Diseñan una nueva técnica más sencilla de impresión 4D

Impresora 4d

Un equipo de investigadores del Instituto Wyss de Ingeniería de Inspiración Biológica de la Universidad de Harvard ha desarrollado una técnica de impresión 4D más sencilla y funcional que la que se venía utilizando hasta ahora. 

Pero, ¿qué es la impresión 4D? El término fue acuñado hace tres años por Skylar Tibbits, un investigador del departamento de arquitectura del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Se trata de una evolución de la impresión 3D que hace referencia a que los objetos están programados para cambiar de forma o de propiedades con el tiempo.

Por tanto, esta cuarta dimensión, al contrario de lo que se puede pensar en un primer momento, no se refiere al espacio o la relatividad, sino a la naturaleza de los compuestos en el que se producen las piezas, que pueden modificar sus cualidades a lo largo del tiempo. De este modo, la impresión 4D se caracteriza por ser multimaterial y por elaborar objetos que tienen la capacidad de transformarse en el futuro.

Este grupo de ingenieros ha desarrollado un nuevo proceso para imprimir en 4D objetos planos que adquieren formas complejas cuando se sumergen en el agua. Se trata de un método más sencillo que los conocidos hasta el momento y se basa en un nuevo material que se obtiene de la mezcla de un gel con pequeñas fibras de celulosa.

Dependiendo de la alineación de estas fibras, el compuesto demuestra unos grados determinados de rigidez y expansión. Gracias a esto, los investigadores pueden programar la adopción de una forma compleja predeterminada que se adapte al entorno, como lo hacen, por ejemplo, las estructuras de los organismos vivos.

No te pierdas las piezas más sorprendentes fabricadas con una impresora 3D

Además, de acuerdo con Jennifer Lewis, responsable del proyecto, si se combinan las fibras de celulosa con un hidrogel diferente, se pueden obtener objetos que cambien de forma como respuesta a otros estímulos, por ejemplo la luz. Por otra parte, sustituyendo las fibras por materiales conductores se podrían fabricar dispositivos electrónicos. 

Se espera que la impresión 4D hará posible en el futuro el desarrollo de órganos artificiales impresos, así como la producción de nuevos tejidos, vasos sanguíneos y células, aunque aún queda mucho trabajo por hacer.