Samsung Galaxy S5 Mini, el análisis más completo

Lo mejor

  • Calidad de la pantalla
  • Cámara
  • Resistente al agua
  • Ergonomía

Lo peor

  • Rendimiento limitado
  • Sensación de producto económico
  • Calidad de sonido
  • Precio elevado
Imagen frontal de Samsung Galaxy S5 Mini

Galaxy S5 Mini Samsung

Amazondesde 329,99VER OFERTAS

Nota de análisis

73
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 4.4.2
    Tamaño 4.5 pulgadas
    Resolución 720x1280
    Cámaras 8.0/2.1 mpx
    Capacidad 2100 mAh
    Memoria Interna 16 GB
¿Otro 'Mini' más?

A finales del año 2012 Samsung tuvo la brillante idea de lanzar al mercado el que sería el precursor del Samsung Galaxy S5 Mini que hoy analizamos. Con el Galaxy S3 Mini la firma coreana se sacó de la manga una brillante idea que no tardaron en copiar sus más directos rivales.

La idea es muy simple: añadir un apelativo –normalmente relacionado con su tamaño– al nombre de uno de sus smartphones franquicia más potentes y conocidos, y asignar el resultado de esta ecuación a un smartphone de nueva creación, más pequeño y de aspecto muy similar al original.

Imagen frontal de Samsung  Galaxy S4 Mini

Galaxy S4 Mini Samsung

Nota de análisis

77
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 4.2.2
    Tamaño 4.3 pulgadas
    Resolución 960 x 540
    Cámaras 8.0/1.9 mpx
    Capacidad 1900 mAh
    Memoria Interna 8 GB
  • Análisis (77)

    El Samsung Galaxy S4 Mini es la apuesta de la marca coreana para acercar su gama S4 a los bolsillos menos pudientes, como ya es habitual con todos los terminales Galaxy S, aunque su precio libre en España, 445 euros, nos obliga a estar atentos a sus características para saber si merece la pena.

Un nuevo smartphone que por prestaciones y características estaría destinado a pasa desapercibido dentro de la gama media, pero al que su llamativo nombre le otorga una visibilidad entre el gran público muy por encima de sus merecimientos propios.

Esta al menos ha sido la tónica general hasta que hace unos meses Sony decidió romper la baraja con su Sony Xperia Z3 Compact. Una versión reducida del Sony Xperia Z3, que al contrario de lo que veníamos viendo hasta ahora, poco o nada tiene que enviar a su hermano mayor.

Imagen frontal de Sony  Xperia Z3 Compact

Xperia Z3 Compact Sony

Amazondesde 310,00VER OFERTAS

Nota de análisis

88
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 4.4.4
    Tamaño 4.6 pulgadas
    Resolución 1280 x 720
    Cámaras 20.7/2.2 mpx
    Capacidad 2600 mAh
    Memoria Interna 16 GB
  • Análisis (88)

    El Sony Xperia Z3 Compact es un móvil de altas prestaciones bajo un cuerpo compacto y una pantalla de 4,6 pulgadas. Bonito y elegante por fuera y potente por dentro, poco o nada tiene que envidiar a su hermano mayor con el cual comparte sensor de cámara y demás características. Su precio, 499 euros.

Vista la apuesta de Sony, no nos hemos podido resistir a probar suerte con este Samsung Galaxy S5 Mini. Una nueva versión reducida dentro de la gama S que, al menos sobre el papel, parece algo más ‘seria’ que sus predecesoras.

Imagen frontal de Samsung  Galaxy S5

Galaxy S5 Samsung

Amazondesde 349,99VER OFERTAS

Nota de análisis

90
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 4.4.2
    Tamaño 5.1 pulgadas
    Resolución 1920 x 1080
    Cámaras 16/2 mpx
    Capacidad 2800 mAh
    Memoria Interna 32 GB
  • Análisis (90)

    ComputerBild ya ha probado a fondo el nuevo Samsung Galaxy S5, por lo que estamos en condiciones de trasladaros nuestros análisis y conclusiones, además de todas las nuevas características del nuevo smartphone bandera de Samsung. ¿Estará a la altura?

Diseño

El Samsung Galaxy S5 Mini mantiene las mismas líneas estéticas que su hermano mayor. Ligeramente más grueso, muestra la misma disposición de elementos, así como el contorno biselado y el “cuestionable” estampado punteado en su tapa trasera que tanta polémica y chascarrillos levantó en su momento.

Donde si existe diferencia es en la calidad de los materiales de fabricación. El Samsung Galaxy S5 Mini está íntegramente fabricado en plástico y su tacto, sobre todo el de la tapa trasera, transmite una sensación ‘plástica’ mucho menos agradable y cuidada que en el S5.

Pese a todo, las sensaciones sobre la mano son bastante buenas. La ergonomía es excelente, adaptándose a la perfección a cualquier mano, y la relación entre peso y dimensiones –pesa 120 gramos y tiene unas dimensiones de 131.1 x 64.8 x 9.1 milímetros– muy acertada.

No es robusto, pero tampoco transmite sensación de fragilidad, y al igual que su hermano mayor una de las características del Samsung Galaxy S5 Mini que más llama la atención es su certificación IP67, o  lo que es lo mismo, el pequeño S5 está protegido contra el polvo y aguanta ‘chapuzones’ en agua dulce de hasta 1 metro de profundidad durante 30 minutos.

Eso sí, una cosa es la certificación y otra muy distinta es atreverse a meterlo bajo el agua. Uno es un profesional, y cuando analiza un producto tiene que hacerlo hasta las últimas consecuencias –el no ser el propietario del mismo ayuda, no voy a mentiros– pero la ausencia de tapas en las conexiones y la fina barrera de goma del interior de la tapa encargada de proteger los componentes del agua, no hacían presagiar nada bueno.

Pese a las reticencias, el Samsung Galaxy S5 Mini, cumple a la perfección con lo prometido, no podrás bucear con él, pero te salvará de chapuzones involuntarios y posibles derrames de líquidos que, si lo piensas, son muy habituales.

Como la gran mayoría de smartphones de la gama Samsung Galaxy, la tapa trasera del Samsung Galaxy S5 Mini es, además de algo fea, extraíble. Da acceso a la batería y a las ranuras para la tarjeta Micro SIM y la microSD, que ayuda a ampliar los escasos 16 GB de almacenamiento interno, de los cuales algo menos de 12 GB están disponibles para datos y aplicaciones personales.

Con la tapa trasera de nuevo colada encontramos en la zona inferior izquierda, dos pequeña ranuras que cubren el altavoz. Una ubicación ciertamente curiosa y nada beneficiosa, no sólo porque es realmente sencillo taparlo con la mano, también es un gran obstáculo para la calidad de sonido del Samsung Galaxy S5 Mini.

Pese a contar con un ligero ‘abultamiento’, notamos que al posar el altavoz sobre una superficie plana el sonido se echa totalmente a perder, con una fuerte reverberación y un ligero matiz metálico que hace complicada su escucha con un nivel alto de volumen.

Esto no quiere decir que sin estar apoyado el sonido sea para tirar cohetes. Destaca por su claridad aunque es demasiado plano, ligeramente estridente y carente de frecuencias graves. Eso sí, no desentona con la media de su categoría aunque sigue estando muy lejos de los modelos de HTC, referentes en lo que a sonido móvil se refiere.

También en la parte trasera, junto al flash LED encontramos otra de las novedades del Samsung Galaxy S5 Mini, heredada de su hermano mayor, como es el sensor de ritmo cardiaco.

En la parte frontal, debajo de la pantalla está el tradicional botón Home con forma alargada que, además de las funciones tradicionales de retroceso y activación de la pantalla, hace las veces de sensor de huellas del Samsung Galaxy S5 Mini.

Permite almacenar hasta 3 huellas, y para que funcione es necesario deslizar el dedo por el botón verticalmente, no vale con ponerlo sólo encima como en el Touch ID de Apple.

En ocasiones su funcionamiento es algo errático, aunque en general no funciona mal y es de agradecer que hayan mantenido esta opción también en la esta versión Mini del Samsung Galaxy S5.

Galería de fotosSamsung Galaxy S5 Miniver las 24 fotos
Pantalla

Al contrario que en otras ocasiones Samsung ha apostado por mantener la pantalla Super AMOLED en el Samsung Galaxy S5 Mini, en lugar de la habitual LCD, más económica de fabricar, de las versiones Mini del S3 o el S4.

La pantalla de 4,5 pulgadas con protección Corning Gorilla Glass 3 baja su resolución hasta los 1.280x720 píxeles –o la eleva frente a otras versiones Mini de la marca, depende de cómo se mire–, una combinación que da como resultados una densidad 326 ppp. La pantalla del Samsung Galaxy S5 Mini utiliza una matriz de píxeles tipo Pentile en forma de diamante con píxeles de diferentes tamaños – los subpíxeles verdes son dos veces más pequeños que los azules y rojos–.

El resultado es una pantalla con un excelente nivel de contraste, gracias a unos negros extremadamente puros que compensan el ligero matiz amarillento del color blanco. Los colores son ricos y muy vivos, incluso en exceso.

Para solventar este exceso de intensidad en los colores, cuestión de gustos, el Samsung Galaxy S5 Mini dispone de 5 perfiles de color o modos de pantalla: Optimizado, Dinámico, Estándar, Foto profesional y Cine, para adecuar las tonalidades de color a nuestro gusto.

El conjunto hace que, pese a que la pantalla Super AMOLED del Samsung Galaxy S5 Mini no tenga un nivel de brillo excesivamente elevado, la visualización en exteriores sea muy buena incluso a plena luz del día, y se sitúa por encima en este aspecto de la mayoría de pantalla LCD RGB que encontramos en los smartphones de su mismo segmento de precio.

El ángulo máximo de visión es más que notable, por lo que no notarás ningún inconveniente en este aspecto. Aunque si fuerzas demasiado, los colores viran hacia una tonalidad ligeramente verdosa.

La matriz Pentile del podría hacer presagiar los tradicionales problemas de definición de este tipo de pantallas a la hora de, por ejemplo, leer textos. Por suerte la elevada densidad de píxeles de la pantalla del Samsung Galaxy S5 Mini y las evidentes mejoras en la tecnología Super AMOLED hacen que no sea un aspecto a tener en cuenta.

Hardware y rendimiento

En el interior del Samsung Galaxy S5 Mini encontramos un procesador Quad-Core Exynos 3470 Cortex A7 a 1,4 GHz, con GPU Mali-400MP4 y unos extraños 1,5 GB de memoria RAM.

Unas prestaciones hardware bastante alejadas de lo que nos ofrece su hermano mayor y que arrojan unos resultados más que discretos en los fríos números de las pruebas de los benchmarks del rendimiento como AnTuTu o Geekbech, en los que se posiciona junto a modelos como el Moto G al que, por cierto, casi dobla en precio.

Imagen frontal de Motorola  Moto G 2014

Moto G 2014 Motorola

Nota de análisis

76
  • Especificaciones

    Sistema operativo Android 4.4.4
    Tamaño 5.0 pulgadas
    Resolución 1280 x 720
    Cámaras 8.0/2.0 mpx
    Capacidad 2070 mAh
    Memoria Interna 8 GB
  • Análisis (76)

    Te traemos todos los detalles del Moto G de Motorola, un terminal de gama media con altas aspiraciones, un procesador concienzudo, un diseño original y lo más importante: un precio más que asequible. ¿Podrá la segunda generación del Moto G desbancar a la primera? Echad un vistazo y decidid.

Como ocurre en la gran mayoría de casos, las sensaciones de uso y los resultados de las pruebas de rendimiento no coinciden en exceso, y el Samsung Galaxy S5 Mini no es una excepción.

Galería de fotosbenchmark Samsung Galaxy S5 Miniver las 6 fotos

El sistema operativo Android 4.4.2, enmascarado bajo una interfaz TouchWiz muy aligerada y dinámica tras el último lavado de cara que realizó Samsung, se mueve con fluidez, sin lags o retardos de consideración.

El Samsung Galaxy S5 Mini cuenta con unas prestaciones más que suficientes para las tareas diarias, y puede manejar varias aplicaciones de forma simultánea sin evidenciar signos de lentitud. 


Incluso, pese a que los resultados en el apartado gráfico son más que discretos, el rendimiento Samsung Galaxy S5 Mini es suficiente para ejecutar juegos exigentes como Dead Tiger 2, The Walking Dead S2 o Marvel Contest of Champions, con tasas de frames bastante decentes y ralentizaciones y parones esporádicos que no afectan a la jugabilidad.

En cuanto a las conexiones Samsung Galaxy S5 Mini dispone de Micro USB 2.0, WiFi 802.11 abgn de doble banda (2,4 y 5 GHz), Bluetooth 4.0 LE, NFC, A-GPS Glonass, puerto de infrarrojos (que permite utilizarlo como mando a distancia universal con al app Smart Remote) y modem LTE compatible con las redes 4G que operan en nuestro país.

Batería y autonomía

La batería del Samsung Galaxy S5 Mini tiene una capacidad de 2.100 mAh, una cantidad que sobre el papel podría parecer discreta pero que teniendo en cuenta el tamaño y tipo de pantalla, y su discreto procesador, hacen que sea más que suficiente para cualquier usuario medio.

Para un uso convencional: navegación, gestión del correo electrónico, mensajería, redes sociales y algún que otro juego esporádico, no hay grandes problemas para superar las 24 horas de uso, incluso con rédito suficiente para pasar gran parte de la mañana siguiente.

Las mejores baterías externas para tu smartphone o tablet

Como referencia más tangible, tenemos lo resultados de la prueba de batería introducida en la última versión de Geekbech en la que supera las 9 horas y media de duración.

Para estirar un poco más el día el Samsung Galaxy S5 Mini cuenta el con un modo de ‘Ultra ahorro de energía’, en el que se desactivan todas las conexiones inalámbricas WiFi, Bluettooh y los datos móviles. Además, se restringe el uso de aplicaciones no esenciales y la pantalla pasa a escala de grises con brillo reducido. ¿Utilidad? Poca o nula, ya que en este modo el móvil es poco más que un pisapapeles.


Cámara

Para la cámara del Samsung Galaxy S5 Mini el fabricante coreano ha decidio reducir sustancialmente las prestaciones frente a su hermano mayor. La cámara principal cuenta con un sensor CMOS de 8 megapíxeles con autofocus y Flash LED integrado, mientras que la frontal se conforma con 2,1 megapíxeles.

Una resolución por debajo de otros modelos de su más directa competencia como el Z3 Compact o HTC One Mini 2, pero que no considero que le lastre en sus resultados finales.

Las verdaderas diferencias se encuentran más en la ausencia de algunas caraterísticas que convertían a la cámara del Galaxy S5 en una de las mejores del mercado, como el sensor ISOCELL o el sistema de enfoque híbrido.

Aunque la cámara del Samsung Galaxy S5 Mini no cuenta con botón dedicado para ella, la cámara es fácilmente accesible desde la pantalla de bloqueo, simplemente deslizando el dedo, y como es costumbre en Samsung está repleta de funciones y modos de uso, que permiten controlar a nuestro gusto muchos elemento del proceso de captura de las imágenes: ISO, compensación de la exposición, balance de blancos o el modo de medición de la luz, entre los más interesantes.

Un aspecto que me ha gustado es la posibilidad de anclar hasta 3 de estos elementos en la pantalla de captura, facilitando un acceso rápido a las mismas. Para ello, simplemente hay que arrastras los iconos desde el menú de ajustes. Incluye diversos modos automáticos: Beauty Face, Panorámica, HDR, ráfaga etc, e incluso, es posible descargar más desde la tienda de apps de Samsung.

En entornos buen iluminados las fotografías del Samsung Galaxy S5 Mini destacan por su nitidez y viveza de color, realmente se ven muy bien. Destaca, y sorprende al tratarse de la cámara de un smartphone, su buena profundidad de campo que permite conseguir imágenes realmente atractivas. Así como el ‘amplio’ rango dinámico –siempre dentro de las posibilidades de un móvil claro está– que permite rescatar bastantes detalles en luces altas sin quemar la imagen.

En situaciones más complejas, como interiores y exteriores no iluminados, los resultados se resienten, pero por suerte dentro de unos márgenes bastante aceptables, con un nivel de ruido visual que sólo se dispara cuando las condiciones son extremadamente adversas. La tónica general, colores bastante realista (tal vez un poco pálidos) y un correcto nivel de detalle.

En definitiva, la cámara del Samsung Galaxy S5 Mini raya a una altura más que notable, sobre todo si tenemos en cuenta la gama de producto en la que nos encontramos. Incluso, podemos decir que no desmerece en exceso frente a la potente cámara de su hermano mayor, convirtiéndose por si misma en uno de los grandes alicientes de este Galaxy S5 Mini.

Galería de fotosCámara Samsung Galaxy S5 Miniver las 25 fotos
Conclusiones

Al contrario de la opinión de muchos, las versiones Mini siempre me han parecido una buena idea, aunque el lanzamiento del Sony Xperia Z3 Compact simplemente se había utilizado como estrategia pura de marketing.

Por desgracia, y pese a que se trata de la ‘versión Mini’ más seria de las lanzadas por la firma coreana hasta la fecha, el Samsung Galaxy S5 Mini sigue la misma línea ‘marketiniana’ que sus predecesores: mucho nombre y poco más.

El precio del Samsung Galaxy S5 Mini es de unos 300 euros en el mercado libre, con lo que te llevas a casa un smartphone compacto y manejable que ofrece un rendimiento correcto, con pantalla y cámara como elementos más destacados que, además, incorpora pequeños añadidos interesantes, como el lector de huellas, el sensor de ritmo cardiaco o la resistencia al agua, que no suelen estar presentes en dispositivos de esta gama.

El problema es que resulta complicado encontrar argumentos suficientes que justifiquen su compra frente a modelos de generaciones anteriores como el LG G2, el Xperia Z2 o el Samsung Galaxy S4, que actualmente tiene un precio similar. Ni para plantar cara a otras versiones Mini como el Sony Xperia Z3 Compact o competir con cualquiera de los pujantes smarphones chinos de marcas como Huawei o Meizu.

En definitiva, el Samsung Galaxy S5 Mini es un smartphone equilibrado, con opciones interesantes y sin excesivos puntos críticos, pero que no aporta ningún elemento que lo haga destacar frente a alternativas de precio similar.

Nuestra valoración

  • Diseño77/10
  • Pantalla88/10
  • Hardware66/10
  • Software77/10
  • Cámara88/10
  • Batería88/10
  • Conectividad88/10
  • Calidad/precio66/10