EEUU desarrolla un arma láser que destruye pequeños aviones

Armas láser

Hace ya dos años que la compañía Boeing desarrolló un cañón láser capaz de derribar drones, en todo este tiempo diferentes empresas han estado innovando en este campo y ahora General Dynamics Land Systems ha presentado una nueva arma láser más potente, capaz de destruir pequeños aviones no tripulados y blancos terrestre.

El ejército de EEUU ya está probando estos nuevos caños en sus Stryker, transporte terrestre blindado. Lo que quieren es poder defenderse de los ataques enemigos, ya que estas nuevas armas láser todavía no tienen la potencia suficiente para poder desbancar a los misiles y los morteros de la primera línea de fuego.

Durante el mes de abril se hicieron las pruebas definitivas de este tipo de armas y resultaron un éxito, consiguieron derribar con una gran precisión 21 de los 23 objetivos a los que se enfrentaron. Esto fue debido a que integran señales de GPS, sensores de movimiento y sistemas de interferencia de guerra electrónica.

Drones: todo lo que necesitas saber sobre ellos

Uno de los grandes atractivos que tiene este cañón láser es que resulta mucho más barata su recarga que los misiles, Mary Miller, secretario adjunto de investigación y tecnología de la compañía, asegura que: "El disparo por muerte con láser es muy barato cuando la alternativa es el envío de un misil de varios millones de dólares".

En la actualidad esta arma tiene una potencia de 2 kilovatios que se quiere aumentar a 5 en los próximos meses, pero el plan del ejército de Estados Unidos es subirla hasta los 100 kilovatios. Si se consiguiese la potencia que piden, se tendría un láser capaz de derribar grandes objetivos como aviones tripulados o tanques enemigos.

Los drones de Star Wars disparan rayos láser de verdad

Para aumentar la potencia, Miller dijo que: "También se actualizarán los subsistemas de soporte de temperatura y alimentación para apoyar a los cada vez más potentes láseres de estado sólido. Estas mejoras aumentan el alcance y la reducción necesaria de tiempo".

La guerra se ha convertido en un campo de experimentación tecnológica en el que los ejércitos mejor preparados serán los que tengan más posibilidades de derrotar al enemigo sin bajas en sus propias filas.