La gran lección que Steve Jobs le dejó a Tim Cook

Tim Cook, CEO de Apple, revela un consejo de Steve Jobs en la Universidad de Oxford

Tim Cook, el actual CEO de Apple, visitó la mundialmente famosa Universidad de Oxford el pasado 11 de octubre durante su tour europeo. Esta visita de Cook a la prestigiosa institución tuvo como motivo principal la apertura de The Oxford Foundry, un nuevo espacio de formación para los estudiantes. Tras el evento, se dió paso a una conversación distendida en la que los asistentes tuvieron la oportunidad de preguntar a Cook sobre sus inicios. Durante la charla, Cook, quiso compartir uno de los consejos que aprendió de su compañero Steve Jobs tras el lanzamiento y batacazo en el mercado del Power Mac G4 Cube.

El batacazo del G4 Cube en el mercado

Power Mac G4 Cube

En el año 2000 salió a la venta el dispositivo, que contaba con un diseño muy atrevido y atractivo para la época. El equipo, de color metálico característico de la marca, estaba recubierto por una carcasa de metacrilato de 8x8x10 pulgadas diseñada por por Jony Ive, no contenía ningún ventilador ya que se refrigeraba por medio de convección para enfriar sus componentes, y estaba acompañado de dos altavoces de diseño esférico, ratón y teclado acordes con la torre y su estética.

El precio de salida del Power Mac G4 Cube fue de 1.799 dólares estadounidenses, llegando a alcanzar los 2.299 dólares en su versión más potente. Podéis ver el resto de las características y las diferencias entre los dos modelos en la presentación del producto realizada por el mismísimo Steve Jobs.

Cook, entonces vicepresidente sénior de operaciones mundiales de Apple, admitió que pusieron “mucho amor” en el desarrollo y la integración de las diferentes tecnologías que configuraban este producto, y se atrevió a calificarlo de “maravilla de la ingeniería”.

La compañía liderada por Steve Jobs, promulgó la idea de que “el ordenador era el futuro” entre los consumidores y sus propios empleados. El G4 Cube supuso una vuelta de tuerca más en cuanto al diseño de ordenadores personales, pero su precio superaba en 200 dólares a su versión standard. A pesar de las características tan tentadoras para aquellos tiempos, el precio fue demasiado elevado, y Apple no encontró la respuesta esperada por parte de los consumidores, con lo que supuso un fracaso comercial para la compañía.

Cook también reconoció que, por entonces “Apple sabía que el Cube estaba fracasando, casi, desde el primer día”. Tal fue el batacazo del dispositivo en el mercado que, para julio de 2001, un año más tarde de su puesta en venta, la multinacional de la manzana decidió publicar una nota de prensa titulada: “Apple deja el Power Mac G4 Cube en la nevera”. El propio Cook admitió que la salida al mercado de dicho producto “fue un espectacular fracaso comercial”.

Una lección que Cook nunca olvidará

En el aspecto más figurado de la charla, Cook reveló una lección de vida que Jobs le había enseñado entonces: el valor de ser intelectualmente honesto. “Tienes que estar dispuesto a mirarte en el espejo y reconocer que fue un error, que no estaba bien” añadió.

Siguiendo el ejemplo de su amigo “Steve”; como Cook llama cariñosamente a su difunto compañero; admitió que solían diferir por la tendencia que Jobs poseía, habitualmente, para variar el rumbo de las situaciones. “Él podía adoptar una posición sobre un asunto que, con el transcurso de los días y con nuevas informaciones, negaría haber pensado aquello antes… Él nunca se atascaba, como otra mucha gente que persiste en algo por orgullo. Por lo que hay que ser intelectualmente honesto y tener el coraje para cambiar” sentenció.

La cercanía al cliente como clave del éxito de Apple

Además de la lección que compartió el hombre tras la empresa con mayor capitalización del mercado con los asistentes al evento y las experiencias vividas durante su dilatada carrera, también se plantearon cuestiones referentes a los dispositivos de Apple.

Cook les recomendó fabricar los productos que ellos mismos utilizarían y confesó que le gusta pasar la primera hora del día leyendo correos de los clientes para estar siempre cerca de sus clientes, pues señalo este aspecto como una de las razones del éxito de la empresa de la manzana.

Tim Cook y su descuido con el iPhone X

Como podéis ver, la charla también dió para dejarnos un hecho anecdótico. Mientras Tim Cook disfrutaba de la conversación con los estudiantes, un inquieto iPhone X se deslizaba de su bolsillo derecho. Rápidamente, Cook intentó ocultarlo disimuladamente, pero, quizás, el nuevo dispositivo de Apple esté impaciente y no pueda esperar a salir al mercado el próximo 3 de noviembre de este mismo año.

[Fuente: Business Insider]