China acogerá la mayor planta de conversión de residuos

planta conversion residuos

En la actualidad, el gobierno chino es consciente de la importancia que tiene el desarrollo de fuentes de energía limpias y renovables para crecer de manera sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Por ello, la ciudad de Shenzhen va a acoger la planta de conversión de residuos en energía más grande del mundo. 

Durante mucho tiempo, el país asiático ha dependido de los combustibles fósiles para su crecimiento industrial, sin preocuparse demasiado por el impacto que podían generar los residuos en el medio ambiente. Como consecuencia, en la actualidad algunas ciudades chinas, como Pekín o Taiyuan, se encuentran entre las diez urbes del mundo con mayor nivel de contaminación en el aire. 

Las instalaciones de conversión de residuos estarán compuestas por una estructura única y circular. Su diseño se ha simplificado para reducir al mínimo la huella del edificio en el entorno y evitar excavar de manera innecesaria. La cubierta tendrá unas medidas de 66.000 m2, y dos tercios de esta extensión estarán ocupados por otras fuentes de energía renovables, como paneles solares, sistemas de recolección de agua y plataformas de reciclaje.

La nueva planta tendrá capacidad para quemar alrededor de 5.000 toneladas de residuos al día, que es el equivalente a un tercio de la basura producida en la ciudad durante todo un año.

China también está construyendo un radiotelescopio para encontrar extraterrestres

Aunque la incineración de los residuos no es el método más respetuoso con el medio ambiente para el tratamiento de la basura, al menos es una solución que permite obtener energía, así como frenar la proliferación de los vertederos ilegales. Este tipo de vertederos se ha multiplicado en los últimos años, y en 2015 en uno de ellos murieron decenas de personas a causa de un derrumbamiento.

Se espera que la nueva planta de conversión de residuos esté en funcionamiento en 2020, aunque todavía no se ha confirmado una fecha concreta. El gobierno chino tiene previsto construir otras 300 instalaciones de estas características para gestionar la basura y generar electricidad. 

[Fuente: Science Alert]