Moto Z, análisis y opinión

Lo mejor

  • Diseño sorprendente
  • Pantalla de gran calidad
  • Concepción modular
  • Buena cámara

Lo peor

  • Sin jack de audio ni resistencia al agua
  • Batería pequeña
  • Precio elevado
Imagen frontal de Motorola Moto Z

Moto Z Motorola

Amazondesde 536,88VER OFERTAS

Nota de análisis

86
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 6.0.1
    Tamaño 5.5 pulgadas
    Resolución 2560x1440
    Cámaras 13/5 mpx
    Capacidad 2600 mAh
    Memoria Interna 32 GB, 64 GB
Moto Z y los Motomods

En estos momentos parece que el espacio para la innovación en los smartphones actuales está bastante limitado por la propia evolución del mismo. Al buscar el máximo aprovechamiento del frontal y realizar el teléfono lo más delgado posible, queda poco margen para conseguir un diseño realmente diferencial.

Afortunadamente este análisis del Moto Z nos demuestra que aún hay margen para hacer cosas diferentes con la actual tecnología. En este sentido, esta línea diferencial que siempre ha seguido Motorola seguimos viendola en la gama Moto, con terminales perfectamente identificables, con una ergonomía muy cuidada, y un diseño que no dejaba lugar a dudas respecto a lo que teníamos entre manos.

Imagen del Moto Z

Pero la característica más destacada del Moto Z es su diseño modular. De acuerdo, esto no es ninguna novedad, ya que LG fue la primera que lo introdujo con el G5, quizás no fue la mejor manera de afrontarlo, ya que presentaba inconvenientes como el de tener que apagarlo cada vez que queremos cambiar el módulo. El Moto Z y los Motomods han tomado otro camino totalmente independiente, contando con un docking en la parte trasera donde se conectan directamente estos accesorios, sin necesidad de reiniciarlo.

Estos son los móviles que se actualizarán a Android 7.0 Nougat

Es difícil saber cómo funcionarán estos motomods en el mercado, pero aportan una idea diferente que es de agradecer, y su éxito quedará supeditado a lo bien que funcionen y su relación calidad precio.

Imagen del Truezoom

Aquí nosotros junto al Moto Z, también vamos a realizar el análisis del Hasselblad True Zoom, posiblemente el Motomod más atractivo, que cuenta con una nueva cámara que dispone de un zoom óptico de 10 aumentos. Vamos a probar ambas cámaras del Moto Z y os diremos si realmente merece la pena este Motomod.

Análisis en vídeo del Moto Z

Diseño

La anterior familia Moto X seguía con una herencia de diseño que ya vimos en los Moto G, con unas líneas ergonómicas, y mucha curvatura en el sus bordes. Aquí cambian de tercio, y si bien la silueta frontal no cambia en exceso de lo que vimos en el Moto X Style, el smartphone al que sustituye este moto Z, si cambia radicalmente en el resto.

Y ya que estamos hablando de diseño, lo primero que vamos a mencionar el algo que sorprende y que salta a la vista: es el smarphone más fino dentro de los smartphones de alta gama en 2016. Cuenta con un grosor de sólo 5,2 mm, mucho menor del que podemos encontrar en un iPhone 7 Plus o un Galaxy S7 Edge, ambos con un grosor por encima de los 7 mm.

grosor del Moto Z

No hay duda que el ser tan delgado le otorga una imagen espectacular, aunque esta esbeltez no se da en la totalidad del teléfono, ya que la cámara sobresale de manera notable, aunque incluso esto no afecta en exceso al grosor total, ya que incluso con el cover trasero, este asciende a 7,26 mm. Esta extrema delgadez también viene acompañada de un peso de 136 gramos, haciéndolo también el smartphone de 5,5” más ligero.

Galería de fotosImágenes del Moto Zver las 24 fotos

Estos covers traseros están disponibles de momento en 3 texturas diferentes, donde tenemos diferentes acabados en madera, uno en cuero, y otros dos en nylon sintético, que es el que tenemos en nuestra prueba del Moto Z, aunque seguro que vendrán muchas más opciones de colores y acabados.

cover trasero del Moto Z

Al margen del grosor, es un teléfono de unas dimensiones considerables dada la pantalla de 5,5” que tiene, con 153,3 mm de altura por 75,3 mm de ancho. En la parte superior del frontal podemos encontrar el altavoz principal junto con la cámara delantera y un flash led que será muy útil con selfies nocturnos.

Análisis del Motorola Moto X Force

Abajo nos encontramos con el sensor de huellas que es solo eso, ya que no es un botón, y no permite su uso como botón home. Es una lástima que a pesar del generoso espacio que tenemos en esta zona, no se haya aprovechado para incluir los tres botones de Android fuera de la pantalla, permitiéndonos un aprovechamiento mejor de esta.

Los acabados son sobresalientes, como debe ser en un smartphone de esta categoría, sin nada que envidiar a las referencias de Samsung o Apple. En todo el lateral contamos con un marco metálico, donde la única conexión que tiene es el USB tipo C situado en la parte inferior. Al igual que el nuevo iPhone, pierde el jack de audio, aunque en este caso está más justificado, ya que físicamente era imposible de incluir por el grosor del Moto Z. Para compensarlo, se incluye un adaptador de USB C a jack.

Botones laterales del Moto Z

En el lateral derecho tenemos los 3 botones de subir y bajar el volumen junto al de encendido. Los tres cuentan con el mismo tamaño, por lo que habrá ocasiones en las que resulte confuso el accionarlos, a pesar de que el de encendido cuenta con una textura diferente. En la parte superior encontramos la bandeja para la tarjeta nano SIM y la tarjeta micro SD de hasta 2 TB. Lo único que echamos en falta es la protección IP 67 frente al agua, algo que sí tienen sus rivales.

Consigue esta tarjeta SD de 128 GB al mejor precio

No nos olvidemos de hablar de la parte trasera del Moto Z, realizada en cristal con 3 zonas diferenciadas donde tenemos cristal liso negro en los extremos, mientras que en el centro tenemos un acabado con rayas horizontales y el logo de Moto en el centro, justo debajo de la cámara principal. También podemos ver la conexión para los motomods en la parte inferior, que se anclan de una forma bastante fácil gracias al imán incorporado.

Este imán también os facilitará la vida al utilizarlo en el coche, ya que existen soportes para coche situados en el salpicadero o con la rejilla de ventilación, que también utilizan un imán, y de esta manera colocar el Moto Z es muy cómodo. Estos pequeños detalles son de agradecer en el día a día.

Pantalla

A un smartphone de alta gama se le debe exigir una pantalla sobresaliente. Y tras lo visto esta prueba del Moto Z podemos decir que se cumple esta premisa, y supera de forma notable a lo visto con el Moto X Force.

Aquí seguimos contando con un panel AMOLED, cuya ventaja principal es la profundidad de color y la capacidad para ofrecer unos negros mucho más puros de lo que podemos encontrarnos en cualquier panel IPS como el que lleva el iPhone 7 por poner un ejemplo. Aunque esto no quiere decir que la pantalla del último iPhone es peor que la del Moto Z, ya que existen otros factores que influyen.

pantalla del Moto Z

Lo que también es excepcional es la resolución de la pantalla, que alcanza los 2560 por 1440 píxeles, de forma que con un tamaño de 5,5 pulgadas obtenemos una densidad de 535 pixeles por pulgada, suficientemente elevada para que sea prácticamente imposible apreciar un solo pixel en ella. A esto se le añade la protección Corning Gorilla Glass.

Proyecta tus imágenes con el Motomod Instashare

Hasta aquí no hay grandes avances, ya que salvo un ligero incremento de tamaño, las características son prácticamente iguales a las que vimos en la anterior versión. El verdadero avance en la pantalla del Moto Z reside en que ahora tenemos un panel mucho más brillante, de forma que ya incluso con el 50% de brillo conseguimos tener una mejor visibilidad que muchos teléfonos al 100%.

Si lo subimos a tope es cuando vemos que realmente estamos ante un teléfono de gama alta, aunque en este caso sigue estando ligeramente por detrás de las teléfonos con mejor pantalla del mercado, como el Samsung Galaxy S7.

Software

Existe una estrecha relación entre Google y Motorola desde que esta última fue adquirida por la primera. Desde entonces estos smartphones, ahora como la línea Moto dentro de Lenovo, siguen siendo de los primeros en recibir las últimas actualizaciones del popular sistema operativo móvil.

 Además, contamos con una versión  6.0.1 Marshmallow totalmente stock, idéntica a la que vimos en los Google Nexus (aquí ya no hablamos de los Google Pixel, ya que estos vienen de serie con Android Nougat 7.0).

sistema android del Moto Z

El diseño es exactamente el mismo, con el escritorio principal, el menú de aplicaciones, el panel deplegable o el feed de Google a la izquierda del escritorio principal, donde podemos ver diferentes notificaciones y eventos que tengamos en el calendar u otras aplicaciones de Google, así como noticias relacionadas con las búsquedas realizadas.

La única aplicación ajena a Google es Moto, un asistente que nos facilita la configuración de las características más interesantes del sistema. De esta manera podemos configurar una gran cantidad de acciones gestuales para realizar algunos atajos o funcionalidades interesantes como acercar la mano para encender la pantalla o girar el teléfono dos veces para activar la cámara.

notificaciones del Moto Z

Cuenta con una función para mostrar las notificaciones con la pantalla apagada y mostrar sólo estas gracias al sensor de proximidad situado en el frontal, algo muy útil, ya que también nos permite previsualizar ésta sin necesidad de desbloquear el teléfono.

Hardware y rendimiento

Parece bastante claro que con su última generación de procesadores, Qualcomm ha dado un portazo a los problemas de sobrecalentamiento que habíamos visto con el Snapdragon 810. El nuevo 820 ahora equipa 4 núcleos y supera con creces el rendimiento de su predecesor. Para completar un hardware de alta gama, este viene acompañado de 4 GB de memoria LPDDR4.

No obstante, en las especificaciones del Moto Z hemos comprobado cómo incluso así, el reducido grosor del terminal ha obligado a no tomar riesgos, y en esta ocasión se ha reducido la frecuencia de los 2,2 GHz que alcanza en otros modelos como el LG G5 o el Sony Xperia XZ,  y aquí se conforma con 1,8 GHz, que debería repercutir en una mejora de temperaturas bajo carga, y una cierta pérdida de rendimiento.

Benchmarks del Moto Z

Lo que nos encontramos contradice en parte a lo esperado. Por un lado, los resultados en los benchmarks nos arrojan unas cifras realmente buenas, muy cercanas a los valores que nos ofrecen otros smartphones con procesador Snapdragon 820.

Samsung podría fabricar los procesadores Snapdragon 830

Esto se corrobora durante la experiencia de uso, donde el rendimiento no sólo es excelente en el manejo de sistema y diferentes aplicaciones de mensajería o redes sociales, sino que el rendimiento en juegos es de los más fluidos que recordamos, y sólo tras una larga sesión de juego esa fluidez queda ligeramente reducida para aliviar la temperatura del procesador, ya que notamos cómo esta ha subido, aunque no llega a ser excesiva.

Cámara del Moto Z

Aquí os vamos a hablar de la cámara del Moto Z, que de la misma manera que en sus principales rivales como son el iPhone 7 o el Samsung Galaxy S7, se deja a un lado la guerra de los pixeles para ofrecer un sensor de grandísima calidad.

El sensor cuenta con 13 megapíxeles, enfoque láser, apertura F/ 1,8 y estabilizador óptico, características muy similares a las de los smartphones con mejor cámara. Pero ya tenemos experiencia en esto de probar cámaras, y esta nos dice que tan importante es la óptica como el procesado, y que el resultado final a veces puede variar con lo esperado.

Cámara del Moto Z

Dejando aparcado de momento el funcionamiento de la cámara, la aplicación que nos encontramos nos ofrece la clásica presentación que ya hemos visto en otros modelos de la línea Moto.

Lenovo Phab 2 Pro, el primer móvil con project Tango ya  a la venta

Con el modo automático, el funcionamiento es muy sencillo y perfecto para principiantes, ya que tan sólo nos tenemos preocupar de apuntar y disparar, siendo recomendable dejar los 3 ajustes con los que cuenta en automático, salvo que en algún momento queramos forzar el HDR, caso en el cual es recomendable desactivar el flash.

imagen de la aplicación de cámara

Adicionalmente cuenta con un modo profesional que nos permite modificar a nuestro gusto el enfoque, balance de blancos, tiempo de exposición, ISO y contraste. La amplitud de estos ajustes es suficiente para poder configurar la imagen según requiera la escena.

En cuanto al rendimiento fotográfico, esta muestra una gran calidad fotográfica en todos los apartados. La luminosidad del sensor permite unas capturas con una buena fidelidad cromática, tanto de día como de noche. Podemos realizar capturas realmente rápidas gracias al estabilizador óptico y el enfoque láser, pero este último no es todo lo rápido y preciso que debería ser para rivalizar con los mejores.

Galería de fotosFotografías realizadas por el Moto Zver las 18 fotos

En general vemos como la impresión general de las capturas es muy buena, pero en cuanto vamos al detalle vemos que la cámara se encuentra un escalón por debajo del Galaxy S7, por citar alguna de las referencias. Haciendo un poco de zoom en la imagen podemos apreciar las carencias en cuanto a nitidez.

Comparamos el iPhone 7 con el Google Pixel y el Galaxy S7 entre otros

Donde sí está al nivel de los mejores es en la cámara frontal, que cuenta con un flash lo suficientemente potente para realizar buenas capturas bajo cualquier tipo de condición lumínica, además de contar también con un modo manual, donde podemos ajustar menos parámetros que con la principal, pero que nos da un valor extra que otros no tienen.

Cámara frontal del Moto Z

La función de vídeo cuenta con grabación a 720p, 1080p a 30 y 60 frames por segundo, y 4K a 30. La estabilización óptica es apreciable, aunque su función se centra más en suavizar el movimiento más que en filtrarlo. También podemos grabar en slow motion con una tasa de 120 frames por segundo a 720p, aunque la aplicación por defecto no permite grabar time lapse, y deberemos utilizar una aplicación adicional.

Hasselblad Truezoom

Y ahora toca hablar de la parte más innovadora de este Moto Z, los motomods. En esta review del Moto Z en concreto tenemos el Hasselblad Truezoom, con el que anulamos la cámara principal del teléfono para contar con otra totalmente distinta, firmada por esta reputada marca en fotografía, y cuya característica más importante es un zoom óptico de 10 aumentos.

Un detalle a tener en cuenta es que todos los Motomods son compatibles tanto con el Moto Z como con el Moto Z play, así que los resultados obtenidos en esta prueba serán los mismos a los que nos encontraríamos con el Hasselblad Truezoom acoplado a este último.

Las mejores cámaras compactas de 2015

Curiosamente el propio motomod cuenta con unas dimensiones superiores a las del propio teléfono, por lo que al acoplarlo conseguimos un volumen similar al de una cámara compacta. Para hacerlo funcionar tan sólo debemos colocar el Truezoom en la parte trasera, y automáticamente se conectará la cámara.

Imagen del Hasselblad True Zoom

El lado derecho cuenta con una zona más abultada donde se encuentra el disparador y el botón de encendido de la cámara, que funciona a modo de acceso directo a la aplicación. En el disparador también contamos con el regulador del zoom, con un funcionamiento que realmente nos hace pensar que lo que tenemos entre manos es una cámara de verdad.

Este posee un acabado en goma bastante resistente y que le da un buen agarre. El otro lado también está realizado en el mismo material, lo que garantiza la estabilidad durante las fotografías. El xenón flash integrado también cuenta con un generoso tamaño. Lo único que echamos de menos es el clásico anclaje para colocar el Moto Z con un trípode, ya que este detalle sería realmente útil al utilizar el zoom.

Galería de fotosFotografías realizadas con el Motomod Hasselblad True Zoomver las 13 fotos

Pero vamos a realizar una comparativa entre el Hasselblad Truezoom y la cámara del Moto Z, ya que es lo que muchos queréis ver, y si realmente merece la pena este accesorio, ya que por nombre y por prestigio debería ser así.

Los mejores programas para editar fotos

En cuanto a sensores, el Hasselblad Truezoom cuenta con un sensor de 12 megapíxeles. No se especifica la apertura, aunque si podemos ver que cuenta con un tamaño de pixel de 1,55 um, por lo que si lo comparamos con el sensor del moto Z con 1,12 um, entendemos que el Hasselblad conseguirá una mayor luminosidad en sus capturas.

Lo cierto es que, tras este exhaustivo análisis del Moto Z y el Hasselblad Truezoom, hemos encontrado ciertas diferencias entre ambas cámaras principales. Aunque antes de hablar de la función fotográfica, simplemente mencionar que en el apartado de vídeo, la cámara integrada es mejor, no sólo por la capacidad de grabar a 4K y a 1080p en 60 fps, sino que la estabilización de vídeo está más conseguida.

Fotografía macro con el Hasselblad Truezoom

Pero el objetivo del Hasselblad Truezoom es realizar mejores fotografías, y lo cierto es que lo consigue, aunque en algunos casos por poco. La ventaja que aporta el zoom óptico le da un rango de enfoque es más amplio, y con esta óptica hemos conseguido un macro excepcional, como nunca habíamos visto en un smartphone. El balance de blancos también está más conseguido en lo que se refiere a fidelidad de color, mostrando colores ligeramente más amarilleados en el Moto Z.

Las mejores cámaras reflex para profesionales de 2016

Lógicamente, en lo referente a distancias lejanas, la cámara del Moto Z poco o nada tiene que hacer frente a un zoom óptico de 10 aumentos (si le añadimos el digital estaríamos hablando de 40), aunque hemos de tener mucho pulso al utilizar el zoom, ya que si lo apuramos al máximo, el ruido hace acto de presencia y la falta de nitidez se aprecia. En estas circunstancias un soporte adecuado ayudaría a reducir esa falta de nitidez, a pesar de que el estabilizador óptico de imagen realiza un buen desempeño.

Pasa el ratón por encima para ver el zoom de 10 aumentos

En escenas nocturnas lo más destacado es el flash xenon que incorpora, que es capaz de iluminar con mucha más potencia que cualquier flash led visto en un smartphone, y marca las diferencias en fotografías con el activo. Si quitamos el flash y forzamos el HDR, las diferencias no son tan grandes y la calidad de imagen del True Zoom se acerca a la que ofrece el Moto Z, aunque la nitidez de las imágenes es ligeramente superior.

Imagen con flash del Hasselblad Truezoom

En definitiva, el Hasselblad Truezoom es mejor que la cámara del Moto Z, y podemos decir que es la mejor cámara de móvil que hemos probado en algunos aspectos como macros, o utilizando el zoom óptico.

 ¿Es una mejora notable? Si en los dos aspectos anteriormente citados, aunque su rendimiento no dista demasiado en otros, quedando como una muy buena cámara, pero sin llegar al nivel de cámaras profesionales, e incluso por debajo de modelos como el Samsung Galaxy S7, por lo que el precio del Truezoom, situado en los 249 €, ofrece un valor añadido que sólo se justifica por las ventajas que aporta la óptica.

Conectividad y audio

Este no es un apartado para extenderse en esta review del Moto Z, ya que hay cosas más interesantes de las que hablar. Además, no hay ninguna novedad en este apartado, ni ninguna queja tampoco, ya que incluye todo lo esperable en un smartphone de gama alta.

Incluye tanto NFC como un sensor de huellas, dos elementos imprescindibles para poder utilizar Android Pay. El funcionamiento de este último es excelente en precisión, y con una detección casi inmediata.

Mejora el sonido del Moto Z con el Motomod de JBL

La cobertura del Moto Z es la habitual en este tipo de teléfonos, con una buena calidad de llamadas y cobertura 4G, con una velocidad de transferencia de hasta 300 Mbps, junto a WiFi AC de doble banda 2,4 y 5 GHz compatible con la tecnología MIMO o Bluetooth 4.1. El funcionamiento del GPS también ha sido muy bueno, tanto por precisión como por velocidad de detección de radares.

GPS en el Moto Z

Estamos acostumbrados a que Motorola ofrezca una calidad elevada de sonido, y la verdad es que no ha decepcionado. El altavoz principal pasa a estar en la parte superior del frontal, una posición adecuada ya que no corremos el riesgo de taparlo mientras estamos viendo un vídeo o jugando. La calidad de sonido del Moto Z es buena, y nos ofrece un sonido bastante potente y nítido, a pesar de no contar con altavoces estéreo.

Cargador Turbo Power del Moto Z

También hemos probado el adaptador de USB tipo C a jack tradicional para auriculares, con una calidad de sonido que sigue manteniendose en un buen nivel, pero que muestra diferencias con los mejores en este apartado, como puede ser el LG V10, que tuvimos la oportunidad de probar.

Batería

Conseguir el smartphone más delgado del mercado tiene sus contrapartidas, y en este caso, además de reducir la frecuencia del procesador (que como hemos comprobado no supone ningún problema), la capacidad de la batería se resiente, alcanzando los 2600 mAh.

El motomod de batería ya disponible en Amazon

Afortunadamente la anteriormente citada reducción de la frecuencia juega a su favor, ya que esto supone una reducción del consumo energético. Contar con una pantalla de resolución 2K tampoco ayuda en exceso, aunque su funcionamiento es tan efectivo que nos permite establecer el brillo por debajo ligeramente del 50% y seguir teniendo una buena visibilidad. Aunque tampoco es el propósito para un terminal de esta categoría.

Batería del Moto Z

Los resultados son los esperables dadas las características técnicas del Moto Z. Llegaremos sin demasiada dificultad al final del día, con unas 3 horas y media pantalla, habiendo jugado unos 40 minutos con Real Racing, un juego muy exigente con el rendimiento y por supuesto con el consumo.

Las mejores apps para ahorrar batería en tu móvil android

Afortunadamente, la carga rápida, denominada Turbo Power, es extremadamente efectiva, y en practicamente una hora podemos tener el Moto Z completamente cargado. También contamos con el Motomod Incipio con una batería adicional de 2200 mAh para prolongar su vida útil.

Conclusión

Es difícil encontrar un teléfono que aúne tantas características diferenciales y novedosas juntas, y en esta prueba del Moto Z hemos comprobado que si es posible, no sólo teniendo entre manos el teléfono más delgado del mundo.

El precio del Moto Z se sitúa en 639 € de forma oficial, pudiendo encontrarlo de momento en Amazon, aunque próximamente lo estará en los puntos de distribución habituales y grandes superficies, una cantidad en la órbita de los mejores smartphones del momento como sería el Samsung Galaxy S7 Edge.

El diseño ofrece un acabado espectacular, donde la parte trasera magnética da mucho juego a la hora de utilizar carcasas intercambiables con diferentes acabados, aunque estas sumen algo de grosor total al teléfono. De esta manera tapamos el docking y una parte trasera realizada en cristal que es algo susceptible a dejar huellas marcadas.

imagen del Moto Z

Con los motomods, Lenovo podría marcar un antes y un después en la alta gama, muy acomodada en lo referente al concepto de lo que debe representar un teléfono de alta gama. Es un soplo de aire fresco que se agradece en un mercado algo reacio a la innovación en estos momentos, aunque es cierto que les quedan camino por recorrer.

Sólo hemos probado el Motomod Hasselblad Truezoom, que nos ha dejado un sabor agridulce en cuanto a calidad fotográfica, ya que ofrece luces y sombras en su rendimiento teniendo en cuenta que esperabamos unos resultados realmente elevados. También están disponibles en estos momentos una batería adicional (interesante, pero que añade demasiado volumen y peso), un altavoz desarrollado por JBL y un picoproyector. Todos estos los probamos en su momento y funcionan correctamente, aunque esperamos que sigan apareciendo nuevos modelos que incorporen más características.

Moto G4, análisis y opinión

El hardware es el que corresponde a un smartphone tope de gama de hoy en día, con el procesador Snapdragon 820 junto a 4 GB de memoria RAM, una pantalla de 5,5 pulgadas AMOLED con resolución Quad HD, y toda la conectividad inalámbrica necesaria para hoy en día, con NFC y sensor de huellas.

Sensor de huellas del Moto Z

Los problemas que acarrean contar un smartphone tan delgado son varios. Por un lado su extremada delgadez impide contar con un conector jack de audio, por lo que sólo tenemos la conexión usb tipo C en la parte inferior. Dentro de la caja se incluye un adaptador para jack de 3,5mm para intentar suplir la carencia, aunque no quita para que anulemos la única conexión física vista en este análisis del  Moto Z.

No cabe duda que estamos ante una de las revelaciones de este año, buscando un camino diferente, el de la innovación y los nuevos conceptos, como el teléfono modular. Esto es algo que si bien ya estaba inventado, aquí se presenta con un diseño que lo convierte en algo realmente útil y con sentido, así que veremos si el tiempo les da la razón a Lenovo.

Nuestra valoración

  • Diseño99/10
  • Pantalla99/10
  • Hardware99/10
  • Software99/10
  • Cámara88/10
  • Batería88/10
  • Conectividad99/10
  • Calidad/precio77/10