El coche eléctrico de Apple quiere circular en 2020

El coche eléctrico de Apple quiere circular en 2020.

Continúan surgiendo rumores en torno al coche eléctrico de Apple, que al parecer está en pleno proceso de diseño. Esta vez es Bloomberg la que asegura, no sólo que ya está en marcha, sino que tiene pensado ponerlo en las carreteras en 2020.

Tanto Tesla como General Motors aspiran a lanzar un coche eléctrico en 2017 con una autonomía de 200 kilómetros y un precio inferior a los 40.000 dólares. Por tanto el coche eléctrico de Apple tendría que alcanzar estos objetivos.

Los expertos aseguran que se tardan más de 10 años en desarrollar un coche desde cero. Si contratas a empleados o compras empresas que ya lleven tiempo trabajando ello, puedes reducir este ciclo a 5 o 7 años.

Puesto que sólo quedan 5 años para 2020, y asumiendo que Apple lleve uno o dos años trabajando en el coche eléctrico en secreto, parece claro que Apple no ha partido de cero con este nuevo producto.

Esta conclusión viene al caso porque este mismo mes la empresa de baterías eléctricas A123 ha denunciado a Apple ante los tribunales por, según reza la denuncia, "robar empleados". Según esta compañía, Apple ha contratado o ha intentado contratar al menos a cinco de sus empleados que tienen claúsulas de exclusividad. En la propia denuncia se asegura que Apple también ha tanteado a expertos en baterías de LG, Samsung, Toshiba, Panasonic, y otras empresas. El mismisimo presidente del fabricante de coches eléctricos Tesla, Elon Musk, ha asegurado a Bloomberg que Apple también ha intentado quitarle empleados.

GTA Spano, el coche español fabricado con grafeno

Precisamente, Tesla es el espejo en el que se mira Apple en este sector. Una compañía tecnológica surgida de la nada que ha sabido competir con las grandes marcas de automoción e incluso convertirse en el primer vendedor de coches eléctricos.

Experto consultados aseguran que la entrada de Apple en el mundo de los coches eléctricos podría ser el punto de inflexión del sector. Apple invirtió 6.000 millones de dólares el año pasado en investigación, y tiene 178.000 millones de dólares en metálico, así que sus inversores están presionando para que la compañía reparta beneficios. La venta de coches eléctricos, que obviamente cuestan más dinero que un smartphone o una tablet, calmaría a los accionistas, porque demostraría la aplicación práctica de esa inversión en investigación, y sería una fuente importante de ingresos.

No obstante, las fuentes de Bloomberg dejan claro que el coche eléctrico de Apple es un prototipo, y si durante el desarrollo no se alcanzan los objetivos, será desechado y no saldrá al mercado.