El frigorífico que enfría sin electricidad

La nevera que enfría sin electricidad

Hoy en día un frigorífico es un electrodoméstico de uso común. Todo el mundo tiene uno en su casa... ¿o no?

La realidad es que hay 1300 millones de personas que no tienen electricidad en sus hogares, el 70% de todas ellas en África. Para ellos un refrigerador es un lujo inalcanzable. Se calcula que entre el 25% y el 50% de toda la comida que hay en el mundo se estropea por la imposibilidad de mantenerla fresca.

En nuestro propio hogar, el consumo eléctrico de un frigorífico supone el 30% de la factura de la luz. Es el electrodoméstico que más electricidad gasta.

Un grupo de estudiantes universitarios de la Universidad de Calgary, en Canadá, ha inventado un frigorífico que funciona sin electricidad. Además es barato de fabricar y portátil, así que podría solucionar el problema de la conservación de los alimentos en lugares remotos sin electricidad. Y a nosotros nos ahorraría el 30% de la factura de la luz...

Se llama WindChill Food Preservation Unit, y funciona mediante la evaporación. Puedes verlo en este vídeo, grabado por los propios estudiantes:

Guía definitiva para comprar un frigorífico nuevo, bonito y barato

El frigorífico WindChill funciona de forma similar a cómo el cuerpo humano regula la temperatura. Cuando hace mucho calor sudamos, y es la evaporación del sudor la que genera un aire más frío que nos refresca.

Este frigorífico sin electricidad se compone de la propia nevera, una cámara de evaporación y un tubo que recoge aire. La nevera se entierra bajo tierra para conservarse a una temperatura menor que el ambiente.

Un tubo recoge el aire caliente durante las horas del sol, y lo envía a una cámara de evaporación en donde hay una tubería metálica en espiral, sumergida en un líquido (agua). El calor a través de la tubería produce evaporación que enfría el aire y lo transmite a través de otra tubería al recinto en donde está la nevera.

El prototipo actual utililiza un ventilador alimentado con energía solar para mover el aire por los tubos, así que técnicamente usa electricidad (aunque gratuita), pero en el siguiente prototipo tienen pensado eliminar dicho ventilador.

Otra barrera a superar es que aunque consiguen mantener la nevera a 4.5 grados centígrados buena parte del día (la temperatura necesaria para conservar los alimentos), aún deben perfeccionar el diseño para conseguir que dicha temperatura sea constante.

Sin duda, una buena idea sobre la que los científicos pueden comenzar a trabajar.

[Fuente: Science Alert]

Trucos para ahorrar con la nueva factura de la luz por horas 2015