Budas destruidos por los talibanes renacen como hologramas

Budas destruidos por los talibanes reviven como hologramas.

En el año 2001, los talibanes destruyeron a bombazos dos impresionantes estatuas de buda de más de 1500 años de antigüedad, talladas en la roca de una montaña de Bamiyan, en el sur de Afganistán.

Las estatuas, de más de 50 metros de altura, fueron construidas en los años 507 y 554.

En un acto sin precedentes, cuando se adueñaron del país los talibanes las dinamitaron sin ningún remordimiento. En este vídeo puedes ver el trágico momento de la destrucción de las estatuas de Buda en Bamiyan, así como el antes y el después de este santuario milenario:

Durante estos últimos 14 años, tras la expulsión de los talibanes, la UNESCO ha recuperado el lugar y ha intentado restaurar todo lo posible, pero la triste realidad es que de las estatuas sólo quedaba el hueco en donde habían reposado durante 1500 años:

Estatua Buda holograma

5 destinos tecnológicos para tus vacaciones de verano

Zhang Xinyu y su mujer Liang Hong son un matrimonio de aventureros entusiastas de la tecnología, que quedaron impactados con las imágenes de la destrucción de estos Budas. Durante los últimos años han estado trabajando en un proyector 3D de grandes dimensiones capaz de recrear imágenes de gran tamaño.

Con el permiso de la UNESCO y las autoridades locales, han montado el proyector en el valle de Bamiyan y durante dos noches, a lo largo de 8 horas, han proyectado el holograma de uno de los Budas destruidos, usando las imágenes que se conservaban de él:

Buda vuelve a la vida con holograma

El "renacimiento" de Buda ha sido recibido con lágrimas de júbilo entre los habitantes del lugar, pues la presencia de las grandes estatuas ha formado parte de su historia durante generaciones.

Puedes ver el holograma del Buda de Bamiyan en este vídeo de la televisión pública china:

Para no dañar con el calor los pocos restos que aún quedan, el proyector utiliza lámparas halógenas, así como una máscara de cristal de cuarzo que filtra la luz.

Zhang Xinyu y Liang Hong, emocionados por la repercusión que su iniciativa ha tenido entre la población, han decidido donar el proyector holográfico, que tiene un coste de 120.000 dólares, al pueblo de Bamiyan. Las autoridades han prometido que proyectarán el Buda durante las noches del mes de marzo, en las fiestas locales.

Por desgracia, un holograma no puede reemplazar a una estatua milenaria, pero es un poderoso símbolo para recuperar la esperanza de un pueblo frente a la barbarie.

[Fuente: Khaama Press]