Drones harían rentable sueño de Amazon de envíos gratuitos

Prime Air traería ganancias para Amazon

Amazon es famosa por haber creado un gran negocio, con márgenes brutales, pero que genera poco o ningún beneficio. Sin embargo, el martes anunció que iba a ofrecer envío gratuito a todos sus clientes en los artículos que pesan 8 oz o menos, sin mínimo de compra.

A simple vista, parece otra jugada de parte de Amazon para reforzar su control en la industria multimillonaria de las compras en línea, a expensas de su resultado financiero, pero esto podría no ser el caso muy pronto.

Si la empresa logra hacer realidad su programa de envíos con drones, Prime Air, la entrega de mercancías ligeras curiosamente podría convertirse en una parte rentable del negocio.

Por supuesto, todavía hay muchos obstáculos tecnológicos y regulatorios que Amazon tendrá que superar antes de que el Prime Air consiga despegar, aún teniendo en cuenta los avances que hemos visto en la industria y con la FAA en el último año.

Pero, poniendo de lado esos obstáculos, ¿realmente tiene sentido (económico) la entrega con drones? Un análisis de Tasha Keeney de la firma de inversión Ark ofrece un argumento convincente de que la entrega drone podría proporcionar una ruta de acceso a beneficios sustanciales.

Drones en los cielos ¿Son de fiar?

Amazon está camino a generar aproximadamente $60 mil millones en ingresos en Norteamérica este año, y el valor medio de los pedidos de dos artículos es de alrededor de $60, por lo Keeney hace un cálculo aproximado de mil millones de pedidos y 2 mil millones de artículos enviados cada año. Según el fundador y CEO de Amazon, Jeff Bezos, el 86% de las entregas de Amazon pesan pode debajo del límite de 5 libras que un drone comercial podría llevar.

Keeney reduce ese número considerablemente, estimando sólo una cuarta parte de las órdenes será menor de 5 libras y dentro de un rango de 10 millas de una estación base de drone. Eso equivale a unos 400 millones de paquetes al año capaces de ser entregados por drones, un número que probablemente se incremente para cuando los drones de Prime Air tomen vuelo.

¿Cuánto es el coste de armar este programa? Keeney estima alrededor de unos 50 millones dólares en infraestructura para el programa Prime Air, para equipar centros de cumplimiento existentes con espacio adicional, equipo y software.

Los drones en sí, basádonos en lo que Amazon ha mostrado, son quadcopters económicos, con un coste entre $1.000 y $3.000.

Empecemos con 30 entregas en drones por día, suponiendo que no pueden operar en la noche o con mal tiempo, y cada entrega tarda aproximadamente media hora. Se necesitaría una flota de 30.000 a 40.000 aviones no tripulados para mover toda esa mercancía. Con dos baterías por drone, a $200 cada una, sería total de 80 millones de dólares en equipos.

Al final, representaría unos 150 millones de dólares en gastos de capital, una inversión para nada prohibitiva para Amazon, que tiene miles de millones en flujo de caja libre.

El #ofertómetro semanal de Amazon.

El verdadero ahorro de los drones está en que, a diferencia de los camiones de reparto, éstos pueden funcionar sin un piloto humano.

Keeney trabaja con el supuesto de que, aún si a los drones se les permite volar sin tripulante, tendrá que contar con operadores experimentados que supervisen el funcionamiento, o que ayuden en momentos críticos como aterrizajes difíciles. Asumiendo que Amazon contrata unos 6.000 supervisores de drones a $ 50.000 al año, sumaría unos costes de mano de obra de 300 millones de dólares anuales.

Keeney añade otros $50 millones cada año para los gastos de carga y mantenimiento de la flota.

$350 millones al año para entregar 400 millones de paquetes equivale a aproximadamente 88 centavos por paquete, que Keeney conservadoramente redondea a $1 para simplificar la comparación.

La investigación de Keeney muestra que estos resultados se comparan favorablemente contra el costo de las entregas en el mismo día tradicionales para FedEx, USPS, Google Express y Amazon.

En base a estos márgenes, Amazon podría recuperar su inversión en Prime Air en apenas un año y generar beneficio sustancial a partir de entonces.

De nuevo, aquí hay muchos supuestos y un montón de conjeturas, pero los supuestos son razonablemente conservadores. Amazon no ofreció ningún comentario y algunos expertos de la industria de drones se mostraron escépticos, más que nada acerca del poco tiempo que tomaría para que el programa se pague, no tanto la idea de lo rentable que podría ser.

Y mientras Keeney está calculando el coste por pedido con un descuento del 15% para obtener un número redondo de $1, no es difícil imaginar la entrega rápida por drone como el tipo de cosa por la que la gente pagaría un recargo de buena gana.

El programa lanzado ayer está dirigido a aclimatar a los consumidores a recibir pequeños artículos entregados de forma gratuita, pero con una espera de cuatro a ocho días. Si pudieras tener ese paquete de Ibuprofeno o ingrediente faltante entregado en su jardín o en la terraza en menos de una hora, bien podría valer la pena pagar un poco más que el precio de etiqueta. ¿No lo creen?

Informe: The Verge