Samsung Gear S3, análisis y opinión

Lo mejor

  • El espectacular diseño
  • La pantalla Super AMOLED
  • Autonomía decente
  • GPS integrado

Lo peor

  • No funciona con Android Wear
  • Hacen falta más aplicaciones
  • Puede resultar demasiado grande
  • Tiene un precio elevado

Nota de análisis

86
Amazondesde 372,81VER OFERTAS

Características y Ficha Técnica

Marca:
Samsung
Modelo:
Gear S3
Tipo:
Smartwatch
Precio de lanzamiento:
€ 399.00
Análisis en vídeo del Samsung Gear S3

El reloj de Samsung con Tizen

El Samsung Gear S3 es el último modelo de reloj inteligente de la compañía surcoreana. Fue presentado en agosto, algo menos de un año después del lanzamiento del Samsung Gear S2, y ahora ha desembarcado en España con un precio de 399 euros. Lo hemos probado a fondo, por lo que os adelantamos que tenemos una idea muy precisa de sus puntos flacos. Y de eso va precisamente este análisis.

Porque el Gear S3 es un reloj especial por varios motivos. No funciona con Android Wear, sino que trae Tizen, el sistema operativo de Samsung. Tiene una esfera mecánica, al menos "mecánica" en el sentido de que tiene un mecanismo que hace que el bisel gire. Es compatible con casi cualquier móvil Android (Android 4.4), y... y todo lo demás lo puedes descubrir con nuestro análisis.

Hechas las presentaciones, aquí empieza nuestro análisis del Samsung Gear S3.

El Gear S3 ya se puede comprar en España, pero antes echa un vistazo a nuestra review

El reloj inteligente con bisel mecánico

Samsung Gear S3, análisis con nuestras opiniones

Por muy superficial que pueda sonar, en esto de los relojes lo que cuenta son las primeras impresiones. El Samsung Gear S3 -o cualquier otro reloj que traiga la coletilla de "inteligente"- está lastrado de antemano por la difícil tarea de convencer no solamente por sus funciones, sino también por su aspecto. Si el diseño no acompaña a todo lo demás, no sirve de nada lo bueno o malo que sea el reloj en un uso cotidiano. Especialmente si cuesta 399 euros.

Empecemos por aclarar el modelo del reloj que ha pasado por nuestras manos. Lo que estáis viendo en las imágenes es el Samsung Gear S3 frontier, la que Samsung presenta como la versión deportiva; la otra versión, la del Gear S3 classic, tiene un diseño más elegante orientado principalmente hacia un uso formal.

Detalle de la esfera del Gear S3

Este reloj tiene una esfera que combina una base de color negro con un bisel de color gris. La correa que nos ha llegado era de color negro, y tenía un acabado deportivo elástico con tacto de goma. Esta misma correa está disponible en otros colores, y en la tienda de Samsung también se puede elegir entre correas más elegantes, sencillas o discretas. De hecho, el reloj es compatible con cualquier correa estándar de 22 mm.

El soporte que nos permite cerrar la correa sobre la muñeca es de metal (lo dice la propia inscripción que aparece sobre él), así como lo es también por descontado la carcasa que rodea la esfera del reloj (acero de clase 316L, para ser exactos).

Diseño del Samsung Gear S3

El Gear S3 incorpora dos botones físicos ubicados en el lateral derecho de la esfera. Se trata de dos botones que presentan un diseño rugoso, y ambos tienen un recorrido firme que transmite esa sensación de entereza que cualquier persona exigiría en un reloj de este rango de precio.

En lo que se refiere a dimensiones, hablamos de un reloj de 49 x 46 x 12,9 (alto x ancho x profundidad) milímetros, con un peso establecido en los 63 gramos.

Galería de fotosFotografías del Samsung Gear S3ver las 12 fotos

Pero lo que os hemos contado hasta aquí no es nada que no podáis ver en la galería de imágenes que hemos preparado para el reloj. Ahora me toca hablar a título personal, para que os podáis hacer una idea de cómo me he sentido utilizando este reloj en mi día a día.

Tratándose de un producto tan personal, conviene que os cuente un poco el contexto en el que he utilizado este reloj. Para mí, el estilo deportivo es el que mejor encaja en mi estilo de vida, y me llevé una alegría cuando vi que la versión que iba a poder probar era la Sport (bisel negro + correa negra de goma). La otra versión, la del S3 Classic (es el que tiene el bisel plateado), me parece demasiado formal para mi contexto.

Así se ve el Samsung Gear S3 en la mano

A mí me gustan los relojes tipo los Edifice de Casio - los diferentes modelos de la gama ECB-500DC de Casio son el mejor ejemplo de un reloj que me entra por los ojos-. En este análisis tengo que decir que el Samsung Gear S3 me ha gustado a primera vista, y tiene exactamente el diseño que le pediría a un reloj que fuera a llevar conmigo los 365 días del año.

El Samsung Gear S3 es grande, muy grande. La esfera tiene un tamaño superior al de relojes como el Moto 360, aunque los que tengan la muñeca pequeña deberían saber que en la caja del reloj también viene una correa talla S (es decir, más pequeña que la correa de talla L que trae instalada de fábrica el reloj).

Pantalla Super AMOLED de 1,3" (y es táctil)

Pantalla del Samsung Gear S3

El Samsung Gear S3 está encabezado por una pantalla de 1,3 pulgadas que está contenida en los 49 x 46 milímetros que tiene por dimensiones la esfera del reloj. Es una pantalla Super AMOLED -táctil, por supuesto-, y alcanza una resolución de 360 x 360 píxeles.

La primera preocupación que me asaltó al empezar la prueba del reloj era si la pantalla tendría brillo suficiente para el uso en exteriores. Mis peores temores no se han cumplido, porque he podido comprobar que la pantalla del Gear S3 se ve realmente bien a la luz del día. No me ha hecho falta pasar ni del séptimo nivel de brillo (el diez es el máximo).

Análisis de la smartband deportiva Samsung Gear Fit 2

En cuanto a la calidad de la imagen, poco se puede decir al respecto teniendo en cuenta que estamos ante una pantalla que tiene un tamaño de poco más de una pulgada. Los diseños virtuales de las esferas se ven todo lo nítidas que uno se podría esperar, e incluso sorprende la buena calidad con la que se muestran las imágenes.

Lo más interesante es la elección del panel Super AMOLED, ya que Samsung ha conseguido que los colores más oscuros (y en este reloj hay muchos colores oscuros, empezando por el diseño de la esfera que viene por defecto) se vean con unos negros cien por cien fieles a la realidad. No me extraña que otros modelos como el Huawei Watch también hayan apostado por el AMOLED.

Nuestra opinión sobre la pantalla del Gear S3

El reloj se puede controlar tanto a través de la pantalla táctil como girando hacia uno u otro lado el bisel. El bisel tiene un movimiento guiado por puntos, de manera que cada vez que se gira hacia uno u otro lado se puede notar un pequeño clic que confirma que el bisel ha cambiado de posición.

He de decir que, personalmente, he terminado utilizando más el bisel que la propia pantalla táctil a la hora de moverme por la interfaz. Me resultaba mucho más sencillo girar el bisel hacia uno u otro lado si quería ver una notificación, la información del tiempo o las noticias, y me parece que eso es mucho más cómodo que andar deslizando el dedo por la pantalla. Y, por encima de todo, con esto me evitaba manchar la pantalla con las huellas.

Así es utilizar el Samsung Gear S3 a diario

Análisis del Samsung Gear S3

Pero el Samsung Gear S3 es un reloj inteligente, y hasta esta parte del análisis hemos hablado más de la parte de reloj que de la de inteligente. Precisamente a esta última vamos a destacar esta parte de la review, para que sepáis cómo es utilizar este reloj en una una rutina cotidiana de lunes a domingo.

El Gear S3 es compatible con cualquier móvil Android -da igual que sea o no de Samsung- siempre y cuando cumpla dos requisitos: que funcione bajo Android 4.4 KitKat o superior y que, además, tenga 1.5 o más GB de RAM. En mi caso he utilizado un móvil de ASUS, por lo que puede que mi experiencia despeje también algunas dudas para los que tengan pensado comprar este reloj sin poseer ningún Samsung Galaxy en casa.

Lo que sí podemos confirmar es que no es compatible con los iPhone. En teoría debería llegar a lo largo de los próximos meses la aplicación que permita utilizar al cien por cien el Gear S3 en los iPhone, pero a día de hoy esa opción es inexistente. Necesitaremos sí o sí un móvil Android.

Samsung Gear S3, análisis y opinión

El reloj incorpora GPS (con Glonass), WiFi, NFC y Bluetooth 4.2, y precisamente es esta última la que hay que utilizar para conectar el reloj al móvil. Para poder realizar la conexión entre el móvil y el reloj, primero es necesario tener descargada en el teléfono la aplicación oficial de Samsung Gear; a partir de ahí, todo el proceso de vinculación inicial es pan comido.

Bueno, ya tenemos el reloj configurado, ¿y ahora qué? Dado que son tantas las cosas de las que hay que hablar en este análisis del Samsung Gear S3, lo mejor será que vayamos por partes. Empecemos por la interfaz.

La interfaz: Tizen es otro mundo

Interfaz del Gear S3

Olvida todo lo que sepas sobre Android, porque Tizen es un sistema operativo que nada tiene que ver ni con la plataforma de Google ni con ninguna otra. La interfaz del Samsung Gear S3 no se parece en absoluto a la de otros relojes inteligentes como el Moto 360 o el ASUS ZenWatch 3, aunque sí hereda la base de la interfaz que traía el Samsung Gear S2.

Para empezar, un año más Samsung ha decidido seguir incorporando su propio sistema operativo en el Gear S3: el llamado Tizen. Eso se traduce en algo tan simple como que nos podemos olvidar de instalar las aplicaciones de Android Wear; a cambio, lo que se nos ofrece son las aplicaciones disponibles en la tienda de Galaxy Apps.

El menú de aplicaciones se despliega pulsando una vez el botón de Inicio (el que está ubicado en la parte inferior). Las apps instaladas de fábrica son las siguientes: Teléfono, Contactos, S Health, Clima, Música, S Voice, Ajustes, Recordatorio, Altímetro y barómetro, Calendario, Alarma, Reloj mundial, Flipboard, Galería, Buscar mi teléfono y Monster Vampire.

Galería de fotosAplicaciones del Samsung Gear S3ver las 17 fotos

La aplicación que quizás merece una mención especial es la de Teléfono. En pocas palabras, esta app nos permite hacer y recibir llamadas de teléfono teniendo el móvil en el bolsillo, ya que el micrófono y el altavoz que incorpora el reloj hacen la función de manos libres. Todo ello siempre y cuando el reloj esté conectado al móvil, claro está.

Pero, además del apartado en el que están todos los accesos directos a las apps, en el reloj también hay un menú principal. Si giramos el bisel a la izquierda mientras estamos viendo la hora, lo que se nos mostrará son las notificaciones; si lo giramos a la derecha, lo que veremos son los diferentes widgets que incluyen la información del tiempo, los eventos del calendario o la reproducción de música (por destacar algunos ejemplos).

Galería de fotosInterfaz del Samsung Gear S3ver las 13 fotos

Si deslizamos el dedo sobre la pantalla desde la parte superior hasta la parte inferior, se nos despliega un menú en el que se muestra el porcentaje de la batería junto con los accesos directos correspondientes al reproductor de música, el Modo Avión, el Modo No Molestar, el modo del sonido y el brillo de la pantalla.

Las aplicaciones del Gear S3 que he utilizado a diario

De todas las aplicaciones que trae el Samsung Gear S3, así como de todas las que se pueden descargar desde la tienda de Galaxy Apps, lo mejor es que os hable de las que realmente he utilizado en el día a día. Eso incluye también funciones que vienen integradas de serie en el reloj.

Empecemos quizás por la aplicación de mapas. Para empezar, el Gear S3 no tiene una aplicación de mapas instalada de serie, y ni la propia Samsung ni Google han lanzado hasta ahora una app de este tipo para Tizen. Por ello, no me quedó más remedio que recurrir a la aplicación de HERE WeGo (antes propiedad de Nokia).

Aplicación Here WeGo en el reloj

Dado que el Gear S3 tiene GPS, el propio reloj es capaz de ubicar nuestra localización en el mapa sin necesidad de recurrir al teléfono; para lo que sí se necesita el móvil es para cargar los propios mapas, por lo que la conexión entre el teléfono y el reloj resulta imprescindible para poder utilizar los mapas. De hecho, lo mejor es que os hagáis a la idea de que el Samsung Gear S3 es un reloj que depende al 99% del móvil.

En cuanto a la aplicación de mapas en sí, se trata de una app que nos permite tanto navegar por el mapa a través de la pantalla táctil -girando el bizel para hacer zoom- como introducir un destino para seguir las indicaciones (bien a pie o bien en coche) hasta ese punto.

He echado de menos que el tiempo estimado de llegada no se actualice en función del tráfico (como en Google Maps), pero por lo general la aplicación de HERE WeGo me ha sido un complemento bastante útil a la hora de conducir. Tiene algunos fallos que sus creadores deberían pulir, eso sí.

Las aplicaciones del Gear S3

Las otras aplicaciones que he utilizado a diario han sido la de Alarma, para despertarme por la mañana sin hacer el más mínimo ruido (solamente dejaba activada la vibración del reloj, sin sonido), la de Flipboard, para leer los titulares de las noticias antes de ir a dormir, y la de Buscar mi coche, para recordar dónde había aparcado cuando iba a la capital.

Parecen pocas, y lo son, pero también hay que decir que muchas de las funciones que he utilizado en el Samsung Gear S3 ya venían instaladas de serie en el reloj. Eso incluye la opción de ver los mensajes de WhatsApp -y contestar a ellos mediante texto, voz o mensajes predeterminados-, enterarme de cualquier notificación que me llegara al móvil y hacer alguna que otra llamada desde el reloj (no hay que olvidar que incorpora micrófono y altavoz).

Las otras funciones del reloj, tales como la de reproducir música desde la memoria interna del Gear S3 (tenemos 4 GB de capacidad de almacenamiento), la de los recordatorios o incluso la de S Voice (el asistente de voz de Samsung), prácticamente no he llegado a utilizarlas en mi día a día.

La parte más deportiva: ritmo cardiaco, horas de sueño, altímetro...

Widgets relacionados con el deporte en el Samsung Gear S3

Más adelante hablaré de opiniones personales respecto a cada uno de estos apartados, pero no podemos avanzar en el análisis del Samsung Gear S3 sin detenernos en uno de sus aspectos más destacables: todo lo relacionado con el deporte, la vida sana y el descanso.

Para empezar, el Gear S3 incorpora un sensor de ritmo cardiaco. Eso significa que tiene la capacidad de registrar nuestro pulso cuando lo llevamos puesto en la muñeca, y se puede configurar para que monitorice automáticamente nuestro ritmo cardiaco a lo largo del día.

Pero también trae muchas de las funciones de la aplicación S Health de Samsung. El reloj monitoriza nuestras horas de sueño, así como también tiene la capacidad de registrar toda la actividad física que hagamos a lo largo del día. Además, tenemos altímetro, barómetro, velocímetro, indicador de calorías quemadas y registro de pasos, incluyendo también una opción que nos permite introducir nuestro consumo diario de agua y cafeína.

Galería de fotosGalería de la aplicación S Health del Samsung Gear S3ver las 12 fotos

El sensor de ritmo cardíaco mide el pulso de una forma bastante acertada, aunque por descontado no es tan preciso como sí lo puede ser un dispositivo de pulsera orientado exclusivamente al deporte.

Y aunque antes he señalado que el reloj depende del 99% del móvil, el apartado del deporte supone esa excepción del 1% restante. Podemos salir a correr sin necesidad de llevar el móvil encima, pero antes de hacerlo debemos configurar el reloj para que monitorice mediante el GPS nuestra ruta; después, cuando volvamos a casa podremos volcar esos datos en el móvil.

Detalle del Gear S3

La medición de la actividad física, especialmente en lo que se refiere al registro de pasos, me ha dado la sensación de que necesita un repaso. En algunos casos el reloj me registraba como un paseo a ritmo ligero lo que en realidad había sido un viaje en coche. Entiendo que se puede solucionar con una simple actualización, y quiero pensar que Samsung no tardará en lanzarla.

El registro del sueño sí me ha parecido acertado desde el primer día, y he podido conocer un poco más a fondo mis hábitos a la hora de dormir (calidad del sueño y horas a las que me desvelo por la noche, por ejemplo).

El Samsung Gear S3 es resistente al agua y al polvo mediante el certificado IP68, el cual garantiza que se puede sumergir en agua dulce durante 30 minutos a una profundidad de hasta 1,5 metros.

Autonomía

Batería del Samsung Gear S3

El Samsung Gear S3 incorpora una batería de 380 mAh, y se carga de forma inalámbrica a través de una base que viene incluida en la caja del reloj. Para cargar el reloj, lo único que hay que hacer es apoyarlo sobre la base (el imán se encarga de que se quede sujeto).

Dice Samsung que su reloj inteligente llega hasta los cuatro días de autonomía. Por mis pruebas, puedo confirmar que esta cifra está algo alejada de la realidad a poco que utilicemos el reloj a lo largo del día, pero las dos jornadas de autonomía he podido conseguirlas sin el más mínimo problema. Es un reloj que, en principio, no deberíamos tener que cargar más de tres o cuatro veces a la semana.

Puede que no sea una cifra muy optimista si se compara con una pulsera de actividad, pero para todas las funciones que trae el reloj diría que se trata de una autonomía que está por encima de la media.

La autonomía del reloj se puede ver desde el móvil

En el Gear S3, al igual que en cualquier móvil Samsung Galaxy, también hay un modo de ahorro de batería que transforma los colores de la pantalla en la escala de grises. El tiempo que pasa la pantalla encedida después de girar la muñeca es personalizable, así como también existe la opción de activar el brillo automático de la pantalla.

Respecto a los tiempos de carga, he tomado nota de dos ejemplos: del 50 al 100% de autonomía, el reloj tarda una hora en cargarse; del 25 al 100% de autonomía, tarda cerca de dos horas. Para una carga completa, el tiempo de espera está por encima de las dos horas.

El veredicto: nuestra opinión sobre el Samsung Gear S3

Llegados a este punto, es el momento de que valoremos todos y cada uno de los apartados de este Samsung Gear S3. Para ello, lo mejor es dividir nuestra opinión en apartados.

Empecemos por el diseño. El Samsung Gear S3 es uno de los relojes (inteligentes y no inteligentes) más bonitos que he visto en mucho tiempo. Que sea tan grande no lo considero un defecto, y el acabado metálico, junto con el bisel que tiene ese recorrido tan suave y el diseño de esfera que viene por defecto, a mí me ha convencido a primera vista.

Lo mismo puedo decir de la pantalla. El panel Super AMOLED hace muy bien su trabajo, y el hecho de que haya podido confirmar por mí mismo que la pantalla se ve bien también en exteriores imagino que despejará cualquier duda que podáis tener respecto al desempeño del reloj más allá de los espacios cerrados.

Opiniones sobre el Samsung Gear S3

Pero si nos adentramos más allá de lo que se ve a primera vista, lo que el Samsung Gear S3 deja tras de sí es una sensación agridulce. No tanto por el reloj en sí, que personalmente me ha gustado mucho, sino por la verdadera utilidad que un accesorio de este tipo puede llegar a tener en el día a día de cualquier persona normal y corriente.

Por un lado, durante la prueba del Gear S3 me he sentido abrumado de la cantidad de opciones que traía el reloj. De hecho, estoy seguro de que a estas alturas todavía me habré dejado alguna función sin probar. Pero, al mismo tiempo, durante todo lo que ha durado el análisis también he tenido la sensación de que me faltaba algo.

Ese "algo" quizás sea la todavía mejorable dependencia del móvil que tiene el Gear S3; quizás sea la falta de un mayor abanico de aplicaciones; o, quizás, son ambas cosas a la vez. Lo que está claro es que, aún siendo un excelente producto, el Samsung Gear S3 no consigue romper la barrera que todavía existe entre el usuario de a pie de calle y un producto como un reloj inteligente.

Veredicto sobre el Samsung Gear S3

¿Recomendaría, entonces, la compra del Samsung Gear S3? Si tienes muy claro qué funciones del reloj vas a utilizar en el día a día, sí, no te lo pienses dos veces; si no logras encontrar alguna utilidad práctica en la decisión de introducir un reloj inteligente en tu vida, y lo único que te interesa es el registro de la actividad física, entonces te convendría conocer la Samsung Gear Fit 2.

Diseño
9
Pantalla
10
Rendimiento y fluidez
9
Software
7
Precisión GPS y pulsómetro
8
Batería
9
Calidad/precio
8