El éxito de los AMD Ryzen pone en apuros a Intel

Comparativa de ventas entre procesadores AMD e Intel.

La eterna comparativa y debate sobre sí es mejor AMD o Intel se ha calentado mucho en 2017. De momento, parece que Intel retiene el primer puesto en ventas, aunque cada vez con más problemas para mantener a raya a su principal competidor. El exitoso lanzamiento de los nuevos procesadores AMD Ryzen ha aumentado y mucho la cuota de mercado de este fabricante.

Según los datos de un estudio de mercado, AMD Ryzen ha impulsado en un 10% el número de dispositivos que equipan procesadores AMD, reduciendo de camino el dominio aplastante de Intel. Estos datos son impactantes ya que multiplican por cinco el crecimiento de AMD sólo en el segundo trimeste del año 2017, mostrando un comportamiento que a medio y largo plazo puede ser demoledor.

Al parecer, el anuncio de los nuevos Intel Core i9 no ha bastado para contrarrestar la relación entre calidad y precio de los AMD Ryzen 7, Ryzen 5 y los nuevos chips para profesionales. La compañía sigue apostando por vender procesadores más baratos que los de Intel, aunque esta vez el rendimiento es prácticamente parejo, un reclamo irresistible para muchos usuarios.

Si tenemos en cuenta los datos desde principios de 2017, el número de dispositivos que equipan procesadores AMD -Ryzen o no- ha crecido en un 53%. Particularmente fuerte es el crecimiento en el segmento medio-bajo del mercado, en ordenadores que equipan procesadores gaming más baratos pero capaces de hacer funcionar algunos de los últimos videojuegos para PC.

Intel Core i7-7700K vs AMD Ryzen 7 1800X, ¿cuál ofrece el mejor precio?

Las únicas pegas que se puede poner a esta comparativa de ventas de AMD e Intel son sus limitaciones. Únicamente se mide el crecimiento de nuevos dispositivos, no de los ordenadores y consolas que ya estaban en el mercado. También se limita a Windows 10 como único sistema operativo, dejando fuera a macOS y Linux, entre otros.

Pese a los peros que se puedan poner a la información de PassMark, queda claro que 2017 es un muy buen año para AMD, cuyas expectativas de crecimiento se mantienen estables o incrementan de cara a los que queda de año y 2018. Superar a Intel sigue siendo una quimera, al menos a medio plazo, aunque parece que la reacción debe ser inmediato. No sería la primera gran compañía en perder su puesto dominante en muy poco tiempo.

[Fuente: WCCFTech]