Una mujer muere electrocutada por su cargador USB

Cargador USB

No diremos algo tan trivial como que lo barato sale caro, pero está claro que si algo es demasiado bueno para ser verdad, es porque no lo es. Un cargador de mala calidad ha acabado con la vida de una mujer en Australia. 

Sheryl Aldeguer, natural de Filipinas había llegado al país para entrar a trabajar en unos días al Hospital Gosford. Casada y madre de dos hijos, fue encontrada con su portátil en las manos y los auriculares puestos, y con quemaduras en el pecho y las orejas

Las autoridades australianas han declarado que son muchos los cargadores, adaptadores de viaje y cables que están a la venta sin haber pasado ningún tipo de prueba de seguridad. Inmediatamente tras la muerte de Sheryl Aldeger la policía efectuó redadas por los establecimientos de la zona, retirando un número importante de dispositivos no oficiales

Los cargadores defectuosos tienden a no funcionar en el mejor de los casos, pero las consecuencias pueden ser mucho más graves

Según declaró el comisario Rod Stowe, a cargo de la operación, no eran conscientes de la ingente cantidad de productos defectuosos ni del peligro que podían suponer para los compradores.Al parecer, el plástico con el que están fabricados es de mala calidad, y no soporta las temperaturas que llegan a tener los componentes metálicos. Cuando el plástico se funde, llegan los cortocircuitos que pueden tener consecuencias tan desastrosas como esta. 

Por lo general, las asociaciones de consumidores recomiendan utilizar sólo los cargadores oficiales de cada marca, aunque a veces ni siquiera eso garantiza que todo vaya bien

Otro de los errores más comunes es el de "como encaja, sirve". No todos los cargadores sirven a todos los dispositivos, y aunque el cable USB entre en la ranura y el teléfono se cargue, podemos estar perjudicando el terminal

No estamos hablando ya sólo de los cargadores baratos, que pueden freir nuestro teléfono con un pico de tensión, sino que en los mismos cargadores oficiales, el amperaje (la carga eléctrica) que necesita una tablet no es la misma que necesita un smartphone. Lo mejor es no experimentar con los componentes y asegurarse de tener a cada oveja con su pareja.