Google Glass también en versión para perros

Prototipo de Google Glass para perros

Puede que las Google Glass no sean aptas para todo público y todo lugar. Aunque no se conoce una fecha de lanzamiento oficial ni un precio de entrada para el mercado de los dispositivos de alta gama, ya se sabe que no son bienvenidas en bares de Estados Unidos, ni en locales para adultos de ese país, y que tienen restricciones para los menores de edad. Pero si no son bienvenidas en todos los espacios humanos, tal vez serían de más utilidad para los usuarios menos pensados y más peludos.

Recientemente, se conoció que el Georgia Institute of Technology (Estados Unidos) tiene a tres investigadores, incluido un técnico de este dispositivo, dedicados al desarrollo de Google Glass para perros que trabajan, especialmente para aquellos que se desempeñan en profesiones peligrosas. 

El sistema, conocido con el nombre de FIDO (Facilitando las Interacciones de Perros con Ocupaciones o Facilitating Interactions for Dogs with Occupations), tiene como objetivo principal mejorar y hacer más fáciles las comunicaciones de los perros con sus entrenadores, oficiales de policía a cargo; o personas a guiar, en el caso que se trate de un perro guía; activando un sensor en su collar para transmitir un comando verbal que puede ser visto u oído por el humano a cargo. 

Aunque el dispositivo se encuentra en fase de prueba, Melody Jackson, una de las investigadoras, aseguró que tres perros que prestan diversos servicios aprendieron rápidamente a activar un sensor dentro de un chaleco. Los hallazgos encontrados en estas fases iniciales serán presentados en el ISWC (International Symposium on Wearable Computers) a celebrarse en Suiza en el mes de septiembre. 

Entre los usos que se le pueden dar a FIDO se podrían tener detección y clasificación de explosivos, y el rescate de personas atrapadas o heridas. Sin embargo, todavía hay limitaciones para el desarrollo.

Uno de los problemas técnicos a los que se enfrentan los investigadores es el rendimiento de la batería. Los dispositivos han avanzado en su desarrollo a un paso mucho mayor que el de las baterías que los hacen funcionar y entre las soluciones que se han planteado para sobrepasar esta dificultad se tienen baterías recargables, baterías que se recargan con energía solar o energía cinética. 

Otra dificultad que limita a FIDO es la cuestión de la durabilidad. Una cosa es que un humano utilice estos dispositivos en su vida diaria, pero, ¿qué pasa si el mismo dispositivo hay que usarlo en condiciones adversas de clima y dentro de un medio agreste? Son cuestiones a resolver, pero de lograr el desarrollo exitoso del dispositivo, estaríamos hablando de una revolución tecnológica sin precedentes, y sin limitaciones de especie. 

Fuente de imagen: MIT Technology Review