Un estudio revela cómo evitar que ardan las baterías de litio

Un estudio revela cómo evitar que ardan las baterías de litio

Un estudio de la Universidad de Stanford en California (EE.UU.) ha revelado un método que permite mejorar la seguridad de las baterías de litio de la próxima generación, evitando que ardan y que pongan en peligro a los usuarios a causa del fuego. 

No es la primera vez que escuchamos que la batería de un dispositivo ha estallado en llamas. Aunque en la actualidad tampoco es una anomalía tan habitual como lo fue en la década pasada, las baterías de litio continúan presentando riesgo de incendio.

Teniendo en cuenta que la mayor parte de los aparatos que nos rodean, como los teléfonos móviles, las tablets, los relojes inteligentes, los ordenadores portátiles y un sinfín de artefactos más, integran baterías de litio, resulta de vital importancia mantener a raya la posibilidad de que arda, especialmente en el caso de terminales que utilizamos cerca del rostro. 

Algunos Sony VAIO en riesgo de incendio por batería

Para mejorar la seguridad de las baterías de litio de la siguiente generación, los investigadores de la Universidad de Standford han descubierto un método que evita que en la fuente de energía se produzca un incendio. 

Según explican estos científicos, las baterías se queman porque cuando se degeneran tienden a formar picos en su interior, llamados dentritas, que perforan el contenedor haciendo que se sobrecaliente e incluso que se produzca fuego. 

Para evitar que se generen las dentritas, los investigadores han añadido dos productos químicos al electrolito que además permiten optimizar sus propiedades. Uno de ellos es nitrato de litio, un compuesto que mejora el rendimiento de la batería, y el otro es polisulfuro de litio, que tradicionalmente ha sido considerado como un estorbo pero que aplicado junto al primero evita la formación de picos.

En las pruebas, las baterías con estos dos productos químicos pudieron operar al 99% de eficiencia después de más de 300 ciclos de carga-descarga, mientras que las que no los incorporaban disminuyeron significativamente su eficiencia después de 150 ciclos. 

[Fuente: SLAC]