Una nueva técnica convierte el CO2 en combustible ecológico

Convertir CO2 en combustible limpio

En la actualidad, como consecuencia de las actividades diarias lanzamos gran cantidad de emisiones de CO2 a la atmósfera. Un equipo de investigadores de la Universidad de California del Sur en Estados Unidos han descubierto una manera para que podamos aprovechar el dióxido de carbono para algo útil, como crear combustible de metanol. Y todo ello de una forma directa y sencilla.

Con el objetivo buscar métodos para gestionar el CO2 que emitimos a la atmósfera, estos científicos pensaron que sería una buena idea transformar el dióxido de carbono en su combustible primo, el metanol, utilizando para ello energías renovables. El metanol es un carburante biodegradable y de combustión limpia que se puede emplear para propulsar motores, fabricar células de combustible o como material para la elaboración de gran cantidad de productos petroquímicos.

La técnica que permite convertir el dióxido de carbono en combustible se lleva a cabo de la siguiente manera. En primer lugar, los investigadores introducen burbujas de aire en una solución acuosa de pentaetilenhexamina (conocida como PEHA), y añaden un catalizador que hace que el hidrógeno se adhiera al CO2 bajo presión. 

Después, aplican calor al líquido y el 79% del dióxido de carbono se transforma en metanol, lo que supone una tasa de conversión muy alta. La solución se calienta a una temperatura de entre 125 y 165 ºC que, a diferencia de otros métodos, minimiza la descomposición del catalizador, que se produce a 155 ºC. En los ensayos de laboratorio, los científicos probaron que podían llevar a cabo el proceso hasta cinco veces con una pérdida mínima de la eficacia del catalizador.

Este ventilador gigante también convierte el CO2 en combustible

Los investigadores son conscientes que hoy en día es muy difícil que el metanol vaya a competir con el petróleo, pero saben que es necesario crear alternativas sostenibles a los combustibles fósiles de cara al futuro. "En este momento quemamos sol fosilizado" explica Surya Prakash. "En el futuro nos quedaremos sin petróleo ni gas, pero el sol va a estar ahí durante otros cinco mil milllones de años".