Google Glass, no aptas para todos los públicos

Google Glass

Google Glass está más cerca de lo que parece. Cada vez llegan más informaciones y especificaciones técnicas sobre el nuevo invento de los de Mountain View. Algunos desarrolladores del proyecto e incluso un pequeño grupo de elegidos, ya han tenido la posibilidad de probar las gafas inteligentes de Google. Se habla de que podrían estar disponibles en unos pocos meses, incluso este mismo año.

Y debido a todo el revuelo provocado, y como si de un medicamento o dispositivo peligroso se tratase, Google ha decidido habilitar una sección de preguntas frecuentes para disipar dudas sobre el funcionamiento y el uso de las smart glass. Y cuál ha sido nuestra sorpresa que ¡Google Glass no son aptas para todos los públicos!

Mucho se ha hablado de este proyecto, y mucha es también la desconfianza que genera. Por esta razón ya hay un catálogo con preguntas frecuentes sobre su funcionamiento, y todo esto sin tener todavía una fecha oficial para su puesta a la venta.

Google Glass no es para todo el mundo; en primer lugar la multinacional estadounidense reconoce que las gafas pueden provocar jaquecas y dolores de cabeza, así como estrés ocular. No es recomendable para todos aquellos que hayan sido intervenidos con láser, ni tampoco para menores de trece años, ya que podrían romper las gafas o herirse a sí mismos (de hecho en los términos y condiciones de uso del dispositivo no está permitido registrarse a todo aquel que no tenga un mínimo de esta edad).  Así mismo está totalmente prohibido utilizarlas mientras se conduce o en cualquier lugar donde exista una ley o normativa que limite su uso

Al margen de recomendaciones legales, Google también apela al sentido común de los futuros usuarios de Glass, haciendo hincapié en que aunque las gafas no son nocivas pero que es fundamental su uso responsable, tener en cuenta el entorno y las circunstancias que les o que las personas no quieran ser fotografiados o grabados en determinadas situaciones.