El uso continuado del móvil provoca problemas de salud

Móviles afectan a nuestra saludo

La tecnología que nos acompaña a diario puede ser una aliada para muchas tareas, pero también puede convertirse en nuestra enemiga. Hace años que ya es habitual, pero desde luego la rutina de llevar un teléfono móvil en el bolsillo, ya no es sólo cosa de los más jóvenes.

Muchas personas llevan a diario un teléfono móvil bien en el bolsillo, bien en un bolso o en la solapa de la chaqueta. El asunto es que va siempre pegado al cuerpo, una cuestión que los expertos advierten que puede derivar en problemas de salud achacados a un uso continuado.

Unos científicos de la Universidad de Harvard han llevado a cabo una investigación que revela las desventajas potenciales de ir siempre acompañados por un teléfono inteligente.

Según su trabajo, el uso continuo del móvil provoca efectos negativos en nuestra salud a largo plazo, tanto en nuestra postura como en nuestro estado de ánimo.

Los problemas derivados de un uso constante del teléfono móvil provienen de la forma en que lo manejamos. Normalmente requiere que nos encorvemos y miremos hacia abajo, hacia la mano con la que lo sujetemos. A no ser que lo sostengamos al nivel de nuestra vista. Esta acción supone someter a nuestro cuello a una tensión extra de unos 27 kilos.

Un nanotransmisor que monitoriza tu salud a través del sudor

Además, este equipo de investigadores han descubierto que la postura que adoptamos al mirar hacia nuestros teléfonos es similar a la que adoptan las personas que sufren depresión. Por lo que puede resultar difícil diferenciar a simple vista a alguien que se siente decaído de quien simplemente está trasteando con alguna aplicación o simplemente consultando un mensaje.

Como señala la psicóloga social Amy Cuddy en su investigación, “Irónicamente, mientras que muchos de nosotros pasamos horas usando todos los días pequeños dispositivos móviles para aumentar nuestra productividad y la eficiencia, la interacción con estos objetos, incluso por períodos cortos de tiempo, podría hacer justo lo contrario: La reducción de nuestra asertividad y nuestra productividad”.

Basado a su vez en un estudio realizado a principios de año por Swetha Nair, la profesora de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, Amy Cuddy expone que las personas que se vieron obligadas a adoptar una postura encorvada durante el experimento tuvieron efectos negativos en el estado de ánimo y la autoestima de los participantes. Encorvarse puede causar cierta pérdida de memoria, mientras que sentarse con la espalda recta nos ayuda a retener más información.

Cuddy afirma además que “nuestra postura física esculpe nuestra postura psicológica, lo que podría ser la clave para un estado de ánimo feliz y una mayor confianza en uno mismo

Recuerda que, si queréis estar de buen humor y no tener problemas de espalda, mirad hacia delante, caminad rectos y haced un uso comedido de vuestro teléfono móvil.

[Fuente: The New York Times]