Guía de compra para baterías portátiles: carga donde quieras

Baterías portátiles

En los inicios de la telefonía móvil como la entendemos ahora (con teléfonos inteligentes de gran consumo energético) existían pocas opciones: cargadores de coche, cargadores a pilas, baterías de muy poca capacidad y poco más. Pero ahora existen baterías capaces de almacenar mucha carga, que sirven perfectamente para smartphones y tablet de todos los tamaños.

Si tu teléfono móvil, tablet o reproductor portátil tiene poca autonomía, y no puedes solucionarlo con una app para aumentar la batería, estos accesorios te permitirán ir de viaje sin preocuparte por cuánto tiempo durará su carga.

¿De cuánta capacidad necesito la batería?

Actualmente puedes encontrarlas de varias capacidades, desde las que sirven para una única carga de un smartphone, a las que permiten realizar varias sin tener que recargarlas de nuevo.

Como referencia, para cargar del todo un smartphone necesitarás más de 2.000 mAh (miliamperios por hora). Si quieres cargar un tablet debes contar con una batería de unos 10.000 mAh.

Baterías portátiles

Los móviles y los tablet de gama media y baja tienen baterías con menos capacidad, pero es mejor no arriesgar. Te recomendamos que revises las especificaciones de tus dispositivos para saber con exactitud cuánta capacidad tienen sus baterías internas. Así tendrás la cifra máxima que podrías necesitar.

¿Se pueden cargar varios dispositivos a la vez?

Muchas baterías portátiles sólo permiten la carga de un aparato, independientemente de la capacidad total o las salidas que tengan. Si sabes que vas a necesitar cargar diferentes aparatos a la vez necesitas que tenga las salidas adecuadas, y que cada una sea capaz de suministrar la corriente necesaria para cada dispositivo.

En caso contrario, no llegarás a cargarlo y podrías, incluso, dañar la batería externa.

Tipos de baterías

Existen diferentes tecnologías de fabricación en las baterías portátiles. Las más antiguas eran similares a las pilas de níquel cadmio (Ni-CD) y de níquel e hidruros metálicos (NiMH) y tenían problemas por el llamado “efecto memoria”, que reduce poco a poco la capacidad total, acusándose mucho más este efecto de pérdida si se realizan cargas parciales, algo que todos solemos hacer de vez en cuando con nuestros gadgets.

Además, el suministro energético que proporcionaban podía variar mucho a medida que se descargaban, afectando negativamente al dispositivo que se estaba cargando.

Actualmente, la mayoría de baterías portátiles son de iones de litio (Li-ion), que tienen una mayor capacidad, una mejor tasa de descarga, admiten cargas parciales, no contienen materiales tan tóxicos como las de cadmio o plomo y apenas se ven afectadas por el efecto memoria. Aunque también presentan algunos problemas.

Por ejemplo, se ven afectadas por las bajas temperaturas, que aceleran la descarga energética y no toleran bien las descargas completas. Las baterías de iones de Litio se suelen fabricar con varias celdas, que muchas veces son similares a las pilas tradicionales, y su capacidad suele ir ligada estrechamente a la cantidad de celdas que las confiorman su interior.

Las baterías más modernas son de polímeros de litio (Li-Po), y sus últimas versiones están impantándose en todo tipo de dispositivos, dada su versatilidad. Esta tecnología existe desde hace años, pero las más actuales son de una nueva generación que ya no da problemas de sobrecalentamiento, como las primeras. Estas, incluso, podían arder, como más de un aficionado al radiocontrol habrá experimentado.

Las nuevas, sin embargo, cumplen con lo prometido en los inicios de esta tecnología: una gran densidad, que permite mayor capacidad, y una tasa de descarga superior a las de iones de litio, lo que las hace más adecuadas para dispositivos portátiles como smartphones, tablets e, incluso, ordenadores portátiles. Además, se pueden fabricar casi con cualquier forma, adaptándose fácilmente a los aparatos más pequeños, y admiten más ciclos de carga-descarga que las de iones de litio.

Si vas a comprar una batería portátil basada en células energéticas de este tipo, te recomendamos que te asegures de que haya sido fabricada en el último año y medio, más o menos. Las anteriores podrían des de las primeras que se fabricaron y, aunque la mayoría ya han sido retiradas del mercado, podrían resultar problemáticas.

Ahora mismo se están estudiando nuevos materiales superconductores, como grafeno, que permitirían crear nuevas unidades de energía de gran capacidad y rendimiento. De hecho, ya existen baterías móviles que se cargan en 5 segundos, aunque aún son experimentales y pasará un tiempo antes de que las veamos en móviles de consumo. 

Diseño y portabilidad

Las baterías son más grandes cuanta más capacidad tienen y es importante conseguir un equilibrio entre utilidad y portabilidad. En las tiendas encontrarás diferentes capacidades y tamaños, y algunos modelos incluyen bolsas de transpote y adaptadores para diferentes dispositivos.

Baterías portátiles

Si te interesa una batería sencilla y portátil, encontrarás diseños muy discretos en forma de cilindro pequeño. Entre las de más capacidad también las hay con un tamaño razonable, algunas con prestaciones adicionales muy interesantes.

Tenlo en cuenta antes de comprar

Antes de comprar una batería portátil debes conocer algunas de sus características, ya que no todas ofrecen las mismas prestaciones:

Compatibilidad

La compatibilidad con un móvil o tablet depende del amperaje que suministre la salida de la batería. Para cargar un móvil se necesita una salida de 5V (voltios) y 1A (amperio).

Baterías portátiles

Para un tablet, de 5V y entre 2,1 y 2,5A. Revisa, además, si permite cargar varios dispositivos a la vez.

Conectores extra

Los smartphones se suelen cargar con puertos micro USB, pero algunos modelos tienen tomas propietarias, por ejemplo los iPhone. En el caso de los ordenadores portátiles y los reproductores de música puede suceder lo mismo. Si quieres una batería para estos dispositivos asegúrate de que tenga los conectores apropiados y suficiente capacidad.

Más que un cargador

Algunas baterías portátiles ofrecen otras funciones aparte de la recarga. Las más útiles son las que permiten intercambiar archivos entre los dispositivos conectados y una tarjeta de memoria o un USB.

Baterías portátiles

Ciertos modelos, incluso, tienen conexión inalámbrica para estos usos, y se pueden usar como un medio de almacenamiento portátil inalámbrico. Eso sí, el consumo energético que genera la tecnología WiFi reduce la capacidad de estas baterías portátiles, así que conviene enchufarlas a la corriente mientras se usan de esta forma.

Si te decides a comprar una batería portátil, aquí tienes una lista con 10 de las mejores.