Edward Snowden se pasea por América... como un robot...

Edward Snowden vuelve a América... En forma de robot

Puede que el legítimo Edward Snowden, el de carne y hueso, nunca más vuelva a pisar su país de origen, Estados Unidos.

Tras sacar a la luz el espionaje masivo de Estados Unidos, está perseguido por la justicia de su país, que ha dictado una orden de búsqueda y captura internacional.

Pero la semana pasada, Snowden era un hombre feliz.

Se paseó por un escenario de Vancouver, en Canadá, dió una conferencia de 35 minutos, charló con el creador de las páginas web, Tim Berners-Lee, se hizo unos selfies con el publico,  y se fotografió con el fundador de Google, Sergey Brin.

En condiciones normales, Edward Snowden hubiese sido detenido inmediatamente. Pero no ocurrió así. Porque no estaba allí fisicamente. Se hallaba en Rusia controlando un robot Beam que lo representaba en el evento.

Aquí lo podemos ver, posando junto al cofundador de Google, Sergey Brin, en plan colegas, cortesía de Digital Trends:

Sergey Brim posa con su amiguete Edward Snowden

Edward Snowden, nominado al Premio Nobel de la Paz

El robot de teleconferencia remota Beam está dotado de una pantalla con múltiples cámara de videoconferencia, que permite al huésped ver lo que hay a su alrededor, charlar e interactuar con otras personas.

Gracias a sus ruedas se puede desplazar libremente por cualquier lugar (con suelo plano). Lo más interesante, es que el movimiento lo controla el huésped, así que gracias al robot Beam, Edward Snowden pudo pasearse a su aire por el recinto de la conferencia TED 2014, charlar con quien quiso y, en cierto modo, sentirse como si realmente hubiese retornado al continente americano.

Aunque físicamente siga escondido en Rusia.

Aquí puedes ver la conferencia completa, subtitulada al español:

Una original intervención que nos sirve para empatizar con este ciudadano americano que arriesgó su vida, y la posibilidad de no volver nunca más a su país, porque pensaba que su Gobierno estaba actuando fuera de la ley, y de la Constitución que había jurado defender.

¿Héroe, o villano?