9 claves para elegir tu portátil gaming

9Potencia a raudales

Potencia a raudales

Si algo caracteriza a cualquier ordenador gaming es que debe contar con la potencia necesaria para ejecutar sin problemas los videojuegos actuales con la suficiente fluidez.

De todos ellos el procesador es la piedra angular del sistema ya que de él depende en gran medida el rendimiento que ofrecerá el equipo.

En este aspecto, Intel se alza como líder absoluto en procesadores de alto rendimiento para gaming. En este caso lo ideal es optar directamente por los procesadores Intel Core i5 o Intel Core i7 de séptima generación Kaby Lake para garantizarte una media de un 15% de rendimiento adicional con respecto a la anterior generación de procesadores.

¿Qué significan los números y las letras en los procesadores de Intel?

Esta potencia de procesamiento debe venir acompañada de una cantidad adecuada de memoria RAM instalada en tu portátil para que los juegos puedan ser procesados son la mayor fluidez posible. Para un portátil gaming actual, 8 GB son lo mínimo exigible y 16 GB lo recomendable para que tus juegos no pierdan jugabilidad.

Teniendo presentes esas consideraciones técnicas, encontramos modelos como el Acer Aspire VX15 que cuenta con un procesador Intel Core i7 7700HQ de última generación y cuatro núcleos trabajando a una frecuencia de 2,80 GHz, mientras que la memoria RAM queda sobradamente cubierta por 32 GB de RAM DDR4. Este equipamiento garantiza, sin lugar a dudas, el mejor rendimiento incluso para los juegos más exigentes.