Dos policías de Nueva York persiguen un drone en helicóptero

policía detiene drone

Dos amigos neoyorquinos quisieron pasan un rato agradable jugando con su nuevo drone Phantom, sin sospechar que el juego no iba a tener un final feliz.

Mientras probaban las distintas acrobacias que el robot podía hacer, el dispositivo fue avistado por un helicóptero de la policía, que comenzó a perseguirlo. Los pilotos aseguran que tuvieron que hacer numerosas maniobras para esquivarlo, y que trataron de apartarse de su camino durante un tiempo considerable.

Los dos agentes continuaron la persecución, convencidos de que se encontraban ante un artefacto militar peligroso. Según creen los pilotos del drone, es obvio que los dos policías no tenían ni la más remota idea de lo que es un drone o de lo que es capaz de hacer.

De hecho, las transmisiones por radio del helicóptero no denotan en ningún momento que el robot estuviese volando "peligrosamente cerca", según declararon, sino más bien al contrario. Las frases que por radio podían escucharse, al parecer, fueron "Tiene que ser militar. Se está moviendo. Está sobre nosotros y ha hecho un giro de 180 grados muy rápido. Tiene que ser militar".

Por su parte, las declaraciones de la policía apuntaban a que mientras ellos volaban en helicóptero un drone se puso en su camino y que de no haber cambiado su trayectoria habrían impactado contra el mismo.

Consejo de Ministros aprueba normas que regulan los drones

Los hermanos Mendoza y Remy Castro, detenidos tras la breve persecución, aseguraron que no volaron peligrosamente cerca de ningún elemento y que tienen el vídeo grabado por el drone para demostrarlo.

Por su lado, el abogado de los dos jóvenes afirma que el drone tan sólo puede alcanzar un máximo de 91 m. de altitud. Otras fuentes señalan que un drone de estas características podría llegar a los 1.500 m.

¿Exageran los agentes, o realmente los jóvenes pusieron en peligro el helicóptero? Aún es pronto para decirlo.