IDF 2012: El futuro del PC según Intel

David Perlmutter en el IDF 2012

Si buscas en Google las siglas IDF encontrarás varios resultados, el más llamativo de los cuales es “Israel Defense Forces” . El evento al que nos desplazamos el pasado mes de septiembre no tiene nada que ver. Era el Intel Developer Forum. El IDF es uno de los puntos de encuentro más importantes para profesionales de la tecnología. En él se conocen de primera mano todas las novedades relacionadas con Intel, las ideas que tienen acerca del futuro y, lo que es mejor, se discute directamente con los responsables del gigante de los procesadores acerca de ellas. El primero se celebró en 1997 y, desde 2007, tiene lugar en al menos, dos eventos anuales: el de primavera, generalmente en Pekín (China, además de ser uno de los mercados más importantes del mundo, cuenta con varias plantas de producción y centros de investigación de Intel).

 

Tick y tock

El anuncio más esperado del Intel IDF fueron los detalles acerca de la nueva generación de procesadores de Intel, que empezaremos a ver en el 2º trimestre de 2013. Intel sigue un modelo llamado “tick-tock”, en el que los cambios en el diseño de la arquitectura (“tocks”) se alternan con reducciones en la tecnología de fabricación (“ticks”). Haswell (el nombre de la nueva generación) es un tock. Esto significa que se trata de un diseño completamente nuevo. Ivy Bridge, la 3ª generación, fue un tick: la tecnología de fabricación pasó a ser de 22 nanómetros. Su micro arquitectura seguía siendo Sandy Bridge. La principal característica de Haswell es que se trata de una arquitectura escalable, que usa el mismo “procesador base”, ya se trate de micros para tabletas o para servidores. Se basa en la modularidad. Es decir, se pueden ir sumando funciones, núcleos, etc. al diseño base. El ajuste de niveles de consumo es mucho mas fino, y cuenta con un nuevo estado de “bajo consumo extremo”. Por los benchmarks que hemos podido ver, el rendimiento también mejora notablemente. También habrá muchos cambios en la nueva generación de gráficos integrados. La GPU se podrá controlar independientemente de la CPU, lo que permite aumentar o reducir su voltaje sin afectar al resto del procesador. Aparte de ello, también se mejora su consumo y se introducen nuevos códecs de vídeo, lo que mejorará tanto la calidad de reproducción y visualización como el rendimiento.

 

Objetivo: movilidad

En este IDF, los de Intel han insistido mucho en las mejoras de ahorro de energía. Como ellos mismos afirman, “trabajar con procesadores de tablets y smartphones nos ha hecho aprender mucho sobre el consumo”. Y es que el mercado de ordenadores ya no es el que era, y en Intel se han tenido que poner las pilas para no perder el tren… y aún no está claro que les vaya a dar tiempo de alcanzarlo. A lo largo de 2012 se han podido ver los primeros smartphones con procesadores Intel (como el Lenovo K800). En los próximos meses veremos una auténtica invasión de tablets equipados con los nuevos Atom Z2760, Intel Core e, incluso, modelos profesionales con procesadores Intel Core vPro. Entre ellos abundarán los modelos convertibles, con teclado incorporado. Pero lo que nos ha deslumbrado es la nueva generación de ultrabooks. Las ventas no han sido ni mucho menos las esperadas (la consultora IHS iSuppli acaba de rebajar las previsiones de ventas para 2012 a nada menos que la mitad): la competencia con los tablets ha sido feroz, y estos siguen comiéndoles el terreno a los PCs. La solución de Intel es muy sencilla: hacer que los ultrabooks se parezcan más a las tabletas. Así, muchos de los nuevos modelos cuentan con pantalla táctil, teclado escamoteable, Gps, giróscopo y demás. Esto, unido al nuevo Windows 8, hacen que puedan ser utilizados como portátiles convencionales y como tablets.

 

 

¿Y el futuro?

El último día del IDF, Justin Rattner, responsable de Intel Labs, nos puso sobre la pista de por dónde irán los tiros en el futuro. Y, la verdad, la cosa no difiere demasiado en cuanto a intenciones: movilidad, movilidad y movilidad. Uno de los anuncios más interesantes fueron las primeras radios totalmente digitales. Hasta ahora, todas eran una mezcla de componentes digitales y analógicos. Estos disparan su consumo y condicionan su tamaño, siendo imposible lograr hacerlos mucho más pequeños. Intel presentó los primeros chips de radio que “cumplen la ley de Moore”. De hecho, pudimos ver los primeros procesadores Rosepoint, un Atom expetimental que integra, junto a su doble núcleo, conexión wifi totalmente digital. Al prescindir de los componentes analógicos, su consumo es muchísimo menor. Otra novedad en este sentido será Spring Connect. Es una tecnología que permite que el ordenador siga recibiendo y enviado datos en modo de reposo, sin necesidad de estar continuamente en estado “despierto” mientras permanece conectado a una red inalámbrica. Por último, también pudimos ver los nuevos diseños de estaciones base de antenas de telefonía, para redes de datos de alta velocidad. ¿Su principal novedad? Seguro que ya lo has imaginado: reducen muchísimo el consumo energético.