Samsung Galaxy Book 12, análisis y opinión

Lo mejor

  • Pantalla AMOLED de gran calidad
  • S-Pen y funda teclado incluidos
  • Procesador Kaby Lake
  • Ranura microSD

Lo peor

  • Sin puerto USB-A
  • Sin modelo de 8 GB RAM
  • Autonomía poco sorprendente
  • Sin soporte Windows Hello
Imagen frontal de Samsung Galaxy Book 12

Galaxy Book 12 Samsung

  • Especificaciones

    Sistema operativo Windows Phone 10
    Tamaño 12 pulgadas
    Resolución 2160x1440
    Cámaras 13/5 mpx
    Capacidad No definido
    Memoria Interna 128 GB, 256 GB
A la conquista de un segmento en auge

A nadie se le escapa que el mercado de las tablets atraviesa un momento muy difícil, lejísimos de las cifras de ventas de los smartphones y también de las expectativas generadas hace unos años. El futuro parece pasar por un segmento, el de los convertibles, que exhibe músculo que unos números que garantizan su presente y prometen un futuro más estable para los fabricantes.

Las ventas de los equipos convertibles subrayan la necesidad de los usuarios por encontrar soluciones portátiles, funcionales y que les aporten flexibilidad trabajar en movilidad. Hace unos años muy pocos fabricantes apostaban por un segmento del mercado en el que hoy pelean casi todos, desde marcas muy asentadas en el ámbito de la informática más "tradicional" a otras que son referencia en las categorías de movilidad.

Así llegamos al análisis de la Samsung Galaxy Book 12, una tablet convertible 2 en 1 que pretende posicionar a la marca surcoreana en un segmento en el que además de Microsoft tiene que enfrentarse a otros gigantes venidos del universo de la informática más pura como HP, Asus o Acer y algunos viejos conocidos como Huawei y su Matebook.

Estamos ante la sucesora de la Galaxy TabPro S lanzada el año pasado, con algunos cambios a nivel de diseño y novedades importantes en cuanto a especificaciones, además de un acertado cambio de nombre que sirve para diferenciar mejor al dispositivo de la gama "clásica" de tablets que tiene Samsung (Galaxy Tab A, Galaxy Tab S3).

Análisis del Samsung Galaxy S8 Plus: ¿el mejor móvil de 2017?

El nuevo Samsung Galaxy Book de 12 pulgadas lleva la tablet hasta el extremo del convertible, estando mucho más enfocada al ámbito profesional y con toda la intención de comer terreno a Microsoft. Veamos si merece la pena o no.

Un diseño correcto...

Diseño curvo, apuesta por marcos metálicos de buena calidad y marcos negros alrededor de la pantalla: no hay lugar a dudas, estamos ante un dispositivo firmado por Samsung. Las similitudes -de hecho- son evidentes respecto a su predecesor y, aunque en esta generación no hemos podido ver la reducción de los marcos alrededor de la pantalla -algo patente en la familia Galaxy S8 o también en el iPad Pro-, tenemos delante un convertible con un diseño bastante cuidado que exhibe una buena construcción tanto en los materiales elegidos como en la parte que tiene que ver más con la ergonomía.

La parte trasera, totalmente metálica, constituye la diferencia más significativa de este convertible respecto a la Tab S3, que presumía de un panel trasero de cristal muy elegante que sin embargo era un auténtico imán para las huellas dactilates. No tenemos ese problema en esta Galaxy Book 12, que sacrifica ese aspecto de una manera bastante lógica ya que la mayor parte del tiempo utilizaremos el equipo junto a la funda/teclado que viene en la caja de venta.

Pero antes de pasar al interesante teclado vayamos por partes. Además de la pantalla en la zona delantera tenemos el icónico logotipo de Samsung y la cámara frontal junto a un notificador LED y un sensor de luz ambiental. Como apuntábamos tenemos una relación pantalla/cuerpo discreta (73,5%) repecto a los smartphones de última generación.

Las dimensiones del Samsung Galaxy Book de 12 pulgadas son de 291.3 milímetros de largo por 199.8 mm de ancho, con un grosor de 7.4 mm. Todas estas cifras nos desvelan que estamos ante un dispositivo más manejable que la última Surface Pro de Microsoft, pero por otro lado resulta más voluminoso que otros rivales directos como el Huawei Matebook y tampoco tiene demasiado de que presumir ante el nuevo iPad Pro de 12,9 pulgadas que incluso más fino.

El análisis más completo del Samsung Galaxy S8 Plus

Las diferencias en todo caso no son especialmente significativas, mucho menos si tenemos en cuenta que estamos ante equipos que normalmente van a estar sobre una mesa o apoyados en sus respectivas fundas y no directamente sobre nuestras manos. Esa es otra diferencia sustancial ente la Galaxy Book 12 y la Gear Tab S3: la primera pesa más de 700 gramos, por lo que nos acabaremos cansando si la sostenemos en el aire durante períodos largos, mientras que la Tab S3 baja la báscula por debajo de los 430 gramos.

Una de las principales pegas de la Samsung Galaxy TabPro S del año pasado era la falta de conexiones físicas, un problema que Samsung ha solventado (al menos en parte) al colocar un segundo puerto USB-C en la parte lateral derecha del marco metálico, construido por cierto con materiales de buena calidad. En la parte izquierda tenemos la ranura microSD -que se amplia a dos huecos en el modelo 4G LTE- mientras que en la derecha contamos, además de los puertos USB-C con un jack para los auriculares.

Galería de fotosGalería del Samsung Galaxy Book 12ver las 39 fotos

En los laterales de los marcos encontramos también dos salidas para los altavoces estéreo, más una tercera en la parte superior para la ventilación del procesador, otra novedad respecto a la Galaxy TabPro S del año pasado

... con un teclado y un S Pen bastante afinados

El teclado también ha dado un salto importante en términos de calidad respecto a la generación anterior tanto por los materiales de fabricación como por sus posibilidades. El año pasado únicamente disponíamos de dos posiciones para trabajar con la TabPro S; en esta generación las posibilidades se duplican para ganar en versatilidad: podemos utilizarla con el teclado como si fuera un ordenador, dibujando con el lápiz directamente sobre la pantalla, tomando notas como si fuera un cuaderno también con el S Pen o marcando documentos tocando directamente con nuestros dedos.

La estabilidad de la funda con teclado incluido es bastante buena aunque, para ser justos, en este campo se encuentra mucho más cerca de lo que sería una tablet de la solidez que tiene cualquier ordenador portátil tradicional. Si lo vas a utilizar a diario tendrás que acostumbrarte a la funda ya que no es demasiado complicado que se venza hacia delante si no has colocado todo correctamente en su posición.

Los problemas se disparan, eso sí, si trabajamos sobre superficies irregulares o pretendemos trabajar con el convertible sobre nuestras piernas: nos tocará hacer equilibrios para que el chiringuito no se nos venga abajo.

Dicho todo esto el teclado es uno de los mejores teclados de una tablet que se pueden ver a día de hoy. Tenemos suficiente espacio entre las teclas -algo que parecía imposible hace un par de años- y Samsung no ha cometido ningún crimen en la disposición del mismo. La tecla retroceso es algo más pequeña de lo habitual pero no llega a ser tan pequeña para provocar errores, lo que resulta fundamental en un dispositivo pensado para trabajar.

Descubre aquí las diferencias con la Samsung Galaxy Tab S3

De la misma manera el trackpad cuenta con funciones de gestos y toques que nos permiten personalizarlo a nuestro gusto. Su funcionamiento no es perfecto pero tampoco resulta ningún drama: cumple con su finalidad sin mayor problema.

Además del teclado en la caja de venta de la Galaxy Book 12 encontramos la nueva versión del S Pen, mucho más sólido y robusto que los modelos antiguos como vimos en la Tab S3: no tendremos problema en que se nos caiga de encima de la mesa como sí sucedía en el caso del iPad Pro de 9.7 pulgadas.

El nivel de precisión del S Pen es muy elevado. Contamos con 4096 niveles de presión y una punta de 0,7 milímetros de grosor así que es una herramienta realmente útil en la edición gráfica. En uno de los laterales tenemos un botón que -por defecto- activa el menú Air Command en el que tenemos acceso directo a algunas de las principales funciones, aunque podemos personalizarlo y ordenarle que en lugar de ese menú directamnete abra Windows Ink.

Una fantástica pantalla

La Samsung Galaxy Book de 12 pulgadas cuenta con un panel Super AMOLED de resolución Full HD+ (2.160 x 1.440p) que ofrece una experiencia sobresaliente a la hora de reproducir vídeos y contenidos multimedia, con un nivel de brillo bastante aceptable para usarla esporádicamente en exteriores y unos ángulos de visión sin pérdida también muy correctos.

galaxybook pantalla

La pantalla Super AMOLED es espectacular en lo que a contraste se refiere, y si entendemos que los colores están demasiado sobresaturados simplemente deberemos acudir a las opciones de la pantalla en el menú de configuración para optar por otro de los modos prestablecidos.

Tipos de pantalla para móvil, ¿cuál es la mejor?

Aunque se trata de un problema minimizado por los fabricantes en los últimos años, por la propia construcción de los paneles OLED los píxeles de este tipo de pantallas pueden llegar a degradarse a lo largo del tiempo: las áreas de la pantalla que suelen estar intensamente iluminadas aumentan su brillo de manera más rápida que las áreas de la pantalla que permanecen oscuras.

La Galaxy Book es un dispositivo pensado para trabajar y, por tanto, es probable que se mantenga durante largas horas con la pantalla encendida. Para evitar cualquier tipo de problema de degradación de píxeles Samsung ha introducido varias medidas. Para empezar el convertible lleva por defecto activada la opción de atenuación de la pantalla y activada la opción de un salvapantallas (bastante retro, todo hay que decirlo) que comienza a funcionar cuando detecta que no lo estamos utilizando.

Cómo elegir el televisor 4K HDR correcto para tu PS4 Pro o Xbox One S

Para que todo esto no sea una molestia en la experiencia de usuario contamos con la función smart dimming que usa la cámara frontal para detectar nuestra cara: si ve que estamos delante de la pantalla no hará ninguna de las dos cosas anteriores.

Quizás parezca un síntoma de debilidad, pero en realidad es justo lo contrario: Samsung intenta poner el remedio antes de que pueda aparecer la enfermedad para defenderse de usos muy agresivos con el objetivo de aumentar la vida útil del equipo. 

Algo más discutible, al menos bajo mi punto de vista, resulta la elección de la relación de aspecto de la pantalla (16:10,7), que con una orientación muy clara hacia el terreno de la productividad no parece demasiado adecuada ya que resulta demasiado ancha.

¿Tablet o portátil? Con un convertible no tendrás que elegir

En teoría no queremos un dispositivo para reproducir series y películas (campo en el que destaca por encima de la competencia) sino navegar por Internet, leer o responder correos electrónicos y trabajar con programas para nuestro trabajo cotidiano. Personalmente para esos usos prefiero unas proporciones más cuadradas como las que exhiben el iPad Pro (4:3) o la Surface Pro (3:2).

A nivel de sonido la experiencia es buena gracias a los dos altavoces incorporados en los laterales que son capaces de proyectar sonido en estéreo con una potencia bastante alta y un nivel de nitidez correcto.

Hardware razonablemente potente

Una de las novedades más importantes de las que tenemos que hablar en este análisis de la Samsung Galaxy Book de 12 pulgadas pasa por la incorporación de un procesador de nueva generación, concretamente un Intel Core i5-7200U de la familia Kaby Lake con gráfica integrada (Intel 620) que viene acompañado de 4 GB de memoria RAM y 128 GB de disco SSD.

Especificaciones muy potentes para una tablet y resptables también si hablamos de un convertible 2 en 1, pero existen bastantes matices. Para empezar, no tenemos noticias de la llegada a España de la configuración superior con 8 GB de memoria RAM y 256 GB de disco SSD que parece mucho más interesante para el propósito de este convertible.

La experiencia en escenarios cotidianos a lo largo de nuestro análisis del Samsung Galaxy Book ha sido por lo general satisfactoria. El equipo se defiende bastante bien en la multitarea, se beneficia de la elección del SSD a la hora de abrir rápidamente programas como Photoshop, Premier o la suite ofimática de Microsoft. También es especialmente rápido a la hora de encenderse, lo que supone otro punto a favor en entornos profesionales.

BenchmarksResultados
Cinebench R15 (CPU / GPU)300 cb / 35,95 fps
Unigine Heaven 4.0 Ultra
(min / max / media / puntuación)
3,6 fps / 12,1 fps / 5,9 fps / 147
PCMark 10 / 8 Home / 8 Work2.774 / 3.087 / 4.083
CPU-Z Single/Multi327 / 908
3DMark Fire Strike / Cloud Gate725 / 5.088
CrystalDiskMark (lectura/escritura)529 MB/s / 505 MB/s

Los mayores problemas vienen de la parte de la tarjeta gráfica, que es bastante discreta y no está pensada para mover videojuegos de última generación al máximo nivel de detalle. Aún así se defiende con títulos como League of Legends para un uso esporádico y es posible manejar problemas de edición de vídeo sin que suponga una pesadilla, lo que tampoco es del todo habitual en estos equipos.

En momentos de uso muy intensivo la parte trasera se calienta ligeramente, aunque sin llegar a resultar una molestia importante seguramente gracias al ventilador que mencionábamos al principio de esta review del Galaxy Book.

Software

La prueba más evidente de que estamos ante un dispositivo pensado para la productividad y entornos profesionales en lugar del puro ocio lo encontramos en el software. Samsung deja a un lado Android -presente en sus tabletas más convencionales- para apostar por Windows 10 Home, a la que ha añadido algunas funciones y modos personalizados.

Empezaremos por Samsung Flow, una herramienta que pretende convertirse en el epicentro de nuestra actividad ya que permite conectar uno o varios teléfonos móviles (Android Marshmallow o superior) a la Galaxy Book. Podremos así consultar las notificaciones recibidas en el smartphone, pasar archivos de un dispositivo a otro fácilmente o, por ejemplo, responder a llamadas o mensajes SMS -¿también WhatsApp?- cómodamente desde la pantalla del convertible.

Los mejores convertibles con Windows 10

Contamos con un menú de configuración propio en el que además del ya mencionado smart dimming podemos configurar el inicio de sesión con un patrón, aunque no tenemos la función de Windows Hello para desbloquear el equipo a través de reconocimiento facial.

Todo esto con la posibilidad de actualizar a Windows 10 Creators Update con todo lo que ello implica, sobre todo desde el punto de vista de las posibilidades del S Pen gracias a las mejoras introducidas en el ámbito de la realidad virtual mixta.

Cámara

La Samsung Galaxy Book cuenta con un sensor trasero de 13 megapíxeles con amplia apertura (f/1.9) y sistema de autoenfoque, más que de sobra para el uso totalmente residual que haremos de la cámara trasera en un dispositivo de este tipo: siempre harás fotografías de mayor calidad (y mucho más cómodamente) con el móvil que llevas en el bolsillo.

camara galaxybook 12

La mayor pega es que no tiene sistema de flash, pero insistimos en que un convertible no está pensado para salir a la calle a emular a Robert Capa.

Quizás puedas darle más uso a la cámara frontal, en este caso de 5 megapíxeles. Tiene una calidad suficiente para mantener videollamadas en entornos bien iluminados, pero se queda lejos del sobresaliente.

Lo mismo sucede con la aplicación nativa de la cámara que trae Windows: simple a rabiar y especialmente lenta, pero lo normal es no utilizarla.

Batería y conectividad

La batería de la Samsung Galaxy Book de 12 pulgadas tiene 5070 miliamperios de capacidad, una cifra curiosamente inferior a la de la TabPro S que se explica -solo en parte- por la mayor eficiencia del procesador.

El fabricante promete hasta 11 horas de autonomía en reproducción de vídeo, una cifra a la que no hemos conseguido llegar en las pruebas realizadas en este análisis de la Galaxy Book.

¿Suficiente para una jornada laboral? Lo más normal es que sí, sobre todo si no "quemamos" la batería con usos poco recomendados como llevar siempre el brillo al máximo o desactivar el salvapantallas.

Samsung ha incorporado por cierto una opción que aspira a alargar la vida útil de la batería al reducir su uso hasta el 75% de su capacidad: si con esa cifra no tenemos problemas en el uso diario conseguiremos minimizar posibles problemas de batería a largo plazo que suelen ser los más comunes en los dispositivos de este tipo en todas las marcas.

Mejores tablets en relación calidad/precio de 2016

Contamos además con sistema de carga rápida adaptativa que nos permite recuperar una parte importante de la batería en cuestión de minutos, una solución tremendamente práctica para momentos de urgencia.

A nivel de conectividad tenemos mejores noticias con respecto a la generación anterior gracias a la incorporación de un segundo puerto USB-C (ambos son 3.1) que nos amplía enormemente las posibilidades del convertible para utilizarlo con otros dispositivos mientras lo estamos cargando, empezando por un disco duro externo si vamos a manejar ingentes cantidades de datos ya que el SSD interno solo tiene 128 GB de capacidad.

WiFi AC, el WiFi más rápido que el cable. ¿Lo conoces? 

Desafortunadamente tenamos poco más en lo que a conexiones físicas se refiere: solo la acertadísima ranura microSD para ampliar la memoria en hasta 256 GB adicionales y el jack para los auriculares, pero ni rastro de un puerto USB-A tradicional que seguramente muchos usuarios hubieran agradecido, ya que el USB-C no está tan estandarizado entre el público masivo a día de hoy (ojalá fuera de otra manera) como algunos fabricantes se empeñan en demostrar.

Lo que sí tenemos es soporte para Wi-Fi AC y doble banda, lo que nos va a permitir navegar a gran velocidad por Internet y tecnología de geolocalización (GPS y Glonass), que nunca está de más, soporte NFC y conectividad Bluetooth, aunque ni rastro de radio FM... lo que por otra parte no resulta ningún drama.

Conclusión

Llegamos al final del análisis del Samsung Galaxy Book de 12 pulgadas con un buen sabor de boca por el equilibrio de un dispositivo que llega al notable muy alto en el apartado de pantalla y no baja demasiado el listón a la hora de hablar de rendimiento o diseño, dos aspectos fundamentales en cualquier convertible.

El mayor hándicap es su limitada autonomía, que queda por debajo de muchos portátiles ultraligeros. Tampoco destaca a nivel de diseño por su estabilidad: podemos utilizarlo sin demasiadas complicaciones sobre una mesa pero resulta mucho más complejo si lo colocamos encima de nuestras piernas. Y el ventilador no deja de sonar...

Las mejores ofertas para comprar la Galaxy Book 12 en Amazon

¿Merece la pena comprar la Galaxy Book de 12 pulgadas? La respuesta simple sería que sí, pero si afinamos un poco más debemos decir que se trata de un dispositivo al que le sacaremos partido si realmente vamos a utilizarlo para lo que fue concebida: no se trata de una tablet para un uso de ocio esporádico (películas y series) ni de un potente ordenador portátil con el que podemos hacer casi de todo. 

La Galaxy Book 12 es más potente y versátil que una tablet, una solución para aquellos que necesitan tener un equipo con el que trabajar en cualquier parte y priorizan tener una buena pantalla. Sin embargo, en el cuerpo a cuerpo frente a un ordenador portátil lo pasa regular porque su nivel de rendimiento (especialmente en el apartado gráfico) no es espectacular y su batería resulta algo limitada. Aún así, supone un paso en la dirección correcta para Samsung.

Nuestra valoración

  • Diseño00/10
  • Pantalla00/10
  • Hardware00/10
  • Software00/10
  • Cámara00/10
  • Batería00/10
  • Conectividad00/10
  • Calidad/precio00/10