar con gráficos más discretos y disfrutando de una buena experiencia de usuario. Hemos probado Asphalt Xtreme y Real Racing 3.

Para medir, cuantificar y comparar el rendimiento de este dispositivo, hemos ejecutado los benchmarks habituales: AnTuTu, GeekBench, GFXBench y 3DMark. Sirven para hacernos una idea de cómo de potente es este móvil con respecto a otros, aunque como hemos mencionado ya, su punto fuerte no es ofrecer un rendimiento excelente, sino uno bueno a un precio asequible.

Se queda en una posición discreta, como era de esperar. Su rendimiento gráfico y de procesador alcanza a duras penas a los topes de gama de hace dos o tres años, como por ejemplo el Samsung Galaxy S5 o el OnePlus One. ¿Por qué es un buen móvil entonces? Porque no todo es potencia a la hora de valorar la experiencia de usuario.

Galería de fotosRendimiento del Meizu M5 en los benchmarkver las 11 fotos
Una cámara discreta

En este apartado vamos a comenzar la casa por el tejado, es decir, por la conclusión que hemos alcanzado tras la prueba del Meizu M5. Su cámara es discreta, cumplidora pero con algunos inconvenientes. Cuenta con 13MP en la cámara delantera y 5MP en la trasera y una resolución máxima de 4160 x 3120.

De las pegas que hemos encontrado, destaca la dificultad para capturar algunos colores, particularmente los más vivos. Puede que en las imágenes que adjuntamos no se aprecie, pero os podemos confirmar que en vivo eran mucho más brillantes y llamativos que en las fotos que hace el M5.

Es especialmente flagrante en entornos cerrados y con relativamente poca luz. Si el color no brilla en exceso, la foto luce apagada y sin viveza. Ni que decir tiene que en entornos nocturnos la cosa empeora aún más, a no ser que estés bastante cerca del objeto que quieres fotografíar, en cuyo caso su Flash Dual LED lo pondrá más fácil.

Galería de fotosFotografías realizadas con el Meizu M5ver las 16 fotos

Por lo demás, la nitidez de las texturas es bastante aceptable. También lo es la estabilización digital de imagen, aunque pueda parecer lo contrario en el momento de hacer la foto. Tarda en almacenarla en la memoria del teléfono, aunque no por eso sale movida. Lo normal es que las fotos salgan a la primera todo lo bien que pueden salir con este móvil.

Una última pega: el macro tiene auténticos problemas para enfocar desde cerca objetos pequeños. Siendo ese su objetivo, en líneas generales es bastante cuestionable que Meizu haya conseguido meter una buena cámara dentro del M5.

La aplicación de cámara es sencilla, con una interfaz parecida a la que equipa ya la mayoría de marcas. Entre otros tiene modo manual, macro y GIF, por si quieres elaborar directamente tus imágenes animadas. La grabación de vídeo en en Full HD 1080p.

Autonomía con altibajos

La autonomía de batería es con toda probabilidad lo peor que hemos encontrado durante el análisis del Meizu M5. Aunque las prestaciones están por encima de otros móviles de su mismo precio, su autonomía tiene demasiados altibajos.

Con 3070 mAh de capacidad, tampoco es que se pueda exigir una duración fuera de lo normal. El problema es que a duras penas aguanta más de un día sin pedir un enchufe de forma urgente. Y si te dedicas a ver vídeo o a jugar, mucho menos.

Las mejores baterías portátiles para móvil

Como contraparte, tiene casi nueve horas de reproducción de vídeo en streaming a través de Netflix, una cantidad bastante impresionante. Parece que el consumo de la pantalla es muy liviano mientras que el de otros componentes no lo es. Esto puede deberse a un problema de optimización en multitarea.

Cuenta con modo ahorro de batería, pero no es de demasiada ayuda cuando ésta baja del 30%. Hemos podido comprobar que este tercio restante apenas es suficiente para unas tres horas si sigues utilizando aplicaciones como Twitter y Facebook con normalidad. Si estás fuera de casa y te ves en esa situación, tienes un problema bastante importante.

Otra ventaja es que al menos no tarda mucho en cargarse por completo. En apenas dos horas puedes pasar del 10 al 100%, más rápido que otros terminales. No tiene carga rápida y tampoco sería justo exigirla, ya que se trata de una característica que ahora está comenzando a llegar a la gama media.

En la caja incluye su cable de carga y adaptador de corriente alterna, todo lo necesario para cargarlo y transferir datos desde un ordenador.

WiFi AC, la gran sorpresa

La review del Meizu M5 guarda una gran sorpresa en sus entrañas, una característica que pocos ofrecen por debajo de los 200€. Es el WiFi AC, un estándar de conexión mucho más veloz que el tradicional a/b/g/n, el que incluyen todos los móviles hoy día.

Eso sí, para disfrutar de él necesitas un Router WiFi compatible con la banda de 5GHz, la que posibilita que el WiFi sea casi tan rápido como el Ethernet.

Es de agradecer que el fabricante haya extendido esta opción es un móvil tan barato. Durante la review del Meizu M5 hemos disfrutado de ella, y es que una vez que te acostumbras a navegar a toda velocidad en casa, no quieres volver a la conexión anterior.

WiFi AC, el WiFi más rápido que el cable. ¿Lo conoces? 

Al margen del WiFi AC, este smartphone cuenta con Bluetooth 4.0 y 4G LTE, aunque no con infrarrojos. La conexión USB es a través de MicroUSB 2.0, dejándose en tintero el nuevo USB Tipo C. Es paradójico que se haya prescindido de esta característica y no del WiFi de banda dual.

No es la única renuncia de Meizu, y tampoco es la más importante. Sorprende que no tenga NFC, una característica que empieza a hacerse imprescindible con los pagos móviles.

El altavoz, localizado en la parte inferior, es bastante limitado. El sonido suena bastante hueco, distorsionándolo a medida que aumenta de volumen. Si le vas a dar un uso básico es suficiente, pero desde luego no es recomendable para amantes de la música.

De los mejores móviles chinos para comprar desde España

A la hora de formarnos una opinión sobre si merece o no la pena comprar el Meizu M5, hay que poner en una balanza varias cosas. La primera es evidentemente el precio, de 149€, que nos lleva a una pregunta ineludible: ¿se puede comprar algo mejor por ese precio? La respuesta es un rotundo: complicado.

Hoy en día, móviles 4G baratos hay muchos, pero que funcionen tan bien como el M5 no. Está claro que tiene sus problemas, como una cámara discreta tirando a regular y una autonomía de batería reducida, pero en líneas generales merece cada uno de los euros que cuesta.

Si miramos a la competencia, especialmente a Xiaomi, se pueden obtener móviles mejores por poco más. Eso sí, el Meizu M5 lo puedes comprar en España a través de la página oficial de la marca con todas las garantías legales.

Si eres un usuario exigente, te verás limitado por sus 2GB de RAM o por un procesador de gama de entrada. Si no lo eres tanto, la optimización del software hace que sus especificaciones sean más que suficientes para navegar por Internet, usar WhatsApp, Twitter e incluso jugar a algunos juegos.

El diseño es sólido, pese a ser de plástico, y este móvil incluye un lector de huellas dactilares bastante bueno y WiFi AC. Sinceramente, no se puede pedir más por menos, aunque sí se puede pedir más si estás dispuesto a rascarse el bolsillo.

Nuestra valoración

  • Diseño77/10
  • Pantalla77/10
  • Hardware77/10
  • Software77/10
  • Cámara77/10
  • Batería77/10
  • Conectividad77/10
  • Calidad/precio88/10