Filamento para las impresoras 3D de plástico reciclado

filamento reciclado impresora 3D

Las impresoras 3D han demostrado tener infinidad de aplicaciones útiles para todo tipo de sectores. Pero, aunque cuentan con multitud de ventajas, también tienen un inconveniente destacado: la dependencia de filamento. 

El material de plástico necesario para alimentar las impresoras 3D resulta caro, no está accesible en cualquier establecimiento y no se puede volver a aprovechar en caso de que nos equivoquemos o la pieza quede mal. 

Para resolver el problema del filamento con una solución ecológica, una startup de Canadá ha diseñado ProtoCycler, una máquina que recicla el plástico de cualquier objeto y lo convierte en el preciado material para imprimir en 3D

Se trata de un dispositivo con un funcionamiento sencillo e intuitivo. Puede reciclar el plástico de residuos como botellas, piezas de juguetes, o incluso modelos que han quedado mal en la impresión 3D. Además, ofrece la posibilidad de elegir el color deseado para hacer el carrete. 

Una vez añadido el material, la máquina lo tritura y lo funde a alta temperatura. La velocidad de procesado es muy rápida y tiene la capacidad de extruir 3 metros de bobina por segundo. 

Desarrollan una impresora 3D de tejidos transplantables

ProtoCycler es un aparato muy recomendable para los propietarios de impresoras 3D porque permite ahorrar mucho dinero en la compra de filamento. Las bobinas más baratas de 1 kg de filamento se pueden adquirir por un precio de entre 15 y 20 euros. Sin embargo, la máquina puede producirlas con un coste de sólo 5 euros.

Si estás interesado en fabricar tu propio material para imprimir en 3D, puedes acceder a la preventa en esta página. El precio del dispositivo es de 699 dólares y los envíos se realizarán a partir de la primavera de 2016, después de que la compañía haya entregado los productos de la campaña de Indiegogo.