Google quiere cazar enfermedades inyectando nanopartículas

nanopartículas

La ambición de Google para curar la muerte está empezando a tomar forma en un nuevo producto de su división de Google X.

Andrew Conrad, jefe de la división de ciencias de la vida de la empresa, anunció los detalles de un esfuerzo que podría utilizar la nanotecnología para identificar signos de enfermedad.

El proyecto emplearía nanopartículas magnéticas diminutas, apenas una milésima del ancho de un glóbulo rojo, que se enlazarían a diversas moléculas e identificarlas como "puntos problemáticos".

Sin embargo, el proyecto de nanotecnología de Google, que también implicaría un dispositivo magnético portátil para rastrear las partículas, está lejos de materializarse, de acuerdo con un informe adjunto en el Wall Street Journal.

La compañía todavía está determinando cuántas nanopartículas son necesarias para identificar los marcadores de enfermedad, y los científicos tendrán que desarrollar recubrimientos para las partículas que les permitan adherirse a las células predeterminadas.

Más de 100 empleados de Google están trabajando en el proyecto.

"Estamos tratando de evitar la muerte mediante la prevención de la enfermedad", dijo Conrad en el escenario en WSJD Live. "Fundamentalmente, nuestro enemigo es la muerte. Nuestro enemigo es la muerte innecesaria. Porque tenemos la tecnología para intervenir, y deberíamos gastar más energía y esfuerzo en ello", añadió.

¿Cuáles son los principales proyectos de Google X?

Por supuesto, nanopartículas dentro del cuerpo estarían sujetas a una regulación más fuerte que si se tratara de un dispositivo fuera del cuerpo.

Google tendrá que demostrar a la FDA que su método es seguro y efectivo en grandes ensayos clínicos controlados. Pero para hacer eso, primero tendrá que determinar la dosis de nanopartículas que debe usarse, cosa que aún no ha hecho.

La idea detrás del uso de nanopartículas para detectar el cáncer y otras enfermedades es bastante simple. Las células cancerosas a menudo expresan proteínas o azúcares que no se encuentran en las células sanas; por lo que una nanopartícula con un revestimiento que se une a las células cancerosas podría ser una herramienta útil para el diagnóstico de la enfermedad.

Claro, que aquí también hay sus problemas: primero, está el conocimiento de las proteínas o azúcares específicos de cáncer. Además, hay que determinar el tipo de recubrimiento que se uniría a dichos compuestos.

Una tarea nada fácil para Google. Pero como dice el dicho, "Zamora no se hizo en una hora".