Moto G5, análisis y opinión

Lo mejor

  • Precio de derribo
  • Carcasa extraíble
  • Interfaz pura de Android
  • Tiene Radio FM

Lo peor

  • Tonos amarillentos en la pantalla
  • Rendimiento se queda corto
  • 16 GB de memoria
  • No tiene brújula
Moto G5 en vídeo

Decid hola al más pequeño de los nuevos Moto G de 5ª generación

Motorola (una compañía que, recordemos, desde el lanzamiento del Moto G3 está en manos de Lenovo) no ha faltado a su cita anual de lanzar nuevos modelos de su popular familia Moto G de móviles de gama media, y con los nuevos Moto G de 5ª generación aspira a luchar en la más que competida franja de los móviles por entre 150 y 300 euros. Al mismo tiempo que la compañía sigue fiel a su idea de introducir el concepto de móvil modular en el mercado de la gama alta -con el Moto Z y el Moto Z Play-, la empresa tampoco se olvida del teléfono que le otorgó buena parte del éxito que acumula hoy en día.

Este año, Motorola ha dejado atrás el tamaño phablet de sus Moto G4 (5,5") y Moto G4 Plus (5,5") para dar el salto a unas dimensiones de pantalla mucho más compactas: cinco pulgadas para el Moto G5, el móvil que protagoniza este análisis, y 5,2 pulgadas para su hermano mayor, el Moto G5 Plus. Por lo tanto, partimos de la base de que este año por fin existe un verdadero motivo para elegir entre los dos nuevos Moto G de 5ª generación.

Nuestro análisis del Moto G5 con opiniones a fondo

Para aquellos que no lo recuerden, el año pasado Motorola tomó la extraña decisión de incorporar unas especificaciones técnicas prácticamente idénticas en sus dos Moto G4: tanto el G4 como el G4 Plus tenían el mismo tamaño de pantalla, el mismo modelo de procesador e, incluso, la misma capacidad de batería. Lo único que cambiaba entre uno y otro era la calidad de la cámara principal (y la presencia del lector de huellas); por lo demás, era difícil encontrar otros motivos para recomendar uno u otro. Y si queríamos un modelo compacto, no nos quedaba otra que irnos al Moto G4 Play.

Pudimos probar en su día todos los Moto G de 4ª generación: puedes leer aquí el análisis del Moto G4, aquí el del Moto G4 Plus y aquí el del Moto G4 Play

Los Moto G de 5ª generación, en cambio, se diferencian en muchas más cosas. Este año tenemos dos modelos: el Moto G5 y el G5 Plus, y entre ambos existen diferencias que abarcan prácticamente todas las características que un teléfono puede tener: el tamaño de la pantalla, el procesador, la cámara principal o la capacidad de la batería son ejemplos de especificaciones que varían entre un modelo y otro, así como también hay un detalle de diseño que uno sí tiene y el otro no.

Estas diferencias explican por qué uno cuesta menos de 200 euros, y el otro, cerca de 280 euros. El Moto G5 de este análisis es el más barato de los nuevos Moto G, y por lo tanto es también el que incorpora unas especificaciones técnicas más modestas (especialmente si se compara con su hermano mayor). Es un terminal que entra a competir directamente contra alternativas tales como el Samsung Galaxy J5 (2016), disponible por 150 euros, el BQ Aquaris U Plus, disponible por 175 euros, o el Huawei P8 Lite (2017), por unos 220 euros.

 Moto G5Moto G5 PlusMoto G4 PlusMoto G4Moto G4 PlayMoto Z Play
Pantalla5"5,2"5,5"5,5"5"5,5"
Resolución1.920 x 1.080 píxeles1.920 x 1.0801.920  x 1.0801.920 x 1.0801.280 x 7201.920 x 1.080
ProcesadorSnapdragon 430Snapdragon 625Snapdragon 617Snapdragon 617Snapdragon 410Snapdragon 625
RAM/Memoria2-3 GB /16- 32-64 GB (con microSD)3 GB / 32-64 GB (con microSD)2-3-4 GB / 16-32-64 GB (con microSD)2 GB / 16-32 GB (con microSD)1-2 GB / 8-16 GB (con microSD)3 GB / 32 GB (con microSD)
Precio

+-188 euros / +-209 euros

 

279 euros (en oferta)+-225 euros+-174 euros+-135 euros+-439 euros

El Moto G5, para empezar, es el más compacto de los nuevos Moto G. Pero el tamaño de la pantalla no es ni de lejos la única novedad que ha introducido Motorola en su familia Moto G, especialmente si nos remontamos hasta aquel mítico lanzamiento del Moto G (2013): este año tenemos también la introducción de los acabados metálicos en la carcasa, la llegada del lector de huellas y una importante renovación en el apartado del rendimiento, entre otros.

El Moto G5 encima de su hermano mayor, el Moto G5 PlusEl Moto G5 Plus apoyado sobre su hermano mayor, el modelo Plus

La gama media ha evolucionado mucho desde el año 2013, y también lo han tenido que hacer los Motorola Moto G para no quedarse atrás en esta carrera. La compañía ha escuchado buena parte de las peticiones que arrastraba desde el lanzamiento de los Moto G4, pero sus nuevos Moto G de 5ª generación deberán abrirse paso en un mercado en el que fabricantes como Huawei, Samsung o LG no dejan ni el más mínimo espacio para la competencia.

Estos fueron los mejores móviles de gama media que nos dejó el año pasado

En este análisis del Moto G5 vamos a analizar a fondo todas y cada una de las características de este teléfono: ¿qué tal se ve su pantalla? ¿Cómo se comporta el rendimiento de su procesador -el cual, por cierto, es el mismo que el que incorporan teléfonos como el Nokia 6 o el LG Stylus 2-? ¿La cámara hace buenas fotografías? ¿La batería llega hasta el final del día? Todas esas, y muchas otras más, son las preguntas que vamos a resolver en esta review.

Diseño: el metal no impide que la carcasa sea extraíble
Galería de fotosDiseño del Moto G5: Fotos del móvil de gama mediaver las 14 fotos

Pese a que pueden parecer idénticos a primera vista, la realidad es que hay un mundo de diferencia entre los diseños de los nuevos Moto G de 5ª generación. Es cierto que los dos modelos son métalicos, y también es cierto que ambos siguen unas líneas de diseño similares, pero en este análisis del Moto G5 veremos que hay motivos de sobra para considerar la elección de uno u otro en función de algunos pequeños detalles de su carcasa. El primero de estos pequeños detalles es la carcasa extraíble, algo que el G5 Plus no tiene.

Resulta que el Moto G5 incorpora una carcasa extraíble, y cuando decimos "extraíble" nos referimos a que la tapa trasera se puede levantar para llegar hasta la batería (la cual, por cierto, resulta que también es extraíble). Pocos móviles han seguido fieles a lo que en su día fue todo una moda con las carcasas extraíbles, y lo que Motorola ha hecho es todo un rara avis dentro del mercado actual de la telefonía móvil. En cualquier caso, bienvenida sea la inclusión de la carcasa extraíble.

El Moto G5 tiene carcasa extraíble, cosa de la que no puede presumir su hermano mayor, el G5 Plus

Pero no nos adelantemos a los acontecimientos, y entremos en detalles en este análisis del Moto G5 hablando más en profundidad del diseño de este teléfono. Lo primero, las medidas: este móvil alcanza los 144,3 x 73 x 9,5 milímetros, con un peso de 145 gramos. Lo podéis poner en perspectiva en la siguiente tabla comparativa, pero os invitamos a que os fijéis especialmente en el ancho (la segunda fila) de todos los móviles que aparecen ahí.

 Moto G5Sony Xperia XA1Xiaomi Redmi 4XZTE Blade V8 LiteNokia 3
Largo144,3 mm145 mm139,2 mm143 mm143,4 mm
Ancho73 mm67 mm70 mm71 mm71,4 mm
Grosor9,5 mm8 mm8,7 mm8 mm8,5 mm
Tamaño de pantalla

5"

5"

5"

5"

5"

Efectivamente, el Moto G5 es el móvil con las mayores dimensiones de anchura de todos los teléfonos de cinco pulgadas que han salido al mercado en los últimos meses. ¿El motivo? Muy sencillo: tiene unos marcos bastante grandes a los lados de la pantalla, y eso es lo que impide que pueda aprovechar mejor el frontal de su diseño. Y se trata de un detalle que no se limita solamente a los números, ya que en la práctica es algo que también salta a la vista cuando lo comparas con cualquier otro terminal de cinco pulgadas.

¿Sabes cuál es el móvil más popular de Motorola en Amazon?

Es algo que no debería sorprender a cualquiera que haya tenido en sus manos el Moto G4 Play, ya que este modelo de cinco pulgadas lanzado a mediados del año pasado alcanzaba un también nada despreciable ancho de 72 milímetros. Buen tirón de orejas se merece Motorola por no haber conseguido mantener la anchura en los 72 milímetros... o al menos sin pasar hasta los 73 que tiene el Motorola Moto G5.

Los grandes marcos laterales son, con diferencia, la característica que menos nos ha gustado del diseño en este análisis del Moto G5

En cualquier caso, esa sería una de las dos únicas pegas que le pondríamos al diseño del Moto G5 en esta review. El otro "pero" que nos ha dejado el diseño es que, pese a que estamos ante un teléfono que Motorola anuncia como un terminal con un "diseño metálico de precisión", la realidad es que solamente es de metal la parte central de la carcasa trasera; todo lo demás, o es de plástico o al menos transmite la sensación de serlo. Era algo de esperar en un teléfono que cuesta menos de 200 euros, pero esa afirmación tan certera de la marca puede llevar a confusión.

De hecho, si nos pusieran a ciegas un Moto G5 en la mano -sin revelarnos que se trata de este modelo de teléfono en concreto- diríamos que es un teléfono robusto, con un diseño muy bien pulido y con un tacto agradable en la mano. Pero esa insistencia de Motorola de hablar de acabados de aluminio en la página oficial del teléfono es la que nos obliga a decir alto ahí: este terminal tiene un buen diseño, pero de ahí a que pueda presumir de acabados premium hay un mundo.

¿Diseño premium o simplemente un buen acabado y punto? Lo discutimos en nuestras opiniones sobre el Moto G5

Desde otra perspectiva, el hecho de que no se trate de una carcasa cien por cien metálica no le quita al Moto G5 un tacto agradable y cómodo en la mano. Es uno de esos móviles que se manejan con soltura en la mano, algo a lo que sin duda contribuye también su compacto tamaño. Y, por cierto, señalar también que hablamos de un teléfono resistente a las salpicaduras del agua (que no resistente al agua, ojo).

Damos nuestras opiniones sobre el diseño en este Moto G5, análisis a fondo

Tal y como indicábamos al comienzo de este apartado, elegir entre el Moto G5 y el Moto G5 Plus teniendo en cuenta el factor del diseño es una decisión en la que la balanza se inclina claramente hacia el segundo. El diseño del G5 Plus tampoco es perfecto, y claro que tiene muchos aspectos criticables, pero al menos su carcasa trasera sí transmite esa sensación metálica que al hermano pequeño de la familia Moto G tanto le cuesta conseguir.

Moto G5 a un lado del Moto G5 PlusMoto G5 (izquierda) a un lado del Moto G5 Plus (derecha)

Es evidente que el Moto G5 no va a entrar a competir en diseño contra alternativas como el Huawei P8 Lite (2017), el Nokia 3 o el Xperia XA1 de Sony, pero no hay que olvidar que estamos hablando de un teléfono que ofrece otras características que esos competidores no tienen en conjunto: carcasa extraíble, interfaz pura de Android, gestos en el lector de huellas...

El diseño es solamente uno de los aspectos que debes tener en cuenta a la hora de comprar un móvil nuevo

Este año, si lo que queréis es un Moto G con unos acabados de más alta calidad, os recomendamos que os planteéis la compra del Moto G5 Plus; si el diseño no es un factor decisivo para vosotros, entonces os confirmamos que el Moto G5 cumple con los estándares mínimos de calidad. Y si sois más exigentes con el diseño, lo mejor será que busquéis otras alternativas más allá de los móviles Moto G.

Detalle de la parte superior de la pantalla

Pero llevamos ya un buen trecho hablando de nuestras opiniones del diseño del Moto G5, y todavía no hemos hecho un repaso rápido a los componentes de su carcasa. Empezando por la parte frontal, lo único que veremos encima de la pantalla es la cámara frontal y el altavoz, el cual no olvidemos que hace a su vez tanto la función de altavoz de las llamadas como la del altavoz multimedia.

El lector de huellas del Moto G5 está debajo de la pantalla, y funciona a modo de superficie táctil

Debajo de la pantalla, lo único que tenemos es el lector de huellas, que funciona a modo de superficie táctil (es decir, no hace falta pulsarlo: basta con apoyar el dedo para que se desbloquee el teléfono). Ese pequeño orificio que se puede ver a la derecha del lector no es otra cosa que el micrófono; no lo busquéis en el Moto G5 Plus, porque en este otro modelo resulta que Motorola ha ocultado este orificio moviéndolo a la parte inferior del móvil (entre el el puerto de carga y la salida de auriculares).

40 pequeños grandes trucos para Android

En lo que se refiere a los botones virtuales del sistema operativo (el triángulo para Ir hacia atrás, el círculo para el Inicio y el cuadrado para el Menú apps abiertas en segundo plano), no podemos dejar de recordar que, con los nuevos Moto G5, este año Motorola nos permite sustituir todos estos botones por gestos en el lector de huellas. Lo discutiremos más a fondo en el apartado de "Interfaz".

Los botones físicos de encendido y volumen están en el lateral derecho

En el lateral derecho, lo que tenemos es el botón físico de volumen y el botón de encendido (este último con un diseño rugoso que ayuda a encontrarlo al tacto), ambos con un toque robusto que no transmite la sensación de que bailen en exceso al pulsarlos. Un detalle curioso de este Moto G5 es que, cuando sacamos la tapa trasera, resulta que también se separan los botones físicos del propio teléfono: estos botones están integrados en la tapa trasera, y no en el cuerpo de la propia carcasa.

Para ir terminando el repaso del diseño, permitidnos que digamos que en la parte inferior se encuentra el puerto microUSB, mientras que arriba tenemos la salida minijack de audio. Y no busquéis la bandeja de la SIM ni arriba ni abajo, porque no está en ninguno de los laterales del teléfono.

La ranura de la SIM y el espacio para la microSD se encuentran debajo de la carcasa

Resulta que la bandeja de la tarjeta nanoSIM (existe una versión Dual-SIM del Moto G5, por cierto), así como también el puerto de la ranura de la tarjeta microSD, se encuentran ocultos debajo de la carcasa. Para acceder a ellos no solamente es necesario levantar la tapa trasera, sino que también debemos quitar la batería, con el consecuente reinicio del teléfono que ello supone.

Dado que introducir una tarjeta SIM o extraer la microSD no es algo que vayamos a hacer a diario (¿no?), no nos parece excesivamente molesto que Motorola haya decidido esconder estos puertos debajo de la carcasa. Recordemos que este detalle es solamente característico de este modelo, ya que en el Moto G5 Plus (el que no tiene carcasa extraíble) a ambos puertos se accede desde una bandeja ubicada en la parte superior del móvil.

Toma nota: Cómo elegir la mejor tarjeta microSD para tu móvil

Pero a lo largo de esta prueba del Moto G5 tendremos la oportunidad de disparar opiniones a diestro y siniestro sobre muchos otros aspectos del diseño de este teléfono, así que si os habéis quedado con alguna duda lo mejor será que sigáis leyendo el análisis. Ahora, vayamos a por el apartado de "Pantalla".

Pantalla: igual que en el Moto G5 Plus

Sigamos con el análisis del Motorola Moto G5 hablando de la pantalla

Pese a que estamos hablando de un teléfono de cinco pulgadas, Motorola ha decidido que ya es hora de dejar atrás la resolución HD (1.280 x 720) que durante tantos años ha acompañado a las pantallas de los móviles que se movían en este rango de tamaño/precio. En lugar de eso, lo que tenemos en la teoría es exactamente la misma pantalla que en el G5 Plus: panel IPS LCD, resolución Full HD (1.920 x 1.080 píxeles) y una densidad de píxeles que, gracias al inferior tamaño del panel, es incluso superior a la de su hermano mayor (441 ppi).

Lo único que diferencia las pantallas de los Moto G de quinta generación es el tamaño de sus paneles. Está el de cinco pulgadas, que es precisamente el Moto G5 que protagoniza esta review, y también tenemos el de 5,2 pulgadas, que es el Moto G5 Plus. De esta forma, los usuarios tienen una mínima posibilidad de escoger entre dos dimensiones que, pese a que se diferencian por tan solamente 0,2 pulgadas, representan un importante salto en el manejo con una sola mano.

IPS o AMOLED, ¿cuál es mejor?

Habiendo tenido ambos móviles en la mano, puedo confirmar que el Moto G5 sí se puede manejar a la perfección con una sola mano: si sostenemos el teléfono con la mano derecha, podremos llegar con el dedo pulgar incluso hasta la esquina más alejada de la pantalla. El G5 Plus también se puede utilizar con una única mano durante la mayor parte del tiempo, pero tarde o temprano hay momentos en los que te obliga a recurrir a la otra mano (o forzar la postura de la misma mano) para llegar hasta opciones concretas de algunas aplicaciones.

 Moto G5Moto G5 Plus
Tamaño de pantalla5"5,2"

Distancia de esquina a esquina (de la pantalla)

12,7 cm13,2 cm
Ancho (de la pantalla)

+-6,5 cm

+-6,7 cm

Altura (de la pantalla)+-11,3 cm+-11,8 cm

Para muestra de ello, un ejemplo: abrimos la aplicación de Google Play Music tanto en el G5 como en el G5 Plus, y sujetamos cada móvil con la mano derecha (primero probamos con uno, y después, con el otro). En la prueba del Moto G5 podemos llegar con el dedo pulgar hasta el icono de las tres líneas paralelas que aparece en la parte superior izquierda de la aplicación, mientras que en el G5 Plus nos vemos obligados a inclinar ligeramente el teléfono para alcanzar ese mismo icono.

¿Qué tal se maneja con una sola mano este móvil de Motorola? Lo resolvemos en esta review

Regresando a la cuestión de la calidad de la imagen, podemos ver que la teoría dice que ambas pantallas deberían ofrecer una idéntica calidad de imagen. Y si la teoría dice que ambas pantallas son idénticas, significa que al panel del Moto G5 se le deberían poder aplicar las mismas palabras textuales que le dedicamos en su análisis a la pantalla de su hermano mayor: "la pantalla de este dispositivo no tiene ningún punto criticable, y es la típica pantalla que se limita a cumplir con las expectativas que un usuario puede tener en un terminal de este rango de precio".

 Moto G5Moto G5 PlusMoto G4 PlaySony Xperia XA1Google Pixel
Tamaño pantalla5"5,2"5,5"5"5"
Resolución1.920 x 1.080 píxeles1.920 x 1.080 píxeles1.920 x 1.080 píxeles1.920 x 1.080 píxeles1.920 x 1.080 píxeles
Densidad de píxeles441 ppi424 ppi401 ppi441 ppi441 ppi
Tipo de panel

IPS LCD

IPS LCD

IPS LCD

LTPS IPS LCD

AMOLED

Pero insistimos tanto en decir en la teoría porque, en la práctica, sí hay diferencias entre las pantallas de los nuevos Moto G. Quizás no nos hubiéramos dado cuenta de esta diferencia de no haber tenido la posibilidad de comparar los dos Moto G5, pero ha sido precisamente esta comparativa la que nos ha permitido darnos cuenta de que la pantalla del Moto G5 tiene una tonalidad significativamente más amarillenta que la del Moto G5 Plus.

La pantalla del Moto G5 frente a la del G5 PlusLa pantalla del Moto G5 (izquierda) frente a la del Moto G5 Plus

Es un detalle que tan solamente se llega a ver cuando abrimos imágenes con fondo blanco (o cuando navegamos por la aplicación de Ajustes), pero es curioso descubrir que por algún motivo la pantalla del Moto G5 tiende hacia unas tonalidades mucho más cálidas que las de su hermano mayor.

¿Eso significa que es mejor o peor? Es una cuestión de percepciones, aunque desde luego que el blanco más puro es el que muestra la pantalla del G5 Plus. En cualquier caso, resulta difícil llegar a ver alguna diferencia de tonalidades entre estos dos móviles a la hora de -por ejemplo- reproducir un vídeo.

Esta aplicación impide que cotilleen la pantalla de tu móvil

Lo curioso de esta diferencia de colores cálidos/fríos entre los dos Moto G5 es que no se trata de algo que podamos modificar cambiando el modo de color de la pantalla. Tanto si elegimos el modo de color de "Estándar" como si activamos el de "Intenso" (que son los dos únicos modos disponibles), seguiremos viendo una tendencia hacia los colores amarillentos a la hora de abrir imágenes con fondo blanco en la pantalla.

Detalle de la pantalla del Moto G5

Por lo demás, pocas quejas tenemos sobre el comportamiento de esta pantalla: tiene unos buenos ángulos de visión, responde a la perfección a las pulsaciones del dedo y sus niveles de brillo no se quedan cortos en exteriores -así como tampoco resultan excesivamente molestos a la hora de utilizar el teléfono en interiores con el brillo al mínimo (aunque hemos echado de menos la presencia de un Modo noche en los ajustes de la interfaz)-.

Descubre qué porcentaje de tu smartphone es pantalla

Para terminar este repaso a la pantalla, permitidnos que mencionemos también una de las funciones que ofrece la aplicación de Moto que viene preinstalada en este teléfono. Si entramos en esta aplicación, en el apartado de "Pantalla" encontraremos las opciones de configuración de la llamada pantalla Moto, que no es otra cosa que una pantalla de notificaciones que se muestra cuando movemos el teléfono mientras la pantalla está apagada.

Pantalla Moto

La idea de esta pantalla es que podamos consultar datos tales como -por ejemplo- la hora, la fecha o las notificaciones entrantes sin necesidad de desbloquear el teléfono. Pese a que no tiene un impacto significativo en el consumo de la batería (ni para bien ni para mal), sí resulta interesante dejar esta opción activada para evitarnos tener que pulsar el botón de encendido cada vez que queramos conocer simplemente la hora.

Ya hemos hablado tanto del diseño como de la pantalla, pero lo que tenemos todavía por delante son sin duda los apartados más interesantes de esta prueba del Moto G5. Es hora de que saquemos a la luz todo lo que esconde el apartado de "Cámara" de este terminal.

Cámara: un megapíxel más que la cámara del G5 Plus

Análisis de la cámara del Moto G5

La cámara del Moto G5 presume de un sensor de 13 megapíxeles, el cual viene además acompañado de enfoque automático, una relación focal de f/2.0, un zoom digital de hasta ocho aumentos y un Flash LED. Pese a que nos hubiera encantado aprovechar esta review para revelar qué modelo exacto de sensor incorpora esta cámara, resulta que la aplicación de AIDA64 no ha sido capaz de indicarnos dicho dato en este teléfono.

Lo primero que hay que aclarar en este apartado es que la cámara del Moto G5 no es mejor que la cámara del Moto G5 Plus, o al menos desde luego que eso no es lo que significa el hecho de que su sensor sea de 13 megapíxeles, frente a los 12 megapíxeles que tiene la cámara de su hermano mayor. Ese megapíxel de diferencia no tiene que significar necesariamente que la cámara sea mejor, y simplemente se refiere a que este móvil hace unas fotos ligeramente más grandes (de tamaño) que el modelo Plus.

 Cámara del Moto G5Cámara del Moto G5 Plus
Megapíxeles13 megapíxeles12 megapíxeles (con Dual Pixel)

Resolución máxima en las fotografías

Hasta 4.160 x 3.120 píxelesHasta 4.032 x 3.024 píxeles
Relación focal

f/2.0

f/1.7

Grabación de vídeoHasta Full HD (1.920 x 1.080 píxeles)Hasta 4K (3.840 x 2.160 píxeles)

Es importante aclarar esta diferencia porque, de cara al usuario de a pie, el hecho de que una cámara tenga más megapíxeles que otra puede llevar a pensar que dicha cámara es, por lo tanto, mejor. No siempre es así, y menos todavía lo es en este caso: el mejor ejemplo lo tenemos en el detalle de que la cámara del G5 Plus es capaz de grabar vídeos 4K, mientras que la del G5 no.

Pero hemos venido aquí para hablar de la cámara del Motorola Moto G5. En pocas palabras, la cámara de este móvil ha estado a la altura de lo que nos esperábamos de ella, y a continuación podéis ver por vosotros mismos la calidad que alcanzan las imágenes que es capaz de inmortalizar esta cámara. En la galería hay tanto fotografías de día como fotografías de noche.

Galería de fotosGalería de la cámara del Moto G5: así son las fotografías que hace este móvilver las 16 fotos

Destaca sobre todo el buen autoenfoque de la cámara, ya que para tratarse de un móvil de gama media es capaz de enfocar rápidamente los objetos de una forma muy precisa (le cuesta un poco más el enfoque de objetos a muy poca distancia, pero se desenvuelve con mucha soltura a poco que dejemos algunos centímetros de espacio entre la cámara y el protagonista de la fotografía). Esto signfica que a la hora de salir a hacer fotografías en ningún momento necesitaremos corregir el enfoque de la cámara pulsando sobre la pantalla.

Ejemplo de una fotografía tomada con la cámara del Moto G5

En los escenarios en los que las condiciones de luz acompañan, los resultados de las fotografías son de buena calidad. Los colores aparecen vivos, las imágenes respetan la nitidez de todos los objetos que aparecen en la escena y no se aprecian rastros de sobreexposición incluso aunque estemos haciendo fotografías durante un día soleado. De hecho, cabe decir que la cámara juega muy bien con la iluminación para evitar que aparezcan zonas quemadas en las imágenes.

Fotografía tomada de noche con la cámara del Moto G5

Tal y como era de esperar, la noche no es el mejor escenario para esta cámara. Le cuesta hacer fotografías nítidas cuando hay poca luz, y además se nota que el post-procesado intenta disimular el ruido a base de aplicar tonos pastel sobre la escena. Lo que tenemos como resultado son imágenes con muchos colores acuarela, pero no es nada que nos deba sorprender en una cámara de este rango de precio.

Respecto a la cámara frontal, tan solamente destacar que incorpora un sensor de cinco megapíxeles y simplemente cumple con su cometido en los selfies: las fotografías abarcan bastante espacio (así que podemos hacernos fotografías con nuestros amigos sin que nadie salga cortado en los lados de la imagen), pero la calidad de las fotografías de auto-perfil es más bien sencilla.

Estos fueron, por su cámara de fotos, los mejores móviles que nos dejó el año pasado

Para aquellos que se estén preguntando hasta qué punto hay una diferencia significativa entre la cámara del Moto G5 y la del G5 Plus, a continuación adjuntamos algunas muestras de fotografías tomadas exactamente en las mismas condiciones con ambos móviles.

La principal diferencia que a nosotros nos ha transmitido esta comparativa es que la cámara de este Motorola Moto G5 acostumbra a reflejar unas tonalidades algo más frías en las fotografías (es decir, tiende más hacia el color azul), mientras que la del Moto G5 Plus se inclina más hacia las tonalidades cálidas (es decir, hacia el color amarillo). Y es curioso, porque en ocasiones esta diferencia de tonalidades beneficia más a los resultados de la cámara del G5, mientras que en otros casos es la del G5 Plus la que sale mejor parada gracias a aplicar esas tonalidades cálidas en las escenas indicadas.

En lo que a nitidez se refiere, el claro ganador en la gran mayoría de escenarios es el G5 Plus, y se trata del mejor ejemplo de que mayor número de megapíxeles no quiere decir mayor nitidez en las fotografías. El Moto G5, cuando se trata de detalles de objetos que aparecen al fondo de un escenario, tiende a abusar de los tonos pastel para compensar la falta de información que la cámara no ha sido capaz de recoger a la hora de hacer la fotografía.

La aplicación de cámara del Moto G5

Pocas novedades encontraremos en la aplicación de fotografía del Moto G5, especialmente si venimos de algún anterior móvil Moto. La aplicación tiene una interfaz muy simple, y no hace precisamente ningún alarde de modos de fotografía: además del modo principal, podemos hacer fotografías panorámicas, grabar vídeos a cámara lenta y realizar instantáneas a través del Modo Profesional. A la hora de hacer las fotografías, la resolución máxima disponible es de 4.160 x 3.120 píxeles.

Galería de fotosAplicación de cámara del Moto G5ver las 7 fotos

La única crítica negativa que destacaríamos en la aplicación de cámara es lo lento que es el modo HDR. Cuando la aplicación hace una fotografía en HDR, vemos que tarda bastante más de la cuenta en registrar la escena, por lo que cualquier mínimo movimiento que hagamos durante ese tiempo puede estropear por completo la instantánea.

En la parte de grabación de vídeo, la resolución máxima que alcanza este terminal es la Full HD (1.920 x 1.080 píxeles, a 30 fotogramas por segundo), mientras que la resolución en la grabación de vídeos a cámara lenta se queda en los 960 x 540 píxeles.

Rendimiento: un Snapdragon 430 con 3 GB de RAM

Ahora comentemos qué tal es el rendimiento de este teléfono de Motorola

El Moto G5 se alimenta de un procesador Snapdragon 430, una gráfica Adreno 505 y 3 GB de RAM, además de 16 GB de almacenamiento interno (ampliables por tarjeta microSD de hasta 128 GB) que se reducen hasta los 10 GB desde la primera vez que encendemos el terminal (los archivos del sistema operativo ocupan el resto del espacio).

Lo lógico sería preguntarse por qué Motorola ha retrocedido hacia atrás respecto al procesador del Moto G4, el cual recordemos que era un Snapdragon 617, pero eso equivaldría a caer en el error de suponer que el Moto G5 es el sucesor del G4, cuando no es en absoluto así: el Moto G5 es el sucesor del G4 Play, y lo es por el sencillo motivo de que viene a competir en la franja de los móviles por debajo de los 200 euros, que es donde competía en su lanzamiento el G4 Play (el G4, por su parte, se lanzó con un precio de salida de 229€).

Lo que sí es más criticable es la decisión de elegir el Snapdragon 430, y no el Snapdragon 435, que es el modelo que incorporan competidores como el ZTE Blade V8, el Honor 6C o el Xiaomi Redmi 4X. Ambos modelos de procesador tienen un rendimiento idéntico, es cierto, pero el 435 deja en pañales las velocidades de 4G LTE que puede alcanzar el dispositivo. Si la velocidad 4G de descarga/subida no es un factor primordial para ti, entonces olvídate de que existe esta diferencia.

 Snapdragon 430 (Moto G5)Snapdragon 435
Número (y tipo) de núcleos8 núcleos (Cortex-A53)8 núcleos (Cortex-A53)
Máxima velocidad de relojHasta 1.4 GHzHasta 1.4 GHz
Procesador gráfico

Adreno 505

Adreno 505

4G LTE (bajada)Cat. 4 (150 Mbps)Cat. 7 (300 Mbps)

En el día a día, el Moto G5 se mueve con relativa fluidez en las tareas más cotidianas. Detalles tales como algunos saltos al bajar o subir una página pesada en Chrome o caídas de rendimiento al revisar el timeline de la aplicación de Twitter dejan al descubierto que no estamos ante el terminal más potente del mercado, pero alguien que busque un móvil para el día a día no tendrá ninguna queja sobre su funcionamiento.

De hecho, mentiríamos si dijéramos que el Moto G5 no es potente: podemos abrir cualquier juego que se nos pase por la cabeza, desde Bullet Force hasta FIFA Mobile, y en todos los casos veremos que los gráficos se mueven de forma fluida. En algunos casos lo hacen a costa de una menor calidad en los gráficos que en un móvil de más alta gama, claro está, pero lo importante es que se ven fluidos.

El juego Bullet Force en el Moto G5

Por supuesto, no hemos dejado pasar la oportunidad de hacer pruebas de benchmarks de este móvil de Motorola. En AnTuTu (6.2.7), el Moto G5 alcanza los 43.768 puntos, lo que confirma que su rendimiento queda unos peldaños por detrás de los 64.911 puntos que obtiene el Moto G5 Plus en AnTuTu, por detrás también de los 57.058 puntos del P8 Lite en AnTuTu, y a unas pocas décimas de distancia de los 44.778 puntos que en su día conseguía el Moto G4 Plus en AnTuTu.

Galería de fotosPruebas de rendimiento del Moto G5: AnTuTu, 3DMark y GeekBench 4ver las 9 fotos

En las demás pruebas de rendimiento, las de 3D Mark (en la prueba Sling Shot 1.0) y GeekBench 4, las puntuaciones que obtiene nuestro protagonista alcanzan los 568 y 616/2.560 puntos, respectivamente.

¿Y qué hay de las velocidades de transferencia de datos? Según la aplicación de A1 SD Bench, el Moto G5 transfiere ficheros a la memoria interna a una velocidad de 158,65 MB/s de lectura y 29,76 MB/s de velocidad de escritura. Es una cifra de lo más habitual en los teléfonos más baratos del mercado, y a nadie le debería sorprender que estos resultados queden por detrás de los que consigue el G5 Plus en la misma prueba (219,50 MB/s de lectura y 119,76 MB/s de escritura).

Velocidades de transferencia de datos en la memoria interna del G5

¿Tu móvil va lento? Entonces quizás deberías desinstalar estas aplicaciones

Para terminar la review del Moto G5 desde el punto de vista de la potencia es importante aclarar que, al menos en las tiendas de España, existen dos versiones de RAM del Moto G5: la de 2 GB y la de 3 GB. La que nosotros hemos podido probar era la de 3 GB de RAM, y es esta versión la que recomendaríamos a cualquiera que tuviera alguna duda a la hora de elegir entre ambas. Es una diferencia que se notará en la gestión de las apps abiertas en segundo plano, especialmente teniendo en cuenta que se trata de un teléfono con una interfaz pura.

¿Qué tal funciona el lector de huellas del Moto G5?

¿Y qué tal funciona el lector de huellas del Moto G5? En este apartado no tenemos ninguna queja: es un lector que funciona muy rápido, y tarda tan solamente unas décimas de segundo en reconocer nuestra huella cuando apoyamos el dedo sobre su superficie. Rara vez nos ha dado algún problema este lector de huellas a la hora de reconocer nuestra identidad, y nos atreveríamos a decir que poco tiene que envidiar su tasa de acierto a los lectores de reconocimiento dactilar de móviles de más alta gama.

En el caso de los terminales de Motorola, lo que se nos permite es registrar hasta cinco perfiles diferentes para la huella dactilar. Lo más recomendable es tener siempre registrada al menos una huella dactilar de cada mano, ya que de esta forma podremos desbloquear el teléfono independientemente de si tenemos alguna de las dos manos ocupadas en ese momento.

Interfaz: Android 7.0 Nougat sin letra pequeña

 La interfaz del Moto G5

Si algo caracteriza desde hace años a los móviles de Motorola, esa es su interfaz pura de Android. El Moto G5 viene de fábrica con la versión de Android 7.0 Nougat, y la interfaz que trae es muy similar a la que podríamos encontrar en otros móviles como el Google Pixel o el Nexus 5X. Ni aplicaciones pre-instaladas por parte del fabricante (a excepción de la app de Moto) ni capas de personalización que modifiquen el aspecto de la interfaz: Android puro.

El Moto G5 no tiene el típico icono circular para acceder a todas las aplicaciones instaladas en el móvil, sino que cede ese espacio para permitir que la parte inferior de la pantalla tenga hasta cinco accesos directos, mientras que para abrir el cajón de las apps tan solamente hay que deslizar el dedo hacia arriba sobre la pantalla. Tal y como ocurre en los móviles de cualquier otro fabricante, podemos tener también las aplicaciones organizadas a la derecha de la pantalla principal, mientras que a la izquierda siempre se nos mostrará la pantalla de Google Now.

Galería de fotosInterfaz del Moto G5ver las 12 fotos

Tal y como indicábamos en el primer párrafo de este apartado, la única aplicación de Motorola que viene instalada de fábrica en el G5 (más allá de los servicios de Google) es la de Moto. Esta aplicación tiene tan solamente dos apartados: "Acciones" y "Pantalla". El primero incluye todas las opciones relacionadas con asociar funciones a los gestos del teléfono (por ejemplo, encender la linterna al agitar dos veces el móvil), mientras que el segundo es el que permite configurar la pantalla de bloqueo.

La aplicación de Moto

Dentro del primer apartado, el de "Acciones", tenemos también la función que permite sustituir los botones virtuales por gestos en el lector de huellas. Es la opción llamada "Navegación con un botón", y lo único que podemos configurar desde sus ajustes -en el caso de que decidamos dejarla activada, ya que es opcional- es el tipo de gestos que queremos utilizar para navegar por la interfaz:

  • ... deslizar el dedo a la izquierda para ir hacia atrás (por defecto)
  • ... deslizar el dedo a la izquierda para abrir las aplicaciones recientes

¿Cuál de los dos es más cómodo? Personalmente, me quedo con el segundo: me ha resultado mucho más cómodo hacer el gesto de pasar el dedo por el lector de huellas de izquierda a derecha para retroceder hacia atrás en la navegación, mientras que cuando quería entrar en las apps abiertas en segundo plano prefería deslizar el dedo de derecha a izquierda. En cualquier caso, a título personal sigo diciendo que los gestos de la interfaz de Huawei resultan mucho más intuitivos que los gestos que ha decidido implementar Motorola.

Así funcionan los gestos del lector de huellas en Motorola que vienen por defecto

En lo que se refiere a los gestos que trae el Moto G5 (no los del lector de huellas, sino los del propio teléfono), el único de todos los disponibles que me ha resultado realmente práctico en el día a día ha sido el de "Agitar dos veces para linterna", ya que te ahorra tener que desbloquear la pantalla para encender el Flash de la cámara a modo de linterna. Los demás (¿de verdad tiene sentido un gesto para hacer la pantalla más pequeña... en un móvil de cinco pulgadas?), al menos para el uso que doy al móvil, no he necesitado activarlos en ningún momento.

Así se borran las aplicaciones pre-instaladas en Android

Por otra parte, un detalle interesante de la interfaz del Moto G5 es que también tiene función de multitarea, por lo que podemos utilizar dos aplicaciones abiertas al mismo tiempo (tanto en horizontal como en vertical). Esta función está disponible en el menú de las aplicaciones abiertas en segundo plano, y lo único que hay que hacer para ponerla en marcha es mantener el dedo pulsado sobre alguna ventana y arrastrarla hasta la parte superior de la pantalla. Después, podemos ajustar el espacio que ocupa cada ventana.

El Moto G5 es capaz de reproducir un vídeo mientras navegamos por Chrome

Pese a las humildes especificaciones del procesador, en nuestro análisis el teléfono ha sido capaz de reproducir un vídeo en YouTube al mismo tiempo que navegamos por Chrome, aunque en el navegador se aprecia que la fluidez de la navegación se ve resentida por la carga de trabajo que genera la reproducción del vídeo. Pero, si queremos esta función para poder navegar por la red mientras hablamos por WhatsApp, con este rendimiento nos basta y nos sobra.

Estamos acercándonos al final de esta review del Moto G5, y todavía no hemos hablado del que quizás sea el apartado más decisivo para la compra de un móvil para el día a día: la batería. ¿Qué tal se comportan en términos de autonomía este teléfono? Lo comentamos a fondo en el siguiente apartado, el de "Batería".

Batería: llega hasta el final del día

Batería del Moto G5

El Moto G5 incorpora una batería de 2.800 mAh de capacidad (el Plus tiene 3.000 mAh, recordemos), y a diferencia de lo que estamos acostumbrados a ver desde hace meses en práticamente todos los móviles que probamos, en este caso sí se trata de una batería extraíble. La carga, por su parte, se realiza a través de un puerto microUSB.

En pocas palabras, la batería del Moto G5 es suficiente para llegar sin florituras al final del día. En nuestra prueba del G5 Plus éramos capaces de llegar incluso al día y medio de autonomía, mientras que en este modelo lo normal ha sido que pusiéramos a cargar el teléfono todas las noches (lo que sigue estando bastante bien, ya que hablamos de llegar al final del día con un 20% restante de batería).

En lo que a modos de ahorro de batería se refiere, en la aplicación de Ajustes podemos encontrar una función (la de "Ahorro de batería") orientada a exprimir mejor cada décima de autonomía (a costa de reducir el rendimiento, claro está) y otra opción (la de "Optimización de batería") pensada para evitar que las aplicaciones que instalemos en el móvil consuman más batería de la cuenta cuando no las estemos utilizando.

Galería de fotosEstas aplicaciones para Android consumen recursos incluso aunque no las utilicesver las 10 fotos

Lo que sí es muy importante aclarar es el trasfondo de la característica de la carga rápida que Motorola anuncia para el Moto G5. Para empezar, este modelo no tiene TurboPower, una especificación que es exclusiva de su hermano mayor. Lo que sí tiene el Moto G5, y lo que lleva a la compañía a decir que su móvil ofrece carga rápida, es un cargador rápido con una salida de 5.2V - 2A (viene dentro de la propia caja del teléfono). Pero incluso ahí es importante seguir aclarando algunos detalles.

Partimos de la base de que el procesador Snapdragon 430 bajo el que funciona este teléfono sí es compatible con la tecnología de carga rápida Quick Charge 3.0 -lo dice Qualcomm en su página oficial-, pero Motorola no indica en ningún sitio de su web oficial en español que el G5 sea compatible con la tecnología de Quick Charge. Entonces, ¿tiene o no tiene carga rápida el Moto G5? Tras nuestras pruebas, podemos confirmar dos cosas: desde luego que no es tan rápido cargando como el G5 Plus, pero sí ofrece más velocidad de la media a la hora de cargar la batería.

Así puedes cargar más rápido la batería de tu móvil

La mejor forma de comprobar las velocidades de carga de un móvil es utilizando la aplicación de Ampere, y lo podéis ver mirando la siguiente imagen comparativa entre las velocidades de carga del Moto G5 y las del Moto G5 Plus. El G5 viene ofreciendo entre 1.400 y 1.900 mA durante la carga (frente a los 2.430 mA que logra el G5 Plus), que es precisamente lo que nos podríamos esperar utilizando un cargador rápido como este modelo de Aukey en un móvil que sí incorpore la tecnología de Quick Charge 3.0. Por lo tanto, todo apunta a que el Moto G5 sí tiene esta tecnología de Quick Charge (o, en su defecto, alguna tecnología que ofrece resultados muy similares).

Pasa el ratón por encima de la imagen para ver las diferencias

Pero también nos genera algunas dudas el hecho de que el cargador del Moto G5 tan solamente tenga salida de 5.2V, y no de hasta 12 V como el cargador TurboPower del G5 Plus. Motorola debería ser mucho más transparente al respecto, indicando claramente en su página web a qué se refiere cuando dice que su teléfono presume de "Batería + carga rápida". Lo que no miente es el tiempo de carga completa: alrededor de una hora y 45 minutos, según hemos comprobado.

Para terminar el repaso a los tiempos de carga de este teléfono de Motorola, a continuación os dejamos un ejemplo real del tiempo que tarda en cargarse la batería del Moto G5 utilizando el cargador que viene en la caja del dispositivo:

  • Ponemos el móvil a cargar con un 9% restante de batería
  • Pasados 15 minutos, la batería ya está en el 16%
  • Tras 20 minutos, la carga ha llegado hasta el 30%
  • Después de 50 minutos, la batería se encuentra en el 63%
  • Para llegar hasta el 100% tenemos que esperar alrededor de una hora y 45 minutos

¿Tu móvil no llega hasta el final del día? Estas aplicaciones te permitirán ahorrar batería

Antes de dar el salto a nuestras opiniones finales sobre el nuevo Moto G de 5ª generación, dediquemos también unas palabras a su apartado de conectividades inalámbricas. En este Moto G5 tenemos WiFi a/b/g/n (con las dos bandas), 4G LTE (de Cat. 4), Bluetooth 4.2 (sin NFC) y GPS (con A-GPS y GLONASS), así como también Radio FM. Tan solamente falta una conectividad importante, y es algo que esta compañía ya arrastra desde hace varias generaciones.

Cómo saber si te han hackeado el WiFi (y qué hacer para defenderte)

El Moto G5 no tiene sensor de brújula, al igual que tampoco lo tiene el G5 Plus y al igual que no lo incorporaban los Moto G4, y eso se traduce en que -entre otras cosas- cuando entremos en Google Maps veremos que nuestra posición no viene acompañada de la habitual flecha que indica hacia qué dirección estamos mirando. Es un detalle que no afecta en absoluto a las indicaciones que recibimos cuando estamos siguiendo una ruta GPS, pero puede ser bastante molesto cuando estamos tratando de encontrar una calle en el casco urbano de una ciudad.

¿Y qué podemos decir del apartado del sonido? Desde luego, no es el punto fuerte de este dispositivo: su único altavoz entrega una calidad de sonido que pasa simplemente el aprobado, y si subimos el volumen al máximo al escuchar música tarde o temprano empezaremos a escuchar ciertas distorsiones. Pero se escucha bien en las llamadas, que es lo importante para el día a día.

Conclusiones: se nota que cuesta menos de 200€, pero eso no es necesariamente un punto en contra

Moto G5, opiniones tras nuestra prueba a fondo

Si hay una sensación que nos ha acompañado en todo momento durante el análisis del Moto G5, esa es la de que se nota claramente que estamos ante un teléfono orientado a competir en la franja de precio más asequible del mercado: se nota en los acabados de la carcasa, se nota en la pantalla, se nota en el rendimiento y, en resumen, se nota en otros muchos pequeños detalles que hemos comentado a lo largo de la review. Y si se compara con su hermano mayor, el Moto G5 Plus, más que un Moto G5 parece que hayamos estado probando un Moto G5 Play.

Pero en ningún momento debemos perder la perspectiva de que estamos hablando de un teléfono que cuesta menos de 200 euros (de hecho, ya se puede comprar más barato en Amazon), y para ese precio sí estamos satisfechos con la gran mayoría de sus especificaciones. El tamaño compacto del teléfono gustará mucho a los que busquen un dispositivo fácil de utilizar con una sola mano, y la interfaz pura de Android es una característica que ninguna otra alternativa del mercado puede igualar por este precio.

Los mejores precios de móviles Motorola están en Amazon

Lo que menos nos ha gustado, por encima de los pequeños detalles que se puedan justificar con el precio del Moto G5, es el hecho de que la memoria interna sea de 16 GB. Es importante seguir criticando este tipo de elecciones por parte de los fabricantes para que, de una vez por todas, entiendan que no pueden seguir lanzando móviles con poco más de 10 GB de memoria disponible en pleno año 2017. Ni aunque cuesten 100, 150 o 200 euros.

En los últimos meses ha habido muchos movimientos interesantes en los móviles que rondan los 200 euros, y antes de comprar el Moto G5 sería interesante tener en cuenta alternativas tales como el LG X Cam, el Huawei P8 Lite (2017) o el Honor 6C, y eso por no hablar de alternativas chinas como la de los móviles de Xiaomi que se pueden comprar a día de hoy en las tiendas.

 Moto G5LG X CamHuawei P8 Lite (2017)BQ Aquaris M5Samsung Galaxy A3 (2017)Honor 6C
Pantalla5"5,2"5,2"5"4,7"5"
Resolución1.920 x 1.080 píxeles1.920 x 1.0801.920  x 1.0801.920 x 1.0801.280 x 7201.280 x 720
ProcesadorSnapdragon 430MT6753Kirin 655Snapdragon 615Exynos 7870Snapdragon 435
RAM/Memoria3 GB / 16 GB2 GB / 16 GB3 GB / 16 GB2 GB / 16 GB2 GB / 16 GB3 GB / 32 GB
Precio+-180 euros+-206 euros+-239 euros+-164 euros+-269 euros+- 229 euros

¿Te ha gustado el Moto G5? Entonces date prisa y cómpralo ya al mejor precio en Amazon

Nuestra valoración

  • Diseño66/10
  • Pantalla77/10
  • Hardware66/10
  • Software99/10
  • Cámara77/10
  • Batería77/10
  • Conectividad88/10
  • Calidad/precio77/10