El dron Razor, de uso militar, fabricado con impresora 3D

dron militar razor

Bajo el liderazgo de uno de los ingenieros que trabajó en el Rolls Royce, David Sheffler, se ha llevado a cabo un proyecto dei investigación en la Universidad de Virginia, dando como fruto el dron Razor que se usará para tareas militares y es que fue encargado por Departamento de Defensa de Estados Unidos.

La compañía creó dos prototipos, uno de plástico y otro de madera, pero se hacía necesario aligerar el peso para poder hacerlos volar. Aunque "sólo" haya hecho falta para su fabricación una impresora 3D, el proceso no ha sido sencillo en absoluto. Se han requerido más de tres años de trabajo por parte de los investigadores para poder llegar a hacerlo funcionar.

Razor se compone de nueve piezas impresas en 3D y que pueden emsamblarse manualmente, ya que de esta forma el dron puede ser modificable según las condiciones externas, que es uno de los requisitos impuesto por el Departamento de Defensa de Estados Unidos. De otra parte, el dron también emplea un motor y está regido por un Nexus 5.

Los EEUU fabrican un cañón láser para derribar drones

Para imprimir todas las piezas que componen Razor han sido necesarias 31 horas y el coste total de los materiales empleados para crearlo ha sido de 2.500 dólares, de los cuales sólo 800 dólares han sido empleados para la compra de materiales que componen el dron propiamente dicho. El resto del importe corresponden con el precio del motor y del Nexus 5.

El dron militar Razor es capaz de volar durante unos 45 minutos a 64 km./h. También puede transportar un peso de 700 g. Finalmente, puede controlarse usando un smartphone desde el que enviarle comandos de manejo.