Se estrella un drone Solara de 50 metros de Google

Se estrella un drone Solara de 50 metros de Google.

Nadie dijo que iba a ser fácil.

El proyecto de Google para ofrecer Internet en zonas remotas de África y Asia utilizando drones sufrió un duro revés el pasado 1 de mayo. Uno de sus drones Solara 50, un "monstruo" de 50 metros de envergadura de alas, y 15.5 metros de largo, se estrelló a los pocos minutos de despegar de un aeródromo privado de Nuevo México (Estados Unidos).

El drone Solara 50 no lleva tripulación, y el accidente no produjo heridos ni daños materiales, más allá de la destrucción del drone.

La aeronave ha sido construida por Titan Aerospace, una empresa aeronáutica que Google compró el año pasado. En este vídeo puedes ver cómo vuela por encima de las nubes y tormentas, ajena a las inclemencias del tiempo:

El drone volador Solara 50 está equipado con paneles solares y baterías que le permiten volar durante 5 años seguidos sin combustible y sin aterrizar. El objetivo es que en ese lustro de autonomía recorra 4.5 millones de kilómetros a una velocidad de 104 kilómetros por hora, transmitiendo Internet de forma similar a como lo hacen los satélites de telefonía.

El Solara 50 es capaz de transportar una carga de 32 kilos, y gracias a sus alas plegables puede aprovechar al máximo el sol:

Drone Solara 50 de Google se estrella

Los drones Aquila de Facebook: Internet en todas partes

El accidente no ha desanimado al gigante de Mountain View. "Aunque nuestro prototipo se estrelló en una prueba reciente, somos optimistas en el uso de drones impulsados por energía solar para ayudar a extender Internet", ha asegurado Courtney Hohne, portavoz de Google. "Superar los obstáculos que se interpongan en nuestro camino forman parte de construir nueva tecnología".

Google también tiene en marcha otro proyecto de drones, Project Wing, para entregar paquetes a domicilio en zonas rematas. Además sigue adelante con Project Loon, que proponer transmitir Internet usando globos de helio.

[Fuente: Bloomberg]

Google I/O 2015: Resumen de lo más importante