Esta es la frecuencia con la que debes lavar tu toalla de baño

lavar toalla

Si te preguntamos cuál es la frecuencia recomendada para lavar la toalla de baño, ¿cuál es tu respuesta? Dependiendo de los usos y costumbres personales encontraremos contestaciones distintas, pero gracias a la ciencia nosotros conocemos la respuesta correcta. 

Y es que, aunque solo las utilicemos un momento al salir de la ducha y pueda parecernos que están limpias, debes saber que en realidad las toallas están muy sucias. Cuando nos secamos el cuerpo con ellas, en sus fibras se acumulan bacterias, hongos, células muertas de la piel, secreciones salivales, anales y urinarias, así como otros muchos gérmenes que permanecen en nuestro cuerpo tras salir del baño, y que una vez en la tela se multiplican con rapidez.

Por este motivo, lo más recomendable es lavar las toallas con bastante frecuencia. De acuerdo con Philip Tierno, un microbiólogo y patólogo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York, lo más adecuado es utilizarla un máximo de tres veces en caso de que nos sequemos todo el cuerpo.

Además, es muy importante que después de usarla la colguemos en un lugar seco y ventilado. Una toalla húmeda ofrece un caldo de cultivo perfecto para la proliferación de los gérmenes. "Si la toalla despide olor significa que hay microbios en crecimiento, por lo que se debe lavar", asegura Tierno.

Las toallas que repelen la arena, lo último para la playa

Esto es debido a que las toallas reúnen muchas condiciones que favorecen el desarrollo de la población microbiana: humedad, temperaturas cálidas, oxígeno, alimentos y un pH neutro. El contacto con el cuerpo humano facilita estas condiciones ideales para el crecimiento de las bacterias, ya que la toalla absorbe los gérmenes y las secreciones para que éstos se puedan alimentar.  

Las mejores ofertas en Hogar y Cocina de Amazon España

No obstante, según Tierno no debe cundir el pánico, ya que es difícil decir si los microbios que viven en nuestras toallas ponen en riesgo nuestra salud. Eso sí, en caso de que las compartamos con otras personas, pueden provocar infecciones o algún tipo de reacción alérgica porque entran en contacto con organismos a los que puede que su cuerpo no esté acostumbrado.

[Fuente: Business Insider]