Samsung Galaxy J3 (2016), análisis y opinión

Lo mejor

  • Pantalla Super AMOLED
  • Precio asequible
  • Batería extraíble

Lo peor

  • Sin LED de notificaciones
  • Sin sensor de luz ambiental
  • Android 5.1 Lollipop
Imagen frontal de Samsung Galaxy J3

Galaxy J3 Samsung

Nota de análisis

72
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 5.1.1 Lollipop
    Tamaño 5 pulgadas
    Resolución 1280x720
    Cámaras 8/5 mpx
    Capacidad 2600 mAh
    Memoria Interna 16 GB
La calidad precio por bandera

Samsung es una marca que se ha ganado a pulso su estatus dominador en España. De momento es la compañía que más móviles vende, y eso facilita mucho las cosas en todos los segmentos. Mientras que por arriba mantiene la gama S con el Galaxy S7 Edge, también domina la gama media y baja con las A y J. El mejor ejemplo es el Samsung Galaxy J3 (2016), cuyo análisis hemos elaborado.

Hay que tener en cuenta que este smartphone económico que sirve como gama de entrada para muchas personas. Los que quieren un dispositivo básico sin gastar mucho dinero, tienen en el Galaxy J3 un aliado, como hemos comprobado en esta review. Su precio oficial es de 169€.

Análisis del Galaxy J7, ¿el mejor gama media del 2016?

Es uno de los móviles de Samsung más baratos. Compite directamente contra otros que han recabado muy buenas opiniones, como el Xiaomi Redmi Note 3. En su caso, el J3, ofrece una buena pantalla y sobre todo la garantía de la firma coreana en España, algo de lo que los móviles chinos aún no disponen.

Si se pueden ejecutar tareas como navegar por Internet, mensajear a través de las aplicaciones de mensajería y jugar a algunos de los juegos más básicos,  cumple con creces. Para comprobar todo esto y más, procedemos a la review del Samsung Galaxy J3 (2016).

Análisis en vídeo

Diseño familiar en todas sus líneas

El diseño del Galaxy J3 no se sale de lo habitual. Esta firma ha logrado alcanzar una estética muy característica y relativamente común a todos sus terminales. Son pocos los que se salen de la línea marcada. Las esquinas redondeadas y la trasera ligeramente curvada son seña de identidad de la marca, y este móvil no iba a ser menos.

Galería de fotosFotografías del Samsung Galaxy J3 (2016)ver las 13 fotos

El botón físico se mantiene de momento inalterable, así como las dos teclas táctiles de menú (izquierda) y de retroceder (derecha). Quizás para el gran público es un detalle poco importante, pero es algo que las marcas deberían tener en cuenta: algunos smartphones, el Galaxy J3 entre ellos, son una pesadilla para los zurdos. Lo hemos podido comprar en este análisis. El uso de Retroceder es más común que el de menú, lo que provoca que el pulgar de la mano izquierda tenga que estirarse constantemente para pulsarlo.

No es algo exclusivo de la firma coreana, ni mucho menos, aunque otras compañías ya permiten personalizar la posición de los botones para adaptarse al usuario.

Otro inconveniente es la ausencia de sensor de luz y de LED de notificaciones en la parte frontal, donde sólo hace acto de presencia la cámara para selfies. Como comprobaremos más adelante en este análisis, no son dos detalles poco importantes.

Por lo demás, el material con el que está fabricado es plástico. No es de cuerpo unibody, es decir, tanto la tapa trasera como la batería son extraíbles, y eso gusta a cierto tipo de público. Puedes llevar un par de baterías o reemplazarla cuando quieras si te surgen problemas.

Probamos el Galaxy A5 (2016) y esto es lo que nos parece

Pese al material utilizado, el J3 (2016) transmite una sensación sólida, aunque al tacto sea excesivamente plástico. Con el jack de los auriculares en la zona superior, puede que tengas que adaptarte al gesto de meter y sacarlo del bolsillo, ya que es más incómodo con esta configuración.

Su tamaño es de 142.3 x 71 x 7.9 mm y 138 g de peso. No es un móvil de gran tamaño ni pesado, sino muy cómo de sostener en la mano y llevar en bolsillos pequeños. En la gama más básica es lo que se demanda, y Samsung ha respondido a su público.

Una pantalla Super AMOLED

Una de las características que ha condicionado favorablemente nuestra opinión del Samsung Galaxy J3 (2016) durante esta review es la pantalla. La tecnología Super AMOLED hace que la experiencia de usuario sea buena, pese a limitarse a HD 720p.

Sus 5 pulgadas son más que suficientes con este panel, que ofrece buena luminosidad tanto en exteriores como en interiores y una nitidez a la altura de móviles bastante más caros. Sin embargo, no pienses que todo son noticias positivas. Si la pantalla Super AMOLED salva los muebles para el fabricante, éste comete dos fallos de calado que tiran por tierra gran parte de sus méritos.

El primero es la no inclusión de sensor de luz ambiente. Sin él, es imposible que el software del teléfono ofrezca brillo automático. Tiene un modo especial para exteriores, más luminosos, pero sabe a muy poco si tienes que andar subiendo y bajando el brillo manualmente.

Los 20 mejores móviles chinos del año

El otro error que hemos detectado en el análisis del J3 de 2016 es que entre sus características no está la luz de notificación. Fallo de diseño, de software o de hardware, empeora muy notablemente el disfrute que se puede hacer de este Android económico. El precio no siempre es una excusa para prescindir de elementos que son clave a estas alturas.

Al menos, entre las opciones que ofrece el software del teléfono, está la de configurar la temperatura del color entre las cuatro preconfiguradas. También cuenta con protección Asahi Dragontrail Glass para el cristal, una especificación que no iguala a la habitual Gorilla Glass. Mucho ojo con meterlo en el mismo bolsillo que las llaves.

Buena fluidez, sobre todo con una MicroSD

Touchwiz, la capa de personalización que Samsung aplica sobre Android, no es la mejor valorada, y con cierta razón. Sin embargo, ha mejorado mucho, y eso se nota en este J3, cuyo rendimiento ha sido mejor de lo que cabría esperar teniendo en cuenta sus especificaciones. Significa que Touchwiz optimiza los recursos del móvil bastante bien, evitando ralentizaciones en la mayor parte de los casos y eliminando cualquier error del sistema.

A lo largo de la prueba realizada al Samsung J3 (2016) nos ha sorprendido positivamente la fluidez del sistema. Eso sí, sin exigirle demasiado a la multitarea. Si por ejemplo intentas actualizar muchas aplicaciones de una sola tacada, olvídate de jugar mientras tanto. Es lo que cabría esperar en un dispositivo que sólo tiene 1,5 GB de RAM, pero es suficiente.

Algo que hemos detectado durante el tiempo que lo hemos usado es que su rendimiento mejora si usas una MicroSD. Almacenar en ella todos los archivos que sea posible alivia la limitada memoria del sistema, especialmente en la versión de 8 GB, la única a la venta en España. Es un detalle a tener en cuenta si vas a comprar el dispositivo.

Con Android 5.1.1, queda lejos de Android 7.0 Nougat, la última versión del sistema operativo de Google. Parece poco probable que la compañía asiática actualice este terminal, al menos durante los próximos meses. Ciertamente se podría exigir más al fabricante en este apartado.

Así de bueno es el Galaxy J7 (2016) el mejor gama media de Samsung

Sencilla y familiar son sin duda dos adjetivos que vienen como anillo al dedo al software del Galaxy J3 de 2016. Las opciones de personalización son muy pocas y el aspecto de Android es el clásico en los Samsung, con cajón de aplicaciones y unas pocas apps preinstaladas.

A diferencia de los smartphones chinos, el J3 no busca dar todas las posibilidades habidas y por haber para hacer la experiencia más rica. Lo que ofrece es sencillez para todas aquellas personas que lo van a utilizar para hablar y mensajear y se molestan con todos esos servicios que al final no usan. Si eres uno de estos usuarios, Samsung tiene una oferta para ti.

Rendimiento por encima de lo esperado

El rendimiento de un dispositivo de este tipo va íntimamente ligado al software. Si éste no saca partido a los componentes, el rendimiento decae. Es una simbiosis especialmente importante en los más baratos del mercado, que juegan al límite en cuanto a especificaciones y que podrían pasar apuros para cubrir las necesidades de cualquier usuario en pleno 2016. Es el caso del Samsung Galaxy J3 (2016), que sin embargo deja buenas sensaciones en este análisis.

Este smartphone no puntúa alto en los benchmark a los que lo hemos sometido, pero no es una sorpresa. Sólo equipa 1,5 GB de memoria RAM y un procesador Spreadtrum SC9830, al menos la versión del Galaxy J3 de la que hemos hecho la review. Hay otra con procesador Exynos que sólo está disponible en Estados Unidos.

El chip Spreadtrum tiene cuatro núcleos y una velocidad de reloj de 1.5 GHz. Si nos atenemos a lo puramente numérico, el Samsung no podría competir contra otros que se mueven cerca de su precio y que equipan chips de gama de entrada de Qualcomm o de Mediatek. Pero no todo son números en tecnología.

Como podemos ver en los test de rendimiento, el J3 de 2016 se queda muy rezagado. Sin embargo, no hay que dejarse llevar por esta clasificación con los móviles más potentes. Valora mucho, entre otras cosas, la capacidad para procesar gráficos en 3D y en HD, dos aspectos en los que se sabe que un terminal de los más económicos de la compañía coreana no compite ni quiere competir contra otras alternativas.

Galería de fotosResultados del Samsung Galaxy J3 (2016) en los benchmarkver las 17 fotos

Si quieres hacer un dispositivo lo más barato posible para usuarios que no van a jugar, no debe importarte demasiado pasar discretamente por los benchmark, y el Samsung Galaxy J3 lo hace, aunque no daremos demasiada relevancia en esta crítica en concreto a su puntuación. Aunque si quieres quedarte más tranquilo, te lo resumimos así: con este móvil podrás jugar a juegos como Asphalt 8: Airborne, aunque sin disfrutar de los gráficos al máximo.

Lo mismo ocurre con la multitarea a la hora de navegar y cambiar entre aplicaciones. No se experimentan ralentizaciones, pero tampoco conviene abusar de las apps más pesadas que puedes encontrar en Android. Llegado el punto de sobrecarga de la memoria RAM y el procesador, el J3 de 2016 simplemente funcionará más lento, pero no dará ningún error, y eso es de agradecer.

Una buena cámara para salir de un apuro

La cámara del Galaxy J3 nos genera opiniones encontradas y un cierto sabor agridulce. La calidad de las fotografías no deja de ser básica, aunque sin pasarse. Son vistosas, especialmente si las ves en una buena pantalla y no las amplías en exceso.

Hemos realizado bastantes fotos de cara a este análisis del Samsung Galaxy J3 de 2016, en las que se puede ver el resultado que ofrece su cámara. En la mayoría de fotografías está a la altura de otros móviles del mismo precio, aunque tiene sus limitaciones.

Las carencias se le ven en unas fotos más que en otras, sobre todo en las que se ven objetos distantes en segundo plano, muy borrosos y difuminados. Quizás se le debería pedir más a una cámara de 8 MP y apertura f/2.2.

El flash LED simple no consigue hacer mejores las fotografías nocturnas, que son el principal bache a la hora de valorar la calidad de su cámara. Los selfies también son de calidad limitada, aunque por el uso que se les suele dar, no es un inconveniente tan importante.

El modo HDR está, pero la diferencia entre las fotografías tomadas en modo normal y éste es prácticamente irrelevante en la práctica.

Galería de fotosFotos hechas con la cámara del Samsung Galaxy J3 (2016)ver las 41 fotos

Una batería con una enorme autonomía

A estas alturas de 2016, tener que cargar el móvil más de una vez al día es todo un incordio. Los fabricantes lo saben, aunque con la escalada de especificaciones y prestaciones es difícil aumentar la duración de la batería a más de 24 horas. Por eso cada vez es más común la carga rápida. Este Samsung Galaxy J3 (2016) no la tiene, aunque si comparamos el rendimiento de su batería con la de smartphones similares, cumple con creces.

Si lo usas para lo que está pensado, es decir, para mensajear, escuchar música y navegar por Internet, no tendrás problemas para aguantar al menos las 24 horas de autonomía. Puede que incluso lo logres haciendo uso de forma intensiva de algunas de las mencionadas funciones. Y si no, siempre te queda el modo ahorro.

¿Quieres una batería de respuesto? Aquí tienes una compatible con el J3 que analizamos

Para cuantificar esta información, tenemos un dato: cuatro horas y media de batería en reproducción de vídeo HD con el brillo al máximo. No está mal, sobre todo si se tiene en cuenta que son “sólo” 2.600 mAh de capacidad. Para cargar la batería completamente este smartphone se toma tres horas.

La principal ventaja del Galaxy J3 en el apartado de batería tiene más que ver con el hardware del teléfono que con el uso que se hace de la misma. Es un móvil con tapa extraíble y batería intercambiable, por lo que puedes sustituirla por otra cuando se agote o se averíe.

Izquierda: reproducción de vídeo | Centro y derecha: uso intensivo de los recursos

Navegación 4G y radio FM

La conectividad del Samsung Galaxy J3 (2016) es una de las características que más desiguales hemos encontrado. Tiene luces y sombras destacables, aunque finalmente, por el precio que tiene, se puede considerar como sobresaliente.

Cierto es que no tiene giroscopio, todo un palo para los fans de Pokémon GO. También es verdad que la conexión es Micro USB 2.0, habitual en el fabricante, en lugar del USB Tipo C. Otro ausente es el chip NFC. Sin embargo, compensa con otras dos prestaciones: 4G LTE CAT 4 y cuenta con Radio FM.

Este último detalle no es irrelevante, pues cada vez son menos los fabricantes que incluyen radio en sus terminales. En este análisis del Samsung Galaxy J3 hemos tenido especialmente en cuenta las necesidades de los usuarios de la gama de entrada, distintas a las de los que demandan móviles más potentes. La radio es una de ellas.

En el apartado de sonido, es un teléfono que no destaca especialmente. De hecho la calidad de sonido de su altavoz deja que desear cuando se usa con el volumen demasiado alto. No es un teléfono cuya prioridad número uno sea proporcionar la mejor experiencia en audio a sus usuarios, y eso se nota. Probablemente, teniendo en cuenta su precio, los componentes empleados no sean los mejores.

Conclusión y precio

La pregunta que nos hacíamos al comenzar la review del Samsung Galaxy J3 (2016) era: teniendo en cuenta la relación calidad - precio de los móviles chinos, ¿podrán hacer un smartphone de lo más asequible sin que éste sea presa de la competencia? La respuesta tras esta review es afirmativa: ha podido.

Eso sí, hay que tener en cuenta que el Galaxy J3 no va dirigido a todos los públicos, sino a los que no desesperan si tienen que esperar medio segundo para que se abra una aplicación y que no quieren jugar a todos los juegos con los gráficos al máximo. Digamos que quieres regalarlo a un familiar para que te llame, te envíe mensajes y haga algunas fotos bastante básicas. Entonces, es una opción perfecta.

Estos son los mejores móviles de 2016

Aunque a priori es difícil igualar el precio y las prestaciones de las marcas más agresivas, la lucha del Samsung Galaxy J3 (2016) no es por características, hardware y especificaciones, ni siquiera por precio: es por calidad a nivel global. Ofrece garantía en España y servicio técnico nacional, además de la confianza de poder adquirirlos a través de tiendas, operadoras y grandes superficies.

Con estos datos en la mano, se puede dar la siguiente opinión: el Galaxy J3 de 2016 es un buen móvil, barato y fiable. Es cómodo de usar y es cómodo de comprar. 

 Samsung Galaxy J3 2016
Pantalla

5.0 pulgadas Super AMOLED

1.280 x 720

Procesador
Spreadtrum SC9830
RAM1.5 GB
Memoria

8 GB interna

microSD hasta 256 GB

Cámaras

Trasera: 8 MP

Delantera: 5 MP

BateríaExtraíble 2.600 mAh
AndroidLollipop 5.1.1
Conectividad

WiFi

Bluetooth

Radio FM

microUSB

Precio169,00 euros
CaracterísticasFicha técnica

 

Nuestra valoración

  • Diseño77/10
  • Pantalla88/10
  • Hardware66/10
  • Software77/10
  • Cámara77/10
  • Batería88/10
  • Conectividad77/10
  • Calidad/precio88/10