Un material para crear ventanas inteligentes y baratas

Material para crear ventanas inteligentes baratas

Un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha desarrollado un material para fabricar ventanas inteligentes asequibles que permitirá controlar la temperatura en el interior de los edificios, lo que hará posible reducir el consumo de energía en los hogares y las oficinas. 

Los científicos han diseñado un método para predecir de una manera precisa la cantidad de luz que se puede transmitir a través de un material, teniendo en cuenta su espesor y su grado de estiramiento.

Gracias a esta técnica, los investigadores han podido descubrir un polímero similar al caucho, pero que tiene una estructura cambiante que le permite inflarse como si fuera un globo.

Cuando está en reposo, el material es completamente opaco y no deja pasar la luz. Sin embargo, al estirarse, la superficie es más delgada, de manera que puede dejar pasar la luz sin problemas. 

Este plástico experimental, llamado polidimetilsiloxano o PDMS, puede ser útil para la fabricación de materiales más baratos con los que producir ventanas inteligentes. Debido a sus características, la superficie de las ventanas se podría ajustar de forma automática a la cantidad de luz del exterior, reduciendo el consumo de energía y, por tanto, haciendo posible ahorrar en la factura de la luz y en la de la calefacción.

Esta ventana inteligente permite controlar el calor que entra en casa

"En los edificios en los que las ventanas reaccionan automáticamente a la luz, el gasto en calefacción y aire acondicionado es menor", señala Francisco López Jiménez, miembro de la investigación. "El problema es que estos materiales son demasiado caros".

Para fabricar ventanas inteligentes con el PDMS, los investigadores tienen previsto superponer varias capas del polímero en la superficie de cristal. La aplicación es relativamente simple y permitirá desarrollar sistemas de control interior de la luz, de acuerdo con sus creadores.