Diseñan piel electrónica capaz de sentir frío y calor

piel electronica

Un conjunto de científicos de la Universidad de Houston en Estados Unidos ha desarrollado una piel electrónica artificial capaz de sentir la diferencia entre el frío y el calor.

La piel artificial para dotar de sentido del tacto a los robots no es algo nuevo, y en los últimos años hemos conocido todo tipo de proyectos y prototipos. No obstante, en la mayoría de los casos se han centrado en buscar métodos efectivos para imitar la sensibilidad a la presión, dejando de lado otras cualidades del tacto, como la detección de la temperatura.

Ahora, estos investigadores han querido focalizarse en esta característica. El equipo ha diseñado un nuevo mecanismo que permite crear un semiconductor flexible en un formato de caucho compuesto, utilizando un polímero basado en silicio conocido como polidimetilsiloxano (PDMS). Este material, una vez endurecido, resulta adecuado para que los componentes electrónicos puedan conservar sus funcionalidades, incluso cuando el compuesto se estira en un 50%. 

A diferencia de otros semiconductores de caucho, no se trata de un material frágil y resiste sin problema las flexiones y torsiones múltiples. "Es el primer semiconductor en formato de caucho compuesto que permite el estiramiento sin ninguna estructura mecánica especial", afirma Cunjiang Yu, uno de los miembros del equipo. Además, tiene la ventaja de que su producción es muy barata y escalable.

Los investigadores implementaron su piel artificial electrónica en una mano robótica y llevaron a cabo diversas pruebas para demostrar que era capaz de sentir los cambios de temperatura. La extremidad autómata cogió vasos con agua caliente y con agua helada, y fue capaz de distinguir con éxito la temperatura del líquido. 

Mano robótica

En otro experimento, la piel también pudo interpretar las señales enviadas por el ordenador y traducir las instrucciones a lenguaje de signos americano. "La piel robótica puede traducir gestos a letras legibles que una persona como yo puede entender y leer", afirma Yu.

Nueva técnica fabrica wearables que funcionan como una segunda piel

Además de la aplicación como piel artificial para robots, el equipo considera que también el material también se puede utilizar en dispositivos biomédicos o implantes y guantes quirúrgicos, entre otros ejemplos útiles.

Galería de fotosLas 9 curiosidades de Internet que desconocíasver las 10 fotos