Las impresoras 3D emiten partículas peligrosas para la salud

Las impresoras 3D y los peligros para la salud

Una de las tecnologías más prometedoras de la actualidad, la impresión 3D, podría poner en peligro la salud de las personas presentes en el proceso de impresión. Así lo confirma un estudio desarrollado por un equipo multidisciplinar de expertos de varias instituciones: del Instituto de Tecnología de Illinois, de la Universidad de Texas y de la Escuela de Ingenieros de la Ville de París.

Algunas investigaciones previas ya habían demostrado que las impresoras 3D, especialmente las domésticas, emiten grandes cantidades de partículas ultrafinas de menos de 100 nanómetros de diámetro (UFP) y algunos compuestos orgánicos muy peligrosos (VOCs). Estas investigaciones preliminares demostraron que estas partículas se liberan en el ambiente durante la impresión, pero hasta ahora se habían realizado pocas pruebas de campo con distintas combinaciones de filamentos.

Estudio sobre las impresoras 3DEsquema de las pruebas de laboratorio realizadas.

Este equipo multidisciplinar de investigadores ha cuantificado las emisiones de UFP y VOCs de cinco impresoras 3D. Las pruebas se realizaron con nueve tipos de filamentos diferentes y el experimento se desarrolló en una cámara de prueba, un entorno sumamente controlado para que ninguna eventualidad interfiriera en los resultados.

Los objetos más sorprendentes hechos con una impresora 3D

La media estimada de la tasa de emisiones de UFP osciló entre 108 y 1011 por minuto en todas las combinaciones ensayadas. Las variaciones principales se relacionan con el material del filamento de la impresora más que con la temperatura base, que era otra de las hipótesis que barajaban los expertos.

El peligro de las impresoras 3D

En cuanto a los VOCs, se detectaron grandes cantidades de caprolactam, una molécula clave en la síntesis del nylon, con un rango de 2 a 180 microgramos por minuto; estireno ABS (acrilonitrilo butadieno estireno), un poliestireno de alto impacto, con un rango de 10 a 110 microgramos por minuto; y lactida proveniente del ácido poliláctico (PLA) con un rango de 4 a 5 microgramos por minuto.

Las mejores impresoras 3D: qué son y cómo funcionan

Estos resultados del análisis confirman el potencial dañino para la salud de los materiales asociados a las impresoras 3D. No obstante, los autores del estudio señalan que el riesgo se limita a pequeños espacios mal ventilados. Lo importante es extremar las precauciones al usar esta tecnología y contar con un sistema de filtración de gases y partículas apropiado.

[Fuente:ACSpublications]