Detienen a dueño de coche eléctrico por robar electricidad

Detienen al dueño de un coche eléctrico por recargar su coche en el colegio de su hijo

Mucha gente carga su smartphone en casa de un amigo, o en un enchufe de un bar. Hay establecimientos que incluso ofrecen estaciones de carga gratuitas para móviles.

Entonces, ¿puede considerarse robo, o falta de educación, si lo que pones a cargar es tu coche eléctrico?

"Eh, un momento", pensarás, "un coche es muy grande y seguro que tiene una batería enorme que costará un pastón recargar". No es así. Cada recarga completa de la batería de un Nissan Leaf cuesta unos 4 €.

La reflexión viene al caso porque desde The Verge nos llega una curiosa noticia: un hombre fue detenido durante 15 horas en Georgia (Estados Unidos) por recargar su coche eléctrico en el colegio de su hijo. ¿Gasto ocasionado? Cinco céntimos de dólar.

Todo ocurrió cuando Kaveh Kamooneh acudió al colegio de su hijo para verle jugar al tenis. Al señor Kamooneh no se le ocurrió otra cosa que poner a recargar su Nissan Leaf en un enchufe de la pista de tenis, mientras disfrutaba del evento deportivo.

El coche eléctrico Nissan Leaf se recarga en las estaciones de carga rápida que Nissan ha distribuido en las principales ciudades. En estas estaciones la carga sólo dura 30 minutos:

Recarga Nissan Leaf

Sin embargo, mediante un cable como el que puedes ver a continuación, es posible conectarlo a cualquier enchufe convencional, en una carga lenta que dura unas 10 horas:

Cable Nissan Leaf

¿Te gustan las noticias curiosas? Echa un vistazo...

Kaveh Kamooneh llevaba sólo 20 minutos de carga (unos 5 céntimos de gasto), cuando un policía que pasaba por allí vió lo que estaba haciendo, y cursó una denuncia.

Al parecer, el señor Kamooneh ya había sido advertido de que no podía recargar su coche en los enchufes del colegio.

A los 11 días, la policía acudió a detenerle por robo de electricidad y tuvo que pasar 15 horas en comisaría hasta que salió libre.

El acusado argumenta que todo el mundo recarga su móvil en lugares públicos y nadie dice nada, mientras que él necesitaba recargar su coche para no quedarse tirado sin energía en mitad del trayecto, y el gasto no es tan elevado. ¿Qué es más importante? ¿Quedarte sin móvil o quedarte colgado en mitad de la carretera?

Un interesante dilema al que nos tendremos que enfrentar en los próximos años...