Google pasa página y cierra Talk tras 12 años de servicio

Google cierra Talk, su servicio de mensajería más veterano

Google tiene tantos servicios y aplicaciones que no pasa demasiado tiempo sin que uno de ellos cierre. En ocasiones ocurre por sorpresa, mientras que en otras es la crónica de una muerte anunciada. Un caso más o menos esperado es el de Google Talk, que tras 12 años en activo echará el cerrojo el próximo 26 de junio.

Cuando llegue ese día, todos los -pocos- usuarios activos migrarán de forma automática a Hangouts, otro servicio de mensajería de Google con el que la compañía parece no tenerlo demasiado claro. No obstante, de aquí a tres meses puede que aún tengan tiempo para anunciar otra aplicación de mensajería, algo que a estas alturas no sería para nada sorprendente.

Sin embargo, el proceso en los últimos meses parece ir precisamente en sentido contrario, por suerte para todos los fans del software de Google. Simplificar el catálogo e integrar sus apps mejora la experiencia de usuario, afirmación que pueden corroborar todos aquellos que utilicen habitualmente Drive, Fotos o Gmail.

Haciendo un repaso a la historia de Talk, servicio de mensajería web lanzado en 2005, podemos también echar un vistazo a cómo han evolucionado los usos y costumbres de los usuarios de Internet. Entonces, la guerra era contra MSN de Microsoft y servicios como IRC, ya totalmente descatalogados.

Estas son las apps de Google que ni siquiera sabías que existían

Talk cosechó un éxito relativo en la era previa a los smartphones, cuando lo normal era utilizar programas y aplicaciones de chats de escritorio, para mensajear desde el ordenador. Cuando llegaron los móviles con conexión a Internet, todo cambió, y este servicio no supo o no quiso adaptarse, en parte debido a la falta de interés por parte de Google.

La mensajería instantánea fue un nicho del que se apropiaron aplicaciones nativas, especialmente WhatsApp. El dominio de esta app, propiedad de Facebook, es tan aplastante en países como España que cualquier alternativa se estrella inevitablemente contra la reticencia de los usuarios a migrar. Es el caso de Google Allo, el enésimo intento de esta compañía para competir en un sector que le resulta hostil.

[Fuente: Google]