Científicos desarrollan una batería que se autorepara

Científicos desarrollan nuevo polímero para baterías de iones de litio

Un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford en California dicen haber resuelto el problema de corta duración de las baterías de iones de litio.

El silicio es una sustancia excelente para hacer electrodos de baterías modernas gracias a su capacidad de absorber y liberar iones de litio durante el proceso de carga y descarga.

El problema que enfrentaban los científicos es que, depués de unos cuantos ciclos de carga y descarga, expansión y contracción, el material empieza a degradarse.

Esta es una de las razones principales por lo que las baterías de iones de litio duran tan poco.

Aunque esto no representa un problema muy grande en el caso de los smartphones, donde las personas pueden cambiar la batería o el equipo con cierta facilidad, se trata de un problema muy costoso cuando hablamos de las baterías en los coches eléctricos.

La desconfianza de la industria automovilística en cuanto a la vida útil de las baterías de los coches eléctricos es una de las razones por las cuales hay tan pocos de estos vehículos rodando por las calles. Hasta ahora.

El grupo de investigadores de Stanford aseguran estar cerca de encontrar una solución. Han desarrollado un nuevo polímero sorprendentemente fuerte y elástico que podría recubrir los electrodos de silicio en uso. A medida que se vayan formando las grietas, el revestimiento las "repara."

El proceso sería similar a lo que sucede en el siguiente vídeo con el globo recubierto con una capa del polímero.

 

Según uno de los investigadores, la idea es incorporar esta característica "autoreparadora" a las baterías de iones de litio para extender su duración.

Recientemente un grupo de investigadores de la Universidad de Vanderbilt inventaron un supercondensador de silicio que promete extender la batería de tu móvil semanas.

Pero todavía pasará un tiempo antes que podamos ver esta tecnología en la práctica, si es que alguna vez lo hace. De momento, los electrodos de silicio con la cubierta del polímero sólo aguantan 100 ciclos de carga y descarga antes de empezar a deteriorarse. La meta es alcanzar 500 ciclos para móviles y 3.000 ciclos para coches eléctricos.

Con la ciencia es que nunca se sabe lo que pueda pasar. Pero eso es parte de lo que lo hace tan interesante, ¿no creen?