Diseñan un sistema de iluminación con baterías recicladas

reciclar la bateria del movil

En la mayoría de los casos, cuando se desecha un teléfono móvil la batería todavía está operativa y podría durar un par de años más.

Con el objetivo de aprovechar este componente, un equipo de investigadores de la Universidad de Kyung Hee en Corea del Sur ha desarrollado un sistema que reutiliza las baterías de iones litio. La plataforma permite dotar de energía a comunidades remotas al mismo tiempo que ayuda a reducir la basura electrónica. 

De acuerdo a los datos que manejan los científicos, en la actualidad la vida media de los smartphones es de tres años, mientras que las baterías pueden durar sin problemas aproximadamente cinco. Con estas cifras en mente, han ideado un modelo de reciclaje que permite aprovechar el resto de vida útil del componente: una plataforma para que las personas de zonas desfavorecidas puedan tener energía.

Se trata de un sistema que combina un panel solar con una pila para alimentar una lámpara LED. Las baterías de iones de litio de un terminal estándar tienen una capacidad de 1.000 mA/h y pueden proveer a una luz LED de la electricidad que necesita para funcionar durante tres horas. 

La plataforma no tiene costes de mantenimiento y puede durar unos tres años aproximadamente. Este sistema de iluminación sustituiría a las velas y las lámparas de queroseno, que son alternativas perjudiciales para la salud y con grandes riesgos de accidente. 

Modelo de reciclaje de batería

Además, según los investigadores, este modelo de reciclaje también resulta interesante para el desarrollo laboral y económico de las comunidades. La producción se compone de cinco pasos, que son recoger las baterías, prueba y selección, fabricación del sistema, comercialización en instalación, un proceso que podría generar nuevas oportunidades de empleo y negocio.

Desarrollan un sistema de energía portátil para iluminar África y Asia

Los científicos van a iniciar en breve el trabajo de campo y tienen previsto empezar los proyectos piloto en Senegal y otros países africanos el año que viene.