Curiosidades y anécdotas del calendario

A día de hoy todavía hay dudas sobre cuál fue el origen de la división del día en 24 horas, formadas a su vez en 60 minutos cada una. Y es que la duda reside en por qué es diferente al sistema decimal, que es el que usamos para contabilizar cualquier cosa. La teoría más común dice que es una costumbre heredada desde tiempos remotos, donde se utilizaban las falanges de los dedos para contar. Tal y como señalan los expertos, los seres humanos excluían el dedo pulgar, que es posible que se utilizara para ir marcando la cuenta, ya que tenemos 12 falanges en cada mano.