Una app convierte el móvil en un dispositivo de seguimiento ocular

seguimiento ocular mit

Un grupo de investigadores del MIT, en colaboración con la Universidad de Georgia, ha desarrollado una aplicación que permite convertir cualquier smartphone en un dispositivo de seguimiento ocular

El eye tracking o seguimiento ocular es una tecnología que se lleva utilizando desde los últimos 40 años en experimentos psicológicos, en la lingüística cognitiva, la investigación de mercados, el diseño de productos o las nuevas formas de publicidad como el neuromarketing. Además, el seguimiento de los ojos se está empleando en los últimos años como una alternativa para facilitar el control de ordenadores y dispositivos, como las gafas de realidad aumentada que puedes ver en el siguiente vídeo. 

Sin embargo, uno de los problemas de esta tecnología es que el hardware necesario para llevar a cabo el seguimiento ocular suele ser caro, por lo que su uso no está muy extendido. El avance de estos científicos podría cambiar esta tendencia, ya que permite transformar cualquier teléfono móvil en un dispositivo de eye tracking. Y al poner el seguimiento ocular al alcance de cualquier usuario, los desarrolladores se animarán a crear aplicaciones que integren esta tecnología. 

Este programa permite controlar el ordenador con los ojos

Lo que han hecho estos investigadores es construir un rastreador ocular utilizando el aprendizaje automático en una red neuronal, una técnica en la que los equipos aprenden a realizar tareas mediante la búsqueda de patrones en grandes conjuntos de ejemplos de entrenamiento.

La muestra de patrones de mirada que maneja el grupo en la actualidad es de 1.500 usuarios de dispositivos móviles, una cifra que ha ido creciendo desde un conjunto inicial de solo 50 usuarios. Este incremento ha permitido mejorar el margen de error del sistema hasta reducirlo a menos de medio centímetro.

Compra los móviles y gadgets originales con este cupón descuento de Geekvida

Todo este entrenamiento ha hecho posible la creación de un rastreador ocular eficiente que puede funcionar a unos 15 fotogramas por segundo, de manera que es suficientemente rápido como para grabar incluso movimientos breves.