Coches que conducen solos salvarían 21.700 vidas en USA

Los coches autónomos salvarían 20.000 vidas al año sólo en USA

¿Te gastarías 75.000 € y renunciarías al placer de conducir para salvar vidas? Esa es la difícil disyuntiva que plantea un estudio sobre coches autónomos que ha realizado el Centro Eno para el Transporte, y que nos llega vía Digital Trends.

Los coches que se conducen solos, también llamados coches autónomos o automáticos, no son una utopia. Toyota y Google, entre otras empresas, se han involucrado intensamente en su desarrollo, y ya existen diferentes modelos plenamente operativos.

Los vehículos automáticos disponen de diferentes cámaras en el capó y en el parabrisas equipadas con sensores de movimiento, acelómetro, giroscopio, GPS, brújula y otra tecnología que les permiten encontrar rutas y reaccionar al entorno:

Coche autónomo de Google

En este vídeo puedes ver el coche autónomo de Google sin conductor, maniobrando entre el tráfico de una carretera:

 

Y aquí, sorteando obstáculos como si estuviese siendo conducido por un conductor profesional:

 

Los coches autónomos han llegado para quedarse, aunque aún tienen que superar muchas pruebas.

Sin embargo, su adopción en el futuro ahorraría miles de vidas en la carretera.

Según el mencionado estudio del Centro Eno, si el 90% del parque automovilístico de Estados Unidos (115 millones de vehículos) estuviese formado por coches autónomos, se reducirían drásticamente todo tipo de pérdidas. Estos son los resultados del estudio:

  • Los accidentes se reducirían en un 75%. Y la mayoría del 25% restante los provocarían los conductores humanos
  • Se salvarían 21.700 vidas sólo en Estados Unidos
  • El número de accidentes bajaría de 5.5 millones a 1.28 millones al año
  • Los atascos se reducirían en un 60%
  • El gasto en gasolina bajaría un 25%
  • El ciclo de vida de un vehículo aumentaría hasta los 15 años
  • Cada vehículo autónomo ahorraría 960 dólares al año en carretera, y 3.000 dólares al año en costes asociados (grúas, reparaciones, juicios, etc).

Lógicamente, la adopción de coches autónomos se enfrenta a dos grandes barreras: la resistencia a dejar de conducir por parte de muchos conductores, y el alto precio de los vehículos.

Pero son dos obstáculos superables.

Aunque estos vehículos conduzcan solos, el conductor puede tomar el control en cualquier momento. Así que nada impide disfrutar del placer de conducir en determinados momentos, y dejar que el coche lo haga cuando te entre sueño, por ejemplo..

El precio de un coche autónomo actualmente ronda los 75.000 €. Pero es un coste que bajará en los próximos años, y además hay que añadir las ventajas mencionadas: su ciclo de vida es mayor, y se ahorran costes en accidentes, reparaciones, gasolina, etc.

Por no hablar de que te evitas el mal trago de superar el examen de conducir...

¿Un futuro inevitable, o sólo una curiosidad tecnológica?