Cuánta electricidad consume minar Bitcoin en España: cinco ejemplos prácticos

Cuánta luz consume minar Bitcoins.

Minar Bitcoins fue muy rentable durante un tiempo, y en cierta forma lo sigue siendo, pero a medida que más gente se interesa por ellos, más difícil es conseguir Tokens. Puede que su precio se haya disparado últimamente, pero cada vez se necesita más inversión en componentes para poder minar un solo Bitcoin, y lo que es peor: más electricidad.

Motherboard ha realizado un estudio para calcular cuánta electricidad consume minar Bitcoins, datos interesantes pero que no se ajustan del todo a la realidad del mercado español. Por nuestra parte, hemos decidido adaptar el consumo para ponerlo en contexto con los datos que la OCU proporciona sobre el consumo de energía eléctrica en España.

1. Un día minando, equivalente a la factura de ocho días en cualquier hogar

El consumo medio de electricidad en España está en torno a los 27 KWh diarios. Estos datos implican que en nuestro país se consume menor energía que en Estados Unidos, aunque hay que tener en cuenta que en pisos el gasto es menor que en viviendas unifamiliares, sin duda debido al menor coste de la calefacción y el aire acondicionado.

Según el informe de Motherboard, minar Bitcoins durante un día consume 215 KWh de electricidad, o lo que es lo mismo: ocho días completos de la factura de un hogar estándar en España.

Y tú, ¿cuánta electricidad podrías minar con tu PC actual?

2. Cada Bitcoin consume 77 KWh

La minería de moneda virtual hace que los tokens se vayan obteniendo de uno en uno. Como ya hemos dicho, el coste de cada unidad es cada vez más elevado, complicando las cosas para los mineros que se encuentran repartidos por todo el mundo, sobre todo para aquellos que viven en países donde la electricidad es cara.

De media, minar un sólo Bitcoin consume 77 KWh. Para ponerlo en contexto, citamos el consumo medio de algunos electrodomésticos a lo largo del año, según datos de la OCU:

  • Frigorífico: 662 kWh al año.
  • Congelador: 563 kWh.
  • Televisión: 263 kWh.
  • Lavadora: 255 kWh.
  • Secadora: 255 kWh.
  • Lavavajillas: 246 kWh

3. Pero...¿y minar moneda de forma continua?

Si eres de los que ve la opción de minar criptomonedas como una forma de hacer rico, seguramente lo haces de forma constante, sin desconectar su superordenador ni un momento. Esto no sólo tiene un impacto -y un coste asociado- para el hardware que utilices, sino que puede disparar el consumo de luz.

Si minar Bitcoins durante un día ya consume mucha electricidad, imagina cómo será hacerlo de forma continua durante un año entero. El cálculo es claro: 78.475 KWh en total, es decir, el equivalente a 118 frigoríficos o 307 lavadoras. Prácticamente sale más barato montar una lavandería.

¿Cuánto cuesta el PC de tus sueños? Calcúlalo con este configurador

4. Todos los mineros del mundo equivalen a casi 900.000 hogares españoles

Ahora vayamos más allá: si un sólo PC minando moneda consume tanta electricidad, ¿cuál es el impacto de llevarlo a escala global? Sabemos que son muchas las personas y empresas que hacen de la minería de criptomoneda una actividad comercial y profesional, pero es difícil calcular cuánta energía consumen.

Una vez más tomamos prestado el dato absoluto: son 27 GWh. Como el equivalente de 1 GWh son 1.000.000 de KWh, podemos afirmar que todos los ordenadores que se dedican a minar Bitcoins a nivel mundial equivalen al consumo eléctrico de 888.000 hogares españoles, más de los que hay en la mayoría de grandes ciudades.

5. La huella de carbono tiene dimensiones preocupantes

Ahora que todo el mundo -excepto Donald Trump- parece haberse puesto de acuerdo en priorizar dar prioridad a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, las energías renovables parecen estar cobrando fuerza en varios países, aunque casualmente no en los que más petróleo y gas tienen, por motivos evidentes: les sale más barato quemar combustible fósil para generar energía que invertir en infraestructuras para las renovables.

Es lo que ocurre por ejemplo en países como China o Venezuela, ricos en carbón y petróleo respectivamente. Son dos de los países en los que se concentra el mayor número de mineros de Bitcoins y otras criptomonedas del mundo, sin duda gracias al precio increíblemente bajo de la electricidad.

Esto desequilibra la balanza a su favor en esta actividad, perjudicando irremediablemente a otros países desarrollados. El problema es que todos los factores se retroalimentan: energía barata quemando combustible contaminante hace que más gente mine moneda, provocando más contaminación y a su vez una mayor demanda, lo que hace que vuelvan a aumentar las emisiones.

Es el principal motivo por el que se hace imposible calcular cuánto contamina el Bitcoin: la huella de carbono varía dependiendo de la fuente de la electricidad.