Google y Apple firman la paz: no más juicios por patentes

Apple y Google cancelan sus juicios por patentes, firmando un acuerdo de paz.

Paz y amor para todos, de parte de Google y Apple.

En un movimiento que ha sorprendido a la mayoría de los analistas, los dos gigantes tecnológicos han decidido firmar las paces y anular todos los juicios por patentes que tenían pendientes, según informa el periódico The Wall Street Journal, en una noticia que nos llega vía Cult of Android.

Como empresas innovadoras que son, siempre en cabeza de la tecnología, Apple y Google registran patentes de tecnología, tanto de software como de hardware, que otras empresas a veces usan sin pagar, argumentando que no es una copia sino una variante, iniciándose con ello una disputa que termina en juicio.

Por otro lado, dichos gigantes tecnológicos acostumbran a comprar empresas punteras que a su vez poseen sus propias patentes, enredando aún más la madeja.

La Unión Europea obliga a Google a borrar tus datos en su buscador, si se lo pides

Según The Wall Street Journal, en el momento de firmar el acuerdo Apple y Google tenían más de veinte juicios por patentes pendientes en Alemania y Estados Unidos.

Ambas compañías han anunciado que trabajarán juntas en algunas reformas de las patentes, pero no tienen intención de intercambiarse permisos, o anularlos.

Esta decisión no afecta a los múltiples juicios que Apple tiene con Samsung. Sin embargo, como los juicios con Google están relacionados casi todos con Android, que a su vez refieren a algunas patentes que usa Samsung, la multinacional coreana se verá indirectamente beneficiada.

Aún  no está claro lo que ocurrirá con los juicios en los que Apple y Google sólo son una parte de los contendientes. Por ejemplo, existente una disputa entre Google y el Consorcio Rockstar, por unas patentes asociadas con Nortel. Aunque suene raro, Rockstar es una compañía formada por Apple, Microsoft, BlackBerry, Ericsson y Sony.

Por desgracia esta buena voluntad es difícil que se traslade a los juicios entre Apple y Samsung, pues son mucho más complejos, más encarnizados, y hay muchos miles de millones de dólares en juego.