Crean una pila de combustible biológica con restos de tomates

bateria tomate

Un grupo de científicos de Estados Unidos ha desarrollado una pila de combustible biológica fabricada a base de restos de tomates, así como los desechos de otras frutas estropeadas o podridas.

En el estudio que han llevado a cabo, estos materiales han demostrado ser eficaces para producir células de combustible que proporcionan energía de manera limpia y respetuosa con el medio ambiente. 

En concreto, han utilizado tomates que ya no estaban en condiciones aptas para ser consumidos como alimento para fabricar celdas electroquímicas biológicas o microbianas.

Para poder producir energía, este tipo de pilas de combustible utilizan las bacterias para descomponer y oxidar la materia orgánica. El proceso de oxidación libera los electrones, que después son capturados en la celda de combustible y pasan a ser una fuente de electricidad.

El tomate es especialmente interesante para fabricar este tipo de pila biológica porque cuenta con licopeno, un pigmento caroteno que ha demostrado ser un excelente mediador para fomentar la generación de las cagas eléctricas. 

Tomate para hacer baterías

El prototipo de pila de combustible biológica que han fabricado de momento es pequeño: tiene capacidad para 10 miligramos de tomates y produce 0,3 vatios de energía. Por tanto, serían necesarias 200 células para encender una bombilla de 60 W. Sin embargo, los científicos aseguran que la tecnología es perfectamente escalable y podría incrementarse su potencia y magnitud. 

Las manzanas podridas también sirven para almacenar energía

Además de la ventaja de generar electricidad sin contaminar, esta tecnología también permite gestionar mejor los residuos, ya que se pueden aprovechar los restos de la agricultura y de la industria alimentaria para aplicaciones prácticas. 

Por ejemplo, los científicos han podido observar que en el Estado de Florida se producen casi 400.000 toneladas de tomates desechados al año. Con esta enorme cantidad de desperdicios han calculado que se podría producir energía para abastecer Disney World durante tres meses. 

[Fuente: Daily Mail]