El MIT crea células solares flexibles y ultra ligeras

celula solar ligera y flexible

Un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés) ha desarrollado un nuevo tipo de células solares ultra finas y flexibles. Gracias a estas características podrán ser instaladas en todo tipo de superficies, incluyendo dispositivos móviles, ropa inteligente y prácticamente cualquier otro objeto que se te ocurra. 

De acuerdo con los científicos que las han creado, la clave reside en que se ha utilizado un único proceso para todo: fabricar las células fotovoltaicas, añadir el sustrato que las soporta y aplicar recubrimiento que las protege de la climatología. Esto permite que no sea necesario manipular el sustrato en ningún momento, lo que reduce al mínimo la exposición al polvo y a otros contaminantes que puedan degradar su rendimiento.

Células solares ultrafinas

Para llevar a cabo el experimento, los investigadores utilizaron para el sustrato y el recubrimiento un polímero flexible llamado parileno. Este material es una variedad de plástico bastante popular que se emplea habitualmente como aislamiento de la humedad y como barrera protectora de los dispositivos biomédicos implantados. Para la capa de absorción de luz primaria usaron un compuesto orgánico denominado PAD.

Los científicos explican que eligieron estos materiales pero que se podrían emplear otros diferentes, como otro tipo de polímero para el sustrato y el recubrimiento, o perovskitas para sustituir el PAD.

A diferencia de la fabricación de células solares convencionales, todo el proceso se llevó a cabo en una cámara de vacío a temperatura ambiente. No fueron necesarios disolventes, productos químicos agresivos ni altas temperaturas. 

Crean un cargador solar para móviles tan fino como el papel

Como resultado del nuevo proceso, los investigadores han obtenido las células fotovoltaicas más finas y flexibles que se han fabricado hasta la fecha. Tanto es así, que pudieron colocarlas en la superficie de una burbuja de jabón sin que ésta explotase. 

Todavía queda mucho trabajo por hacer hasta que estas células solares puedan comenzar a comercializarse, pero este experimiento supone un gran paso de cara a poder integrar energía solar en todo tipo de objetos, incluidos los dispositivos móviles.